Superar el miedo a seducir durante el día

Intentar conocer a una persona durante el día para algunos parece ser el equivalente a pasear por una cuerda marinera enganchada entre dos edificios mientras salta y fuma pipa desnudo. Toda una temeridad de alto riesgo. ¿Pero está realmente justificado este miedo?

Como sabemos, y si no lo sabes para eso estamos aquí, el miedo surge del deseo. Imaginemos por un momento que nos encontramos ante una chica, o un chico, paseando a su perrito en un parque. Además vemos que le dice algún comentario juguetón a su cánido y eso nos enternece… o si lo preferís, nos tensa ciertas zonas corporales que suelen estar escondidas. Intentemos contener el visor del submarino.

ligar-calle-atardecer

La atracción que nos genera esta persona nos provoca un deseo de conocerla, y si sois como yo que antes de iniciar una conversación me imagino cómo sería pasar momentos con esa persona, este deseo futuro se llena de poder. Por tanto, empezamos a ponernos nerviosos, o lo que es lo mismo, nos surge el miedo a no poder cumplir ese deseo. Un miedo que aquí lo bautizaremos como nuestro “fiel y amable amigo rechazo”.

Por tanto hagamos un resumen: nos gusta una persona, queremos conocerla, esto nos despierta un deseo, y ese deseo nos genera un miedo a que no lo podamos cumplir. Puestos en situación, lo que vamos a hacer ahora es ver unos pequeños consejos que nos harán disfrutar más de este tipo de situaciones tan halagüeñas.

Vive el presente

Si supuestamente el miedo surge del deseo, y cualquier deseo sólo puede convivir en el futuro, ¿qué pasaría si consigo vivir plenamente en el presente? ¿Qué podría pasar si en lugar de pensar que me pueden rechazar simplemente no pensara en ello?

gustar-chica-dia-ligarVeámoslo de la siguiente forma. Los problemas psicológicos pueden provenir o bien de nuestro pasado, o bien generarlos a través de nuestros pensamientos sobre el futuro. Quédate plenamente en el presente y pregúntate: ¿Qué es lo peor que podría pasar si no hago nada? La respuesta es bastante obvia: NADA. Y si no vives el presente peor todavía, porque te puedes sentir frustrado por no haber intentado hacer lo que deseabas, que era conocer a esa persona.
Y ahora preguntémonos de nuevo: ¿Qué es lo mejor que va a pasar si me decido a hablar con esa persona? Para algunos aquí podría ser conocer a su media naranja, o para otros podría ser exprimir la naranja y si no le gusta demasiado el sabor volver al naranjo a buscar otras.
Viviendo el presente en el caso de que esa persona nos rechazara, ese rechazo pasaría enseguida a formar parte del pasado. No puede afectarte más que a incentivarte a probar suerte con otra naranjita.

La clave está en darse cuenta de que viviendo plenamente el presente, el pasado y el futuro no pueden manipular nuestras acciones. Esto no es fácil, pero si después de esta lluvia de preguntas me permites formularte una última, te propongo que hagas lo siguiente. La próxima vez que estés delante de una persona que crees que te puede gustar, pregúntate: ¿Qué haría yo ahora mismo si disfrutara plenamente del presente?

La inseguridad puede ser pura magia de atracción

En el verano del 2012, llegué cargado de ilusión y con mis 22 añitos recién cumplidos al Mandanga Summer Camp que ofrece Egoland Seducción. Yo ya traía un largo periodo de estudio sobre seducción desde que alcancé mi primer librito con tan sólo 13 años de vida, y por consiguiente de práctica y relaciones. No obstante, junto con uno de mis grandes amigos de Good Life, queríamos vivir esta experiencia y codearnos de aquellos que considerábamos eran los mejores.  Es cierto eso de que el ser humano sigue aprendiendo por mucho que sepa. Nadie debería dárselas nunca de erudito, pues eso le hace estar menos receptivo a nuevo conocimiento, lo cual quedó patente en este taller, y ahora yo te lo transmito a ti.

seducir-dia-tarde-calleUna de las cosas que aprendimos era a mostrar nuestro nerviosismo de una forma sincera, con humor y encanto. Algo así cómo decirle a la dueña y señora de ese perrito lo siguiente:

-Perdona, discúlpame si estoy un poco nervioso, pero es la primera vez que me acerco a una chica a preguntarle de qué raza es su perro, cuando en realidad sé perfectamente que es un Yorkshire, y lo que de verdad me interesa es saber si podemos llegar a gustarnos lo suficiente como para casarnos y si va a ser él (señalando al perro) quien nos traiga los anillos al altar.

Esa persona que queremos conocer sufre de los mismos nervios que nosotros. Muchas veces tenemos la actitud de querer ser súper seguros para gustar, situando a la otra persona en esa perspectiva de súper seguridad, cuando compartir ese nerviosismo es puro romanticismo. ¿Os acordáis de esas escenas de las películas románticas en las que chico y chica se conocen y están tan nerviositos que se vuelven tremendamente torpes? Yo siempre las he visto muy mágicas. Muchos se las dan de seguros para seducir ocultando su verdadera inseguridad, a veces con actitudes chulescas que les llevan a ser rechazados fácilmente y sin dar ninguna pena, pero si aprendes a ser tú mismo con tu inseguridad al mismo tiempo que le sacas partido, te aseguro que seducirás más y mejor que el más seguro de los hombres del sistema solar.

Esto es principalmente útil para seducir durante el día, ya que durante la noche una actitud más segura y lanzada suele dar mejores resultados. La razón se debe a que en ambientes nocturnos las chicas están mucho más preparadas a ser abordadas y perdemos el factor sorpresa, además de que están menos receptivas a la comunicación emocional. Su actitud es más la pensar que eres otro chico que intenta ligársela, cosa que durante el día el chip es totalmente diferente pues surge del momento y no de “el salir a ligar”. Iniciar una conversación durante el día no lo suele hacen muchas personas, implica “más huevos”, pues se supone que para eso sale la gente ya predispuesta a las discotecas. Aprovecha este factor sorpresa, y tú mismo te darás cuenta de la gran diferencia que presenta la actitud de las chicas durante el día que durante la noche.
También hay que tener en cuenta que durante la noche la chica está más acostumbrada a rechazar a chicos que intentan seducirla, cosa que le será mucho más difícil (a ninguna persona nos gusta rechazar ni joder a los demás) hacer durante el día ante una persona que se acerca son sinceridad y buen humor.

chica-calle-ligarLa inseguridad es uno de los mayores poderes de atracción. Es ese no saber qué va a pasar. Si aprendes a disfrutarla, y a conseguir que la otra persona la sienta y la disfrute también, tus interacciones serán tan especiales que te doy poco tiempo para que acabes enamorándote.

Obviamente aprender a gestionar la inseguridad no es un factor que juegue solo, en la seducción interfieren una gran cantidad de factores, y uno de ellos es lo que en Egoland llaman conversación brillante, o en Good Life llamamos elocuencia y creatividad comunicativa. Que tu forma de comunicar sea atractiva es clave para que jugar con tus inseguridades se convierta en algo mágico y que la otra persona nos perciba inteligentes y atractivos. Pero bueno, de este tema encontrarás mucho y muy buen material en esta Web y no voy a expandirme.  Únicamente te animo a que empieces cuanto antes.

Por hoy me despido, espero que os haya gustado este artículo y que lo comentéis, preguntéis vuestras dudas o me digáis cosas bonitas. Como prefiráis.

¡Mucha mandanga, mucha buena vida, y hasta la próxima!

DAVID JUNGLE

 

Good Life Seducción

 

 

6 comentarios
  1. Hector
    Hector Dice:

    A mi tambien se me disparan las pulsaciones cuando me decido a hablar con una desconocida de dia,pero la sensacion de despues es tan agradable, ese chute de adrenalina, que nunca me arrepiento sea cual sea el resultado

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *