Cambiando creencias. ¿Como cambiar mis creencias?

[button color=»red» link=»https://www.egolandseduccion.com/el-poder-del-pensamiento-i-las-creencias/» size=»medium» target=»_blank» font=»georgia» textcolor=»#FFFFFF» bgcolor=»#500752″ align=»center»]Las creencias[/button]

[button color=»red» link=»https://www.egolandseduccion.com/creencias-desarrollo-seduccion/» size=»medium» target=»_blank» font=»georgia» textcolor=»#FFFFFF» bgcolor=»#500752″ align=»center»] Creencias que mejoran nuestra vida[/button]

[button color=»red» link=»https://www.egolandseduccion.com/poder-pensamiento-optimismo-pesimismo/» size=»medium» target=»_blank» font=»georgia» textcolor=»#FFFFFF» bgcolor=»#500752″ align=»center»] Optimismo vs Pesimismo[/button]

Ya estamos al corriente de qué son las creencias, conocemos la importancia de proveerse de un sistema de creencias optimista e incluso hemos visto un par de creencias que nos ayudarán a alcanzar nuestras metas y ser felices. Ahora cabe preguntarse ¿Cómo se lleva a cabo un cambio de creencias?

Vamos a utilizar una situación de cortejo para ilustrar este proceso, pero puedes aplicar este sistema para modificar cualquier tipo de creencia.

1-    Detectar la situación problema, la creencia que se activa y la emoción que nos genera

Vamos a imaginar que, como el 99,9% de los seres humanos que habitan el planeta, eres de esas personas que experimenta una respuesta ansiógena cuando piensan en acercarse a una persona atractiva con intención de seducirla. En esta tesitura, la situación problema (que produce algún tipo de malestar) sería el iniciar una conversación con una persona desconocida que nos atrae y la respuesta emocional, la ansiedad.

Sin embargo, los motivos por los que el pulso de cada uno empieza a acelerarse varían notablemente de unas personas a otras. Es decir, cada uno tiene sus propias creencias sobre lo que va a ocurrir a continuación. Habrá quién pronostique un abrumador rechazo en el que seamos protagonistas de una situación similar a la del famoso vídeo “contigo no bicho” y habrá quién se sienta cohibido ante la posibilidad de ser objeto de mofa por parte de sus colegas u otros posibles espectadores. En cualquier caso, cada uno deberá indagar en el origen cognitivo de su ansiedad.

 

sonreir-comunicar-felicidad

2-    Cuestionar las creencias

 

Una vez hayamos detectado los pensamientos que producen la reacción de agitación, procederemos a cuestionar los siguientes aspectos de la o las creencias:

a) ¿Qué datos existen en contra de este pensamiento?

Por ejemplo, ¿alguna vez has visto a alguien reírse o ser cruel con otra persona cuando ésta expresaba su atracción? O ¿siempre que has intentado hablar con una persona atractiva has recibido burlas por parte de ésta o de la gente a tu alrededor?

Seguro que no. Es importante darse cuenta de que las expectativas que elaboramos cuando se activa una creencia limitante se alejan bastante de la realidad y, generalmente, no se corresponden en absoluto con esta.

b) ¿Cuáles son las consecuencias de pensar de esa manera? ¿Qué es lo más probable que suceda si seguimos pensando así?

Quizás consigamos mantener la compostura y no nos vengamos abajo anímicamente, pero estoy seguro de que una persona con unas creencias tan pesimistas no va a entablar contacto, ni muchísimo menos, con el objeto de su atracción.

c) ¿Cuáles son los pros y los contras de esto que cree? ¿Predominan las desventajas sobre las ventajas? ¿Te ayuda este pensamiento a conseguir tus objetivos?

Creo que sobra decir que esta manera de pensar te sitúa a 10 millas de tu meta. Eso sí, te ahorras el esfuerzo de tener que acercarte a la otra persona y expresar tu interés. Qué pena que mostrar atracción no sea tan fácil como mostrar  indiferencia, eh?

En cualquier caso, tienes que pensar cuál de las dos opciones es tu prioridad en cada momento: permanecer en el anonimato o seducir. Si tu objetivo es gustar a la otra persona, ha llegado el momento de poner en tela de juicio los pensamientos que te alejan de conseguirlo y pasar a la acción.

d) ¿Qué le dirías a otra persona que tuviera este pensamiento?

Si tu colega te confesara una creencia similar a la tuya, ¿en serio le recomendarías que ni se le ocurriera intentarlo puesto que, aun si la persona cortejada no se empieza a mofar, tú no vas a poder resistir las ganas de reírte? Tendemos a ser mucho más catastrofistas en la elaboración de expectativas cuando nos involucran que cuando se refieren a un tercero. Seamos más realistas y empecemos a comunicar nuestros deseos, dejando de lado los temores derivados de la miedosa subjetividad para tratar de alcanzar, a través de la experiencia, la realidad objetiva.

juego-dinamica-social-2

3-    Elaborar creencias más realistas

Ahora que te has dado cuenta de que el miedo de resultar cómico a los ojos de los demás por el hecho de ser coherente con lo que experimentas es cuanto menos absurdo, ha llegado el momento de elaborar un sistema de creencias que sustituya al anterior.

Para ello conviene preguntarse, ¿Cuáles son las formas alternativas de pensar en esta situación?

Siguiendo con el ejemplo, te diré que no hay nada que provoque más admiración que la capacidad de actuar de acuerdo a la experiencia propia .Y es que, aunque suene a tópico, el respeto viene de dentro. Es por ello que cuando mostramos nuestro interés, lejos de convertirnos en el hazmerreir del lugar, seremos percibidos como personas valientes que, a pesar de poder experimentar nerviosismo, persiguen aquello que desean. Afortunados aquellos que no olvidan que la vida está para vivirla, pues solo se vive una vez.

 

4-    De la reflexión a la acción

Pero este ejercicio de cambio de creencias tan solo trasciende de reflexión filosófica mediante la praxis. Para asumir las nuevas creencias, no solo a nivel intelectual, sino también a nivel emocional, debemos poner a prueba la veracidad de las mismas.

Esto se hace a través de la exposición, técnica psicológica que se caracteriza  por la confrontación directa con el estímulo temido (por su importancia y eficacia, la técnica de exposición será un tema que ocupe un post entero en el futuro); solo de este modo conseguiremos refutar las creencias limitantes que mantenemos a través de la evitación y empezar a reinterpretar la realidad. En este caso,  comienza a entablar contacto con personas que encuentres atractivas, verás como obtienes menos risas que sonrisas.

The following two tabs change content below.

Hugo Pérez

Graduado en Psicología y Máster en Inteligencia Emocional e Intervención en Emociones y Salud. Amante de la prestidigitación y el deporte, desde siempre intrigado por la psique humana. Explorador de la Atracción Interpersonal y el cortejo humano.
2 comentarios
  1. Dani
    Dani Dice:

    Cambiar creencias erróneas o autolimitantes es fundamental. En mi entorno mis colegas y yo siempre temíamos el rechazo y quedar en ridículo, hasta que espabilé y dejé de ser espectador para ser el protagonista!!!!

    Responder
  2. Daniel
    Daniel Dice:

    Reconozco en el post terapia cognitivo conductual, que bien que nos acerqueis este recurso tan valioso de la psicología a la seducción.

    Y que manera genial y científica de enfocar el asunto, tan alejada de otros métodos de seducción menos gratificantes.

    Enhorabuena, un saludo!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *