Dos pasos para conocer a la persona que te atrae

Inestimables lectores,
En este apasionante mundo de la seducción, uno de los dilemas habituales que se presenta ante hombres y mujeres, es lo que podríamos llamar dilema entre la iniciativa y la exigencia.
Lo expuse por primera vez en mi libro “21 Claves para Seducir de Día”
Este dilema nace de la siguiente disyuntiva:

– Si no quieres resultar superficial y crees que para interesarte por una persona debes conocerla previamente, no tendrás iniciativa ya que no tienes justificación para dar el primer paso. Esto te hará perder muchas oportunidades y te limitará a conocer y quedar con las pocas personas que ya conoces (porque previamente eran amig@s) o con las que te dan una cierta sensación de cercanía (porque son amigos de amigos o porque van contigo a clase, por ejemplo). Es decir, no conocerás más que a quien el azar decida poner en tu camino de forma recurrente (ver artículo “Ser la causa”). «

– Por otro lado, si decides tener iniciativa e interesarte por las personas en general sin necesidad de saber con certeza si te provocarán atracción o no, puede que te sientas poco selectivo/a y que no soportes bien la resistencia social de tu entorno.

Si eres hombre con comentarios al estilo “a ti te gustan todas”, si eres mujer con comentarios al estilo “eres fácil”, “te vas con cualquiera”, y otras alternativas muchos más ofensivas que con tanto acierto expone este vídeo:

Que se necesita conocer bien a alguien para sentir atracción es una mentira repetida las suficientes veces como para que a veces la tomemos por verdad. La lingüistica llama a esto topoi  o “ley de paso”: ideas que la cultura ha integrado hasta tal punto que tengan apariencia de veracidad con solo ser mencionadas (“las deudas se pagan” es un ejemplo que usa el catedrático Salvador Pons en algunas de sus ponencias).

Ahora bien, es cierto que un poco de experiencia teniendo iniciativa te demuestra que no es oro todo lo que parece, y que hay oro donde no lo parecía.

Chicas muy atractivas físicamente con las que sólo logré una cita tras combinar mis mejores camisas, mis mejores bromas y mis mejores planes, que tras unos minutos de café resultaban ser una decepción por no ser más interesantes que un cactus; y chicas a las que simplemente les pretendías sacar una breve sonrisa felicitándola por lo bien que le queda un corte de pelo, sacan un humor y una inteligencia que en sólo medio minuto te hacen ponerte nervioso pensando cómo vas a hacer para lograr volver a verla.

Por este motivo y por otros que iré exponiendo, recomiendo aquí una de los principios básicos que a modo de propuesta suelo indicar a mis alumnos:

“Olvídate de ligar, y haz sonreír como fin en sí mismo”.

A continuación explicaré por qué hacerlo, y cómo hacerlo.

¿Por qué?

En primer lugar, porque la satisfacción de una sonrisa se obtiene de forma más controlable y cortoplacista que la satisfacción de ligar.

En segundo lugar, porque el mundo está lleno de mensajes negativos. Los primeros, aquellos que nos solemos decir a nosotros mismos, ya que a veces somos nuestros peores enemigos: “no soy gracioso”, “debería estar más delgada”, “no tengo carisma”, “no soy inteligente”… así si empezamos a comunicar aquello positivo que vemos en los demás, sin ningún otro fin a priori, estaremos equilibrando esa energía, estaremos aportando justicia y a pequeña escala le podemos alegrar el día a alguien y a gran escala hacemos un mundo más positivo. ¡Nada menos!

En tercer lugar, sirve para desarrollar una personalidad seductora. Y es aquí donde tras tres años impartiendo talleres casi cada fin de semana considero que la mayoría de métodos para aprender seducción fallan.

dos-pasos-para-conocer-persona-te-atrae-2

Hablaré sobre este punto en próximos artículos, pero en resumidas cuentas los métodos de seducción están orientados a que sin importar cómo de empático, sensible, carismático, ingenioso, atrevido, educado… seas con el 99% de personas, logres tener todas esas cualidades -ser atractivo- para esa chica (o chico) que te atrae, es decir, puede que el 1% respecto al número total de seres humanos que te rodean. A eso se le llama incongruencia.

Porque insisto, estamos hablando de “olvidarnos de ligar, y hacer sonreír como fin en si mismo”. Por lo tanto, no es una propuesta para realizar sólo con quien me resulta atractivo.

Y en cuarto lugar, hacer sonreír como fin en si mismo es un modo de lidiar con el dilema expuesto más arriba: el dilema iniciativa/exigencia.

Lo cual nos lleva al cómo hacerlo.

[bctt tweet=»“Olvídate de ligar, y haz sonreír como fin en sí mismo”. «]

Cómo hacer sonreír como fin en si mismo

Mucho hemos escrito en esta web y en nuestros libros acerca de la cualificación. Para no extendernos, diremos que para empezar a hacer sonreír debemos ser sensibles a las cosas bonitas, especiales, originales… en definitiva positivas, que los demás poseen. Una vez lo identificamos, podemos comunicarlo.

Veamos el siguiente ejemplo real:

Estoy esperando a ser atendido en una pastelería, entra una chica con un sombrero y se pone a mi lado.

– ¡Bonito sombrero! Si en una vida futura soy mujer. quiero tener tu estilo.

Hasta aquí he hecho «sonreír como fin en sí mismo». Ella responde:

– ¡Muchas gracias!, la verdad es que es un halago poco común.

– ¿Crees que las personas deberían reconocer las cosas buenas en los demás?

– Pues sí, le alegran la mañana a una. ¿Y para qué me he puesto sombrero si no es para que me reconozcan que me queda bien?

– jajaja claro… A todo esto, ¿cómo te llamas?

– Julia.

– Yo Marcos. Pues Julia, sólo pensaba decirte lo bien que te quedaba el sombrero, pero ahora que veo que eres una chica sociable y con sentido del humor, me provocas curiosidad, ¿a qué te dedicas?

Atención a este último párrafo. Porque este es precisamente una de las formas de poder pasar de forma natural, de hacer sonreír, a conocer. El párrafo anterior se podría esquematizar del modo siguiente:

“Me he acercado a ti por X, me mantengo aquí por Y”.

Donde X por fuerza puede ser superficial, pero Y puede ser más profundo y justificado.

dos-pasos-para-conocer-persona-te-atrae

Ejemplos:

#1 “Me he acercado a ti a decirte solamente lo bien que te queda la camisa, pero ahora que veo que tienes sentido del humor me apetece conocerte un poco más, ¿cómo has acabado en este sitio?”

#2 “Sólo quería decirte que tienes una bonita sonrisa, pero ahora que te veo con iniciativa y tú también me has dicho algo bueno de mi, me siento más cómodo y tengo curiosidad por saber a qué te dedicas”

#3 “La verdad es que venía a reconoceros que parecéis un grupo de gente guapa y me iba porque ya es bastante raro acercarme a hablar con personas que no conozco e incluso me da algo de corte, pero ahora que estoy viendo lo sociables que sois me apetece conoceros un poco, ¿de qué os conocéis?”

#4  “Quería decirte que creo que eres la persona a la que mejor le queda el azul que he visto en meses, pero ahora que veo que efectivamente eres una persona sonriente y positiva, ya no me quiero quedar en lo superficial y tengo curiosidad por conocerte”.

Me acerco a ti por X, me mantengo aquí por Y. Donde Y deberá ser más profundo y justificado que X. Esta herramienta sirve para resolver de forma natural el dilema entre tener iniciativa y ser exigentes. Porque por los motivos arriba descritos hacemos sonreír, pero después no todo nos vale. Ahora, al reconocerle a esa persona aquello bonito, especial, original o positivo que hemos visto, creamos una oportunidad para ver qué más puede ofrecernos.dos-pasos-conocer-personas

Las ventajas son las siguientes:

1.  Estamos subcomunicando: “es tu actitud positiva la que me mantiene aquí”,porque si fuera sólo por lo superficial, te lo hubiese reconocido, pero luego probablemente hubiese seguido mi camino. Esto favorece que nuestro interlocutor continúe con su actitud positiva.

2.  Nos permite dejar la interacción si tras hacer sonreír descubrimos que la persona es tronista de hombres mujeres y viceversa.

Ejemplo: “pues nada, sólo quería reconocerte que vistes muy femenina. Que vaya genial el día y que te vez en cuando te digan cosas buenas, ¡nos vemos!”

3.  Nos permite conocer a personas que tienen grandes virtudes no visibles a simple vista y justificar nuestro interés hacia ellos de forma gradual y natural.

Para los lectores que hayáis leído literatura sobre seducción, entenderéis que esta herramienta está muy en línea con el estilo que se identificó con el director de Egoland, Luis Tejedor. El llamado “directo examinador”.

Por último, un aviso para seductores superficiales. Como he dicho otras veces, recomiendo esta fórmula como una forma real y genuina de crear una oportunidad para encontrar un motivo por el que merece la pena conocer a alguien sin dejar de ser exigente. No como un modo superficial de decirle a alguien lo que quiere oír.

Hay muchas personas que desconfían de cualquier halago, por culpa de la cantidad enorme de personas que por simple facilidad de palabra dicen cosas que en realidad no sienten. No seamos una más de esas personas, por favor. Con la sensibilidad y la honestidad adecuada tenemos mucho que ofrecer y mucho que descubrir en los demás.

Si quieres aprender mucho más sobre estos temas, no dejes de consultar nuestros próximos talleres y conferencias

 

Abresos

Javier Santoro

 

PD: Recuerda que tus comentarios enriquecen este artículo, y que iré respondiendo a todo comentario o pregunta. Si decides compartir este artículo, gracias de antemano por hacer algo tan halagador como es difundir mi trabajo. Si lo haces, ¡no olvides decírmelo si nos vemos en persona para que te de un abrazo!

 

Facebook: Javier Santoro Egoland

The following two tabs change content below.

Javier Santoro

De Valencia pero viajero, licenciado en Sociología y Ciencias Políticas. Mis palabras favoritas son: extravagante, amable, paradójico, curioso y retozar.
17 comentarios
  1. Ángel Luna
    Ángel Luna Dice:

    Me ha encantado el artículo, Javier.

    Para personas que son algo tímidas les viene genial lo que expones, porque en la interacción, dejas sobre la otra persona la responsabilidad de mostrarse sociable y a la vez, continúe la interacción.

    Es muy difícil que la otra persona te rechace cuando actúas con sinceridad, para que el interés lo genere esa persona en ti y así, no te va a percibir como un individuo del que debe alejarse.

    El domingo me mostré de ésta forma con una chica que trabaja en un bar y acabé con una paella invitada por ella.

    No estés predispuesto a agradar. La predisposición es lo que refleja en la otra persona lo que generas en ella.

    Gracias, Javier.

    Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      Gracias por el comentario, me alegra especialmente la anécdota de la paella! Un saludo Ángel y también gracias por la fidelidad con la que sigues nuestro trabajo.

      Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      Cualquier pregunta que tengas al respecto no dudes en plantearla. Cuanta más información mejor para tomar la decisión de apuntarte o no a un taller. Un saludo!

      Responder
  2. Conquista Tus Miedos
    Conquista Tus Miedos Dice:

    Genial Javi, como siempre.
    Justo ayer, con unas cervezas, me preguntaban unos amigos por pasos para ligar más.
    Ante esa pregunta, siempre respondo lo mismo: lo que importa es el para qué lo haces.
    Y hoy publicas este articulazo que define de una forma muy precisa esa visión tan agradable y generosa que tienes de entender la seducción.
    Leerte siempre es un soplo de aire fresco con olor a margaritas (vete a saber qué le pasa a mi sinestesia) entre tanta mierda como hay en el tema de la seducción.
    Una vez más, gracias y enhorabuena.

    Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      jajaj como siempre un placer leerte! (y verte bailarín!). Sé que has leído mucho y no cualquier cosa te vale así que me halaga que te gusten mis ideas. Está a punto de publicarse un artículo que espero te guste. Un saludo!

      Responder
  3. Sebastián Ramírez
    Sebastián Ramírez Dice:

    Hola Javier,

    Qué lindo artículo. Me sentí identificado al inicio con la persona sin iniciativa y que busca ser la causa por no querer resultar superficial. Luego de leer el artículo me emocionó encontrar esos pensamientos y argumentos tan nobles. Siempre pensé que tal vez no tener tantos amigos podría ser culpa de mi timidez o simplemente no había mucho para conocer. Realmente me doy cuenta que me estoy perdiendo una parte importante en mi vida solo por no tener iniciativa.

    Me tomo el tiempo para escribirte y agradecerte. Qué lindo artículo, me cambió la percepción y prometo seguir estos pasos. Algún día volveré a escribirte contándote cómo fue esta experiencia.

    Feliz día.

    Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      Hola Sebastián, disculpa por el retraso al responder. Gracias a ti por un mensaje que me hace sentir útil y conectado con un buen lector como tú. Estaré encantado de leerte en el futuro. Abrazo enorme!

      Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] 5| Vas a poder profundizar y examinar a la otra persona. A mi, particularmente, me gustan las chicas creativas y con iniciativa. Y de este modo podré ver en su respuesta, si ella encaja en mis gustos. Porque tan importante es tener iniciativa, como ser exigente. Esto lo abordamos en el artículo “Dos pasos para conocer a la persona que te atrae” […]

  2. […] nosotros mismos. Para empezar a ganar habilidades podéis leeros este artículo donde encontraréis dos pasos para seducir a la persona que te atrae. Para el segundo punto, tendremos que desarrollar habilidades y recursos que nos permitan resultar […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *