ynes canton ejercicio para ligar

Ejercicio de empatía: Nuevo enfoque para la próxima noche

Son las 5 y 53 de la mañana y me examino de Psicofarmacología en 3 horas y media.
Los dioses saben lo que me cuesta, a mi en concreto, (soy muy muy de letras) aprenderme las noradrenalinas, sus receptores presinápticos y las desventajas de los tratamientos del litio para los trastornos bipolares…

Así que para descansar de tanta farmacia y tanta neurona, os quiero hablar, a las 5 y media de la mañana, (PONEOS EN MI PIEL), de ponerse en la piel del otro. Valga la redundancia. (Al ser su creador me permito hasta redundancias por escrito).

Se podría pasar uno 3000 años explicando la complejidad real de llevar a cabo algo tan sencillo como la herramienta y el acto en sí.

¿Qué harías tú si fueras yo y te tuvieras a ti delante?

Pero hablemos de la raíz…. El asunto en cuestión… La movida… El meollo… o como diría un tipo que a estas horas no sé si lo ví en la tele, es un dicho popular o lo he soñado, LA MIGA.

Estamos hablando, como no, de LA EMPATÍA.

Con la herramienta emplazamos a la persona que tenemos delante a que sea empática con nosotros apelando a su autoestima y autoconcepto.

“Nuestra” María nos emplazaba a sumergirnos de lleno en esta habilidad-competencia de una forma RADICAL. No a “entender como se siente el otro”, sino SENTIR COMO SENTIRÍA EL OTRO.

La Gata Negra nos hablaba del saludable hábito que tienen las mujeres de cuando en cuando llamado LA PESCA DEPORTIVA:
Con estas pistas… ¿Cómo podemos enfocar la próxima noche?

Pues parece, que en lugar de pensar en que para ligar hay que aprenderse cosas muy difíciles , REDUZCÁMOSLO durante una noche a esa combinación.

Empatía radical con chicas de pesca deportiva.

Es decir, ¿cómo se siente una chica que se ha puesto guapa, que no ha salido explícitamente a cazar, pero sí a subirse la autoestima y tantear el terreno de los hombres? ¿Podemos sentirnos como ella se siente?
¿Necesita acaso otra cosa que sentirse sexy? ¿Y nosotros somos capaces de hacer sentir sexy a una mujer?

Si somos capaces, sólo habrá que examinar cómo responde a nuestra generosidad. Hacerla sentir sexy. Y si se nos despista, QUE SE PONGA EN NUESTRA PIEL, o Veo que necesitas, o Bommeregoland, o cualquier otra herramienta que modifique su conducta para que valore nuestra demostración de empatía radical.

Santi, nos habla en sus últimos artículos del erotismo masculino… Y para los que no acaben de encontrarse en su papel erótico, les recomiendo que el echen un vistazo a los artículos.

Somos sexuales como ellas. Ellas nos deben percibir sexuales. Somos HOMBRES, TENEMOS POLLA Y A ELLAS LES ENCANTAN LAS POLLAS. Os invito a ser la polla adecuada demostrando empatía radical…

 

Voy a seguir estudiando fármacos. Este descanso me ha venido bien.

Siempre vuestro
egoh.

The following two tabs change content below.

egoland

Psicólogo y sexólogo clínico. Escritor. Instructor más experimentado de seducción de España, Coodirector compañía de teatro Alacrà, Compositor de B.S.O. para cine y teatro. Luis Tejedor
4 comentarios
  1. Art.
    Art. Dice:

    Hacer sentir sexy a un a chica ? … tampoco es que sea ejercício Muy creativo,Muy original. Aunque no por eso, se le debe quitar mérito.

    Responder
  2. Leo Belmonte
    Leo Belmonte Dice:

    Hace muy poco descubri que una cualidad mia de escuchar, sentir y expresar las emociones de mi projimo se llama “empatia”. Lo he hecho durante años sin saberlo. Pero ese don, apreciado sobre todo por las mujeres, nunca he podido capitalizarlo a mi favor, quedaba condenado a la “friend zone” particularmente con las minas que me gustaban. Ahora tengo un buen punto de partida. Gracias Luis, por este tip y por compartir tus experiencias, entiendo por lo que pasaste dado que a mi me encanta leer y de repente tambien me encontre como vos rezongando con el momento flector de la barra empotrada, tema de examen en una materia de arquitectura. Pero, intuyo, lo superamos exitisamente. ¡UN ABRAZO DE GOL!!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario