Leticia, mandanga y café

Llegaba media hora tarde más o menos. Mi recién estrenada soltería me ha hecho retomar viejos hábitos, entre ellos el llegar tarde a los sitios. Pero llegaba con una sonrisa. Jorge y Antoni esperaban en Matiz el bar donde solemos quedar antes de subir al despacho de Psicología en Positivo a trabajar. No les conté nada. Les di los buenos días y me disculpé.

¿Por qué había llegado tarde? Eran las nueve de la mañana. Me había parado en un bar nuevo a pedir un café. Habían otros dos tíos en la cola. Iban impecables. No hablaban entre ellos pero estaban lo suficientemente cerca cómo para saber que iban juntos. Encamisados, entallados y musculosos. Eran una mezcla perfecta entre Brad Pitt en Troya y Joe Black. Yo estaba detrás de ellos y veo aparecer detrás de la barra a una chica que parecía sacada de un cuento Disney, una delgadez sana, la espalda rectísima, piel doradita, una mirada oscura y unos labios carnosos que quedaban coronados en un pelo castaño recogido de forma muy exótica.

Uno de los chicos le dijo

¨Leticia, creo que eres la tía más sexy que he visto a estas horas en mi vida”

Ella sonrío complaciente. El otro añadió

“Vente a mi casa en Altea. Serás una reina durante un fin de semana”

Ella sonreía y negaba con la cabeza. El chico de la proposición le preguntó porque no.

A mi creo que ninguno me había visto aún. Ni ellos ni ella. Interrumpí para decir;

“Disculpa, creo que yo sé porque. Esta chica, no lleva bisutería, lleva un tocado bastante natural y teniendo una figura muy femenina y sensual, lleva ropa suelta. No tiene ningún interés en mostrar nada. Creo que le da igual que tengas un chalet en Altea o en Nueva York. A ella le atraen otras cosas”

Los chicos se quedaron mirándome con cara de pocos amigos. Ella sonreía mirando hacia el suelo.  Aunque creo que entendieron que yo la conocía. Murmuraron algo, recogieron sus cafés y se despidieron con un «adiós guapa». No me volvieron a mirar. Cuando llegó mi turno lo primero que dijo fue “¿Y tú, de donde sales?”

Me presenté y me pedí mi café. Ella se presentó y me dijo que me invitaba a ese café y que me lo agradecía mucho, que esos chicos eran muy pesados. Le dije que podíamos fingir que eramos novios siempre que quisiéramos. Me tomé el café en su cafetería, y pienso seguir haciéndolo de vez en cuando. Ya os contaré cómo va la cosa.

 

 

7 comentarios
  1. Munro
    Munro Dice:

    El golfo, ¿ nace o se hace? Estoy echando en falta un egolandswers sobre la posibilidad del cambio. ¿ Ir a uno de vuestros talleres produce cambios significativos en la persona que asiste? ¿ Qué transformaciones habeís iniciado/ presenciado?
    Todo esto debe venir a que me gustaría que chicas de delgadez sana y exóticos peinados me invitaran a café más a menudo.

    Responder
  2. César
    César Dice:

    Helio y Egoh, Egoh y Helio, titanes de los que, sin conocerlos, me siento orgulloso y me hacen supurar ganas de vivir, salir a la calle y poner sonrisas a todo el mundo. Como Helio, y aunque no importe, yo también recién vuelvo a estrenar soltería y estoy recuperando hábitos, unos más sanos y otros más indeseables (quizá no para mi XD). Álvaro, espero que nunca llegue el día en el que te falte una sonrisa ni una actitud resilente.

    Responder
  3. almagesto
    almagesto Dice:

    Parece que el café de esta cafeteria es muy bueno…no Helio?jeje… Que rico debe saver cuando uno lo toma mientras seduce!.

    Responder
  4. rssh22
    rssh22 Dice:

    Me parece un excelente ejemplo de cómo poner en práctica la observación y la cualificación para conseguir un café, que al fin y al cabo es de lo que se trata. Que luego la camarera resulte estar rica es anecdótico.

    Responder
  5. tony
    tony Dice:

    seducafeciendo a una chica. me gustó, la charla directa y sincera y bromista. Yo todabía no me animo a encarar a chicas cuando hay chicos al rededor. por un tema (pelea) que me pasó…xP

    supongo en el valencia no serán como algunas zonas peligrosas de virreyes. bs as

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *