Mi mejor versión (I): El superyó que llevas dentro

Clark Kent se convertía en Superman metiéndose en una cabina de teléfonos siempre que lo necesitaba, Peter Parker se convertía en Spiderman cuando su sentido arácnido se lo recomendaba, Bruce Banner se volvía en el Hulk gigante y verde cuando una situación le desbordaba,…

Todos tenían un sitio o una situación en donde realmente podían sacar su mejor versión. ¡Bien!. Escoged un nombre que sea pegadizo y después llamad a un sastre, a un diseñador de moda, y decidles que os vayan confeccionando vuestro particular traje de superhéroes porque dentro de poco os empezará a hacer falta. Todos llevamos dentro un superhéroe o en este caso un superyó, que en principio sólo nosotros mismos conocemos y que seguro os gustaría poder presentar al mundo.

AUTOCONCEPTO-SUPERYO-MEJORAR

Cuantas veces nos habrá rebotado en la cabeza la frase

“maldita sea … si este tío o tía supiese como soy de verdad y todo lo que tengo que ofrecer….” 

A partir de hoy esa frase pasará a la historia y quizá no hoy ni mañana, pero si muy pronto y por el resto de vuestras vidas seréis, o más bien seremos, capaces de sacar ese superhéroe que todos y todas llevamos dentro.

 

Hasta aquí guay. Esta es la parte fácil y motivadora en la que todos nos crecemos y pensamos que está todo hecho. Ni de coña. A nosotros no va a venir a picarnos una araña y hasta ahora no se conoce gente del planeta Kripton, así que como personas que somos nos va a tocar esforzarnos y gastar nuestro tiempo para encontrar ese auténtico y genuino “poder”.

MI AUTÉNTICA VERSIÓN: Conociéndome a mi mismo

Lo primero, antes de todo, antes de ni siquiera plantearnos encontrar esa mejor versión, es encontrarnos a nosotros mismos. Es un ejercicio complicado y duradero. Todo el mundo habla de eso de “yo me conozco muy bien a mi mismo” y en la mayor parte de los casos esa es sólo la primera falacia de todo lo que nos van a decir después. Casi todos los seres humanos tenenos una capacidad pésima para analizarnos, criticarnos, potenciarnos y sobre todo, para asumir lo que en realidad somos. ¡Vamos allá!

Tenemos que ser conscientes de quienes somos, de lo que queremos, de lo que deseamos, de lo que esperamos de nosotros mismos, de como actuamos, de lo bueno y de lo malo que tenemos, es decir, ser conscientes de nosotros mismos. Y ahora pensaréis: “¡Buf!, y como coño hago yo esto”. No desesperéis. Vamos a empezar por un ejercicio sencillo y con el que muchos y muchas ya estaréis familiarizados.

Ejercicio: Coge un papel en blanco y un lápiz 2 HB (ese lápiz amarillo y negro con la punta roja que todos tenemos en casa) y divide el papel en dos columnas.

En una de ellas pon tus VIRTUDES y en la otra COSAS A MEJORAR (evito la palabra defectos para ponerlo en sentido positivo).

No se trata de escribir palabras sueltas sin sentido, sino de escribir frases con ideas, pensamientos, formas de actuar en determinadas situaciones, etc. Procura ser lo más explícito/a posible, es muy importante. Por ejemplo: “cuando estoy con gente suelo hablar y expresar lo que siento”. Tómalo con calma y después de varios días tendrás una amplia cantidad de frases en ambas columnas. Para hacerlo más fácil, cuando te veas en situaciones concretas que te gusten o que no te agraden tanto, apunta lo que hiciste y luego pásalo a tu lista.

 

En el próximo artículo veremos como aprovechar y analizar bien el resultado de estas listas.

JORGE

Organizador del próximo evento en Narón con Egolandseducción

widgetanuncio-galicia

The following two tabs change content below.
Psicólogo y Master en Práctica Clínica y Salud Mental. Tiene más de 3 años de experiencia en el tratamiento de trastornos psicológicos y de la conducta. Especialista en Terapia de Parejas e Instructor de talleres de Habilidades Sociales.
3 comentarios
  1. Juan Maldonado
    Juan Maldonado Dice:

    Sin duda, es algo que a muchos nos falta proyectar,y que sin una guía como la que nos estas proporcionando, nos sería complicado sacar esos «súper poderes».
    Y que por cierto, es una de mis débilidades…
    Enhorabuena!

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] »Mi mejor versión (I): El superyó que llevas dentro […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *