Primera cita: ¿Qué me pongo?

¿Qué pesa más,  “la belleza está en el interior” o, “la primera impresión es la que cuenta”?

Si nos ponemos filosóficos podemos tirarnos horas profundizando en el asunto, pero si hablamos de primeras citas, la respuesta es demoledora y no admite discusión: La primera impresión es la que cuenta.

Si para una entrevista de trabajo tu carta de presentación precede a tu currículum, en una primera cita, el primer golpe de vista que ofrezcas precede a toda tu personalidad al completo. Una primera impresión desafortunada puede echar por la borda toda una serie de afinidades que no están a flor de piel.

No se trata de ser superficial el hecho de preocuparse por el mítico “¿Qué me pongo?” sino una verdadera odisea que, aunque algunas tenemos la suerte de llevar en la sangre, para otras puede convertirse en un verdadero suplicio. Por eso voy a hacer un pequeño resumen de algunas de las dudas más frecuentes que se nos pueden presentar sentadas frente al armario sobre dos situaciones básicas: El calzado y una primera cita diferente.

Lo más importate es saber donde vamos. Mi madre siempre me decía que la elegancia consiste en saber que ponerse para cada ocasión. Es decir, ni vamos de taconillo a la montaña, ni de chandal al cine. Por eso es fundamental tener en cuenta el sitio donde vamos a ir y elegir la ropa de acuerdo a ello.

El zapato de cenicienta

Lo segundo es que estemos cómodas con la ropa que elijamos. Se trata de ir atractiva pero no disfrazada. Es mejor que elijas ropa que ya tenías y que conozcas como te mueves con ella que algo comprado especialmente para la ocasión. Sobretodo si se trata de zapatos, ya que no hay nada peor que estar preocupándote de cómo te duele el zapato, o ir a pasear con unos tacones de 11 centímetros que te van a dejar lisiada. 

Aunque a la larga no importa que tu pareja sea más bajita que tú y a los chicos dejará de importarles, muchos se sienten intimidados por una mujer más alta que ellos, ya que les va a tocar de cerca la autoestima. Aunque no tengas que borrar los tacones de tu vida, si tu cita es bajita o igual de alta que tú, más vale que optes por un zapato plano que te deje a la altura de sus ojos. Ya no solo por no atacar su sentimiento de macho protector, sino también porque te facilitará jugar con las miradas y dar un aire de niña inocente que si le sacas dos cabezas va a resultar complicado.

Si optas por tacones porque la altura no es un problema, vigila lo dicho anteriormente, que se trate der un zapato que le tengas el punto tomado y que sepas que no te va a martirizar toda la cita.

La primera cita como deporte de riesgo

Si resulta que vamos a tener una cita original, de senderismo por la montaña, o similares, que no cunda el pánico, ¿Se puede causar una buena impresión en ropa deportiva? ¡Por supuesto!

Elige un pantalón de tela elástica, similar al legging pero resistente, que marque tu figura si te sientes segura haciéndolo, u opta por las mallas de cadera baja y tipo yoga si prefieres dejar más a la imaginación. En cuando a la parte superior, si es verano, camisa tipo espalda nadadora siempre quedan muy bien y dejan lucir un generoso escote sin miedo a que se mueva del sitio, por el patrón de la camisa. Para las más atrevidas incluso un top corto puede ser una opción. En invierno, jerseis anchos, jerseis anchos y calentitos everywhere. A ser posibles de colores vivos que favorezcan tu tono de piel o cabello, y que quedan muy naive con pantalón estrecho, dando sensación de vestidito. Calzado adecuado al tipo de deporte.

Pelo recogido. Si vas a hacer deporte no me vayas de pelo pantenne porque no es el momento. Pero puedes optar por unas trenzas o un recogido suelto, que siempre es muy femenino. Algunos mechones alrededor del rostro suaviza la faz y da juego con el moviemiento.

El maquillaje neutro. Que corrija imperfecciones pero que parezca que no exista. Si quieres llevar rimel, que sea trasparente, sino, no te pongas. Agua, sudor y montaña (por las corrientes de arena) son malos compañeros para la máscara de pestañas. Labios de un color natural, y el brillo completamente prohibido: Parecerás la barbie ciclista.

 

Y no me cansaré de repetirlo: Aunque yo diga misa, lo más importante es que os sintáis cómodas con la ropa que llevais  y que os deje ser vosotras mismas. Además de que cada cuerpo es un mundo y no a todos nos favorece lo mismo. Si necesitais ayuda más específica ya sabeis que tenemos apartados para poder atenderos de forma personalizada.

Si os ha parecido útil este tipo de información, en los siguientes post intentaré desarrolar las pautas básicas para otros tipos de primera cita menos “accidentados”.  Nos leemos próximamente, amigas mías.

La gata negra

2 comentarios
  1. Esence
    Esence Dice:

    Es así, nos guste o no, así que, mejor que afinemos todos nuestros recursos porque los tres primeros minutos de la interacción puede significar el que pases o no la ronda

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *