Disfunción erectil

Ya lo sé. A mi no me pasa pero tengo un amigo que…

Que nadie se asuste si de vez en cuando nos falla. Por lo visto es más común de lo que parece.

Cuando la cosa no es puntual estamos hablando de impotencia. Y ahí sí que podemos empezar a tomar cartas en el asunto.

La impotencia sexual masculina o disfunción eréctil es la incapacidad persistente para conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria. Debe diferenciarse de otros problemas de la esfera sexual como son la falta de deseo, las alteraciones de la eyaculación (eyaculación prematura, eyaculación retrasada, ausencia de eyaculación) o los trastornos del orgasmo.

Hay factores de riesgo que pueden favorecer : como son la diabetes, hiertensión arterial, tabaco alcohol, colesterol y algunos fármacos y otros, que quizá nos suenen más como el estress, los problemas laborales emocionales o afectivos.

 

Para ir tranquilizando a nuestro amigo o vecino vamos a abordar las cáusas más frecuentes:

 

Psicológicas: Si nos fijamos, hacemos una foto o contratamos a Steven Spielberg para que nos haga un vídeo sobre nuestro pene para comprobar los cambios que sufre si se erecta o no, nos daremos cuenta de que salvo la erección, no tiene ningún cambio físico, por lo que son pensamientos y sensaciones como la ansiedad (por dar la talla ante ella) la depresión, los problemas con la pareja e incluso el estrés de nuestra vida cotidiana. No estar en forma, la falta de sueño y demás temas también influyen a la hora deestar a la altura.  O dicho de otro modo, no quedemos con la mujer de nuestros sueños cuando llevemos dos noches sin dormir y están a punto de despedirnos del trabajo.

 

Vasculares:  Elevar un pene requiere de gran  cantidad  de esfuerzo. Necesita acumular sangre y a veces no le llega suficiente cantidad. Fumar, hipertensiín arterial colesterol y demás, son motivos constantes de falta de erección en algunas ocasiones. Los hombres que tengan estos problemas deberían cuidar su alimentación de forma que faciliten la correcta circulación.

Al segundo gatillazo en la misma semana, no estaría mal echar un vistazo a nuestra despensa. ¿No hay cebolla, ni ajo, y tenemos demasiadas grasas en la nevera y despensa?

 

Neurológicas: en estos casos se produce una interrupción en la transferencia de mensajes del cerebro al pene porque existe una lesión en los nervios implicados. Esto ocurre con las lesiones de la médula espinal, la esclerosis múltiple o las intervenciones quirúrgicas en la pelvis.

 

Causas hormonales: son poco frecuentes. Generalmente se deben a una falta de hormonas sexuales masculinas.

 

Causas farmacológicas: Antes de meternos cualquier pastilla en al boca, nunca viene mal estudiar los efectos secundarios.  Antes de asustarnos podríamos echar un vistazo al prospecto de las pastillas que nos tomamos. Quizá hacerlo, nos evite algún disgusto.

 

Diagnósticos

 

Una vez hemos repasado las posibles cáusas y nos hemos dado cuenta de que necesitamos que nos echen una mano, os recomiendo que no lo dudéis. A estas alturas de la vida, un orgullo mal entendido, la vergüenza o esas cosas tan infantiles nos pueden impedir solucionar algo vital para nosotros.

Generalmente se hace una revisión médica y una entrevista que ayude al especialista a encontrar factores psicológicos involucrados. También es útil entrevistar a la pareja sexual. De esta forma el especialista tiene contrapone la percepción del hombre con la de la mujer para evitar percepciones subjetivas demasiado negativas.

En el caso de los más jóvenes suele ser necesario realizar pruebas más complejas como un examen físico, una medición-monitorización del pene durante la noche, la inyección de medicamentos en el pene, o la prueba de Doppler.

Lógico y normal. Tener 22 años y sufrir disfunción de forma sistemática es más preocupante.

 

Tratamientos

Como todos sabéis, hay medicamentos más invasivos que otros, que afectan de forma más intensa al organismo. Para este caso suele utilizarse de menos o más invasivo.

Uno de los tratamientos más efectivos es la psicoterapia y la modificación de comportamentos. Esos pensamientos estresantes de autoevaluación asfixiante suelen estar muy relacionados. Y cómo último recurso está la cirugía.

 

El tratamiento farmacológico, en pleno boom, se ha puesto muy de moda entre los hombres adultos.

 

El tadalafilo, que se comercializa como Cialis, actúa aumentando el flujo sanguíneo en el pene en presencia de estimulación sexual

El vardenafilo, que recibe el nombre comercial de Levitra, actúa aumentando el flujo sanguíneo en el pene siempre en presencia de estimulación sexual.

El sildenafilo, conocido como Viagra, actúa potenciando el riego sanguíneo del pene, facilitando así la erección. 

Y como todo en el siglo XXI, también se puede corregir en el quirófano. En el mundo occidental la cirugía se ha instaurado en nuestras vidas como los móviles en los colegios.

Los implantes peneanos cada vez son más frecuentes: en la actualidad se emplean tres tipos para el tratamiento de la impotencia: implantes hidráulicos, prótesis e implantes plásticos hinchables; todos ellos requieren intervención quirúrgica. Aunque muchos pacientes se han beneficiado de la cirugía del implante, éste es un procedimiento irreversible; el tejido eréctil se lesiona de forma permanente al implantar estos dispositivos, por lo que ha caído en relativo desuso, a expensas de métodos menos arriesgados y menos costosos.

 

El papel del hombre ante estas adversidades: Podemos caer en el desánimo, la depresión o una excesiva pérdida de confianza en nosotros afectando a nuestro autoconcepto y autoestima, pero lo propio, como todo en la vida es tomar medidas de caracter personal.

Es importante tener una actitud positiva y pensar en que es un momento puntual de nuestras vidas que se puede resolver. Tener un diálogo sincero con nuestra pareja para quitarnos el estress y la sensación de que es un problema solo nuestro. De esta forma disminuimos la presión y el binomio con ella pasa a tomar una papel fundamental en la responsabilidad de  la solución. No sólo es un problema personal del hombre. Mantenerse en buenas condiciones físicas y en un peso normal. Asegurarse de que la impotencia no es consecuencia de una enfermedad: diabetes, esclerosis múltiple o arterosclerosis. No ingerir alcohol ni consumir tabaco, pastillas para dormir, tranquilizantes, calmantes, etc.  Intentar mantener relaciones sexuales a pesar de no tener el pene erecto.

 

Así pues, chicos, os recomiendo mucha paciencia, no asustarse, ser comprensivos con vosotros mismos y tomar medidas tanto preventivas como interventivas sin ningún complejo.

 

9 comentarios
  1. Esence
    Esence Dice:

    Hay uno, a base de hierbas naturales, que funciona de maravilla, no sólo para los problemas de erección sinó también para alargar ‘la faena’. Se llama maxidus, en mi caso funciona de perlas, y se acabaron los problemas de ‘faena de corto recorrido’

    PD: Tomar 2 cápsulas con agua tibia 40 minutos antes de que empiece la fiesta, y sólo 20 minutos antes si te deshaces de la cápsula y lo tomas directamente.

    Responder
  2. Malkav
    Malkav Dice:

    Yo este problema aún no lo he tenido y dios quiera que lo esquive muchos años, pero sí tengo una duda que puede estar relacionada y es:

    ¿Por qué no mide lo mismo siempre?
    Yo lo notaba mucho con mi última ex, que había días que me notaba «holgado», otros bastante «justito» y otros era más bien un «o soy Nacho Vidal o esto aquí no cabe bien del todo» y me sobraba algo de largo.

    Creo que tiene que ver con la excitación, pero la verdad, me gustaría comparar notas ya que sale el tema.

    Responder
    • Titan
      Titan Dice:

      Tengo la misma duda que Malkav, a mí algunas veces cuando he querido subirme el autoestima con una regla he notado que hay veces que es de mayor tamaño y veces que mide menos.

      ¿Porqué ocurre eso?

      Responder
      • helio
        helio Dice:

        Percibirtela mas grande o mas pequeña sin regla es cuestión mental. Estoy seguro que las medidas se parecerán mucho los treinta dias del mes. Aunque es evidente que el nivel de excitación ayuda a que el miembro crezca.

        Responder
    • helio
      helio Dice:

      Probablemente estamos olvidando que todo lo que tiene que ver con lo que percibimos es subjetivo y aunque a veces puede estar mas o menos «hinchada», la diferencia de tamaño es más mental que real.

      Responder
  3. varanus
    varanus Dice:

    Han pensado en preguntarle a ellas si les pasa lo mismo?… sorprenderian sus respuestas porque les sucede algo parecido, Chicas a participar…

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *