relato erótico en un restaurante japonés

Relato Erótico: En un coqueto restaurante japonés

Quedamos para cenar en un coqueto restaurante japonés.

He reservado un tatami para los dos, me he puesto un sexy y ajustado vestido negro y me he liberado de cualquier lencería, salvo las finas medias sujetas por un liguero tradicional. He pedido una copa de vino blanco mientras te espero.Haces tu entrada sonriente y apurado, disculpándote mientras te quitas los zapatos. Te colocas a mi lado y me besas, deslizando tu mano por mi cintura. La camarera abre las puertas de la sala y nos observa, tomando nota del pedido en una elegante postura oriental desde la entrada.

Nos deja solos de nuevo y continúan las caricias. Exploras sobre mi vestido y detectas complacido que nada más me cubre por debajo. Me dejo meter mano como una adolescente manejable y espero a que nos traigan la comida. La fina camarera de colorido kimono coloca los platos y advierte el color en mis mejillas. Cuando entorna las puertas te suelto la corbata y sin deshacer el nudo la coloco sobre tus ojos a modo de antifaz.

relato-erotico-cuerpo-desnudo

Te muerdo los labios en el último beso que dejo de observes y te acerco un trozo de sashimi a la boca. Lo comes encantado y te hago probar uno distinto. Aceptas el juego y en silencio vas saboreando la comida que te ofrezco, a veces suave y caliente, otras picante, fría…

Te acerco la copa a los labios y la inclino para que puedas beber. Unas gotas se derraman por la comisura de tus gruesos labios y las recojo con la lengua. Te abro la camisa para evitar que te manches y acaricio tu pecho lamiéndolo suavemente. Sigo dándote de comer muy poco a poco mientras me suelto el vestido dejando libres mis pechos. Me incorporo poniendo uno de mis pezones sobre tus labios. Lo besas y lames obediente. Hago lo mismo con el otro, con mis dedos y mis labios, intercalandolo con la comida que tu esperas sin conocer que será. Me tumbo boca arriba sobre la mesa con las piernas abiertas y presiono tu cabeza hacia mi sexo. ‘Come’- te digo- y de nuevo cumples lo que ordeno.

Me lames y recorres con los labios hasta provocarme y orgasmo. Me giro sobre la mesa y esta vez no necesitas instrucciones. Hundes tu lengua en mi trasero sin dudar que ese es el encargo. Nuevamente el calor de un intenso orgasmo me recorre. Relajada por el placer me recompongo y te acerco la copa de vino a los labios. Te dejo que la sujetes con la mano y me dispongo a saciar mi apetito. Es delicioso sentir como te derramas en mi boca.

VALENTINA

 

3 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Quedamos para cenar en un coqueto restaurante japonés. He reservado un tatami para los dos, me he puesto un sexy y ajustado vestido negro y me he liberado de cualquier lencería, salvo las finas medias sujetas por un liguero tradicional. He pedido una copa de vino blanco mientras te espero.Haces tu entrada sonriente y apurado, disculpándote mientras te quitas los zapatos. Te colocas a mi lado y me besas, des … […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *