Ser responsables de nuestra vida: Locus de control

¡Hola a todos! ¿Qué tal las vacaciones?

He leído esta cita, de Albert Ellis (del que ya hablamos anteriormente, ¿os acordáis de las ideas irracionales?) y he pensado que debía compartirla con vosotros: 

Los mejores años de tu vida son aquellos en los cuales decides que tus problemas son solamente tuyos. Entonces no culparás a tu madre, a la ecología o al presidente. Te darás cuenta que tu controlas tu propio destino.”

Estas palabras me parecen sublimes. Creo que todos deberíamos tenerlas muy presentes cada día. Tomar la responsabilidad de nuestros actos, de nuestras decisiones, de nuestros conflictos, es, ciertamente, algo que puede cambiarnos la vida.

CREENCIAS ERRÓNEAS

Creer que todo lo que nos sucede es producto del azar, de los demás, de nuestro destino, de decisiones que tomamos en el pasado y que ya no podemos cambiar; que tenemos que conformarnos con lo que nos pase o vivir frustrados creyendo que el resto del mundo es culpable de que no consigamos nuestros objetivos, son errores tan comunes como desastrosos.

SER RESPONSABLE DE TUS DECISIONES

Por otra parte, nada hay más maduro y más tranquilizador que una persona responsable y capaz de asumir sus actos y las consecuencias de estos. Alguien capaz de decir “me he equivocado” “lo siento” o, en la otra cara de la moneda, “esto lo he conseguido yo con mucho esfuerzo” “me merezco esto porque me lo he trabajado”, por ejemplo, es una persona que transmite madurez, sabiduría y, algo muy importante, calma, a los demás.

Por regla general, tendemos más a asumir como una responsabilidad propia nuestros éxitos, pero como algo que es culpa de otros, nuestros fracasos (¿Recordáis el “me han suspendido vs he aprobado”?), aunque también es muy común encontrarnos con gente que, o bien por falta de autoestima o bien por confundir el concepto de humildad, jamás reconocen ni se atribuyen un éxito, aunque éste sea fruto de muchas horas de trabajo.

LOCUS DE CONTROL

En psicología, a esto lo llamamos Locus de Control , (el “lugar” donde el sujeto localiza sus conductas, pensamientos, acciones, etc…) .

¿Qué es el locus de control?

El locus de control, también conocido como control interno–externo, es un concepto que describe el hecho de que para una tarea determinada, las personas se comportan de forma muy diferente según crean que su ejecución depende de ellos mismos o no.

Las personas que creen que el desarrollo de determinada tarea depende de ellos mismos tienen un locus de control interno, mientras que las convencidas de que el desarrollo exitoso de la tarea depende de factores externos tienen un locus de control externo.

Se considera que el locus de control es un rasgo de la personalidad estable en el tiempo, y sitúa a las personas en un continuo según la responsabilidad que aceptan sobre los eventos sociales que experimentan –que pueden ser positivos, negativos o neutros–. Así se muestra el grado en que un individuo percibe el origen de su propio comportamiento, ya sea de manera interna o externa a él.

Locus de control interno: percepción del sujeto que los eventos ocurren principalmente como efecto de sus propias acciones, es decir la percepción que él mismo controla su vida. Tal persona valora positivamente el esfuerzo, la habilidad y responsabilidad personal.

Locus de control externo: percepción del sujeto que los eventos ocurren como resultado del azar, el destino, la suerte o el poder y decisiones de otros. Así, el LC externo es la percepción de que los eventos no tienen relación con el propio desempeño, es decir que los eventos no pueden ser controlados por esfuerzo y dedicación propios. Tal persona se caracteriza por atribuir méritos y responsabilidades principalmente a otras personas.

¿LOCUS INTERNO O EXTERNO? EJERCICIO

Os recomiendo la lectura de este artículo, que he utilizado para documentarme, donde además, podréis realizar una escala, para testear vuestro locus de control. (Click aquí)

The following two tabs change content below.

maria

Licenciada en Psicología por la Universidad de Valencia. Especializada en Resolución de Conflictos. Mediadora Intercultural. En la actualidad estudiante de Antropología
7 comentarios
  1. vsc1987
    vsc1987 Dice:

    ¡Genial este artículo, María!

    Hace varios años empecé a tomar conciencia de la cita de Albert Ellis sin si quiera conocerlo. Y siento que he mejorado mucho desde que actuó en consecuencia. Por lo que me siento más contento, más estable y en control de lo que puedo y no puedo hacer, sin buscar culpas en el exterior; creo que eso me ha hecho mejorar mucho.

    Y por cosas del destino, decidí seguir ese camino y ahora mismo me dirijo a la biblioteca a estudiar… Que en 1 mes tengo exámenes de Psicología de la motivación y Psicología social. En cuyas asignaturas se hace una amplía descripción de los Locus de control.

    La carrera me está encantando casi tanto como vuestros artículos de la web 😀

    ¡Un saludo!

    PD: el link que añades al final para realizar escala y testear nuestro locus, no me funciona. Me dice «página no encontrada»

    Responder
  2. Pedro
    Pedro Dice:

    Desde luego Maria, que articulos exponesss.
    Tus palabras me abren la mente cada vez q t leo, espero q lo tengas en cuenta cuando escribes.

    Vales mogollon!!!

    Responder
  3. angel
    angel Dice:

    Hola, simepre he leido a ego al que admiro profundamnete , helio, mario luna, Mystery etc. Esta bien aprender a seducir y a atraer personas pero nunca nos enseñan lo que tenemos que hacer para depuès de seducir a alguien conservarlo como pareja y eso es igual de importante. Comencè a leer a Maria y me parece muy admirable y meritorio su trabajo.
    El locus interno ¿es parecido a estar en estado y tener control sobre las acciones que llevo acabo ademàs de estar atento a lo externo? saludos desde Mèxico felicidades por la labor que reliza todo el equipo.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] no tienes muy claro en qué consiste este concepto, te recomiendo que releas el texto de María: “Ser responsables de nuestra vida: Locus de control”. ¿Has terminado? Pues […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *