Artículos para aprender a ligar más y mejor

Cómo saber si le gusto – Los secretos del lenguaje corporal

Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere…

¿Habéis deshojado una margarita con este ritual alguna vez?

Un aspecto principal por el que el ser humano ha dedicado tanta energía, risas y alguna que otra lágrima en el amor y sus consecuencias, es: cómo saber si le gusto, y se le ha dedicado tanto precisamente por la incertidumbre que conlleva.

[toc]

Ponemos nuestras emociones en el juego de la seducción y las relaciones, un juego cambiante, interpretable y preparado para que las personas adecuadas inventen sus propias normas.

Si te preguntas cómo saber si le gusto por si acaso no tienes margaritas a mano, en el presente artículo procuraré conjugar experiencia y ciencia para identificar qué factores son clave para poder saber si le gusto a esa persona que no sale de mi cabeza.

Además, al final del artículo te regalaré una lista práctica de las preguntas que indican que le gustas, para que la tengas siempre a mano y puedas comprobar a quien gustas en todo momento.

7 Reglas a tener en cuenta para saber si le gustas

Antes de ponerte a interpretar y a preguntarte cómo saber si le gusto, es importante que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

Primera regla

La seducción a veces es polar, y a veces un continuum. ¿A qué me refiero? A que cierto es que hay atracciones inmediatas que duran una estación de metro, como que hay parejas con diez maravillosos años a sus espaldas que jamás se imaginaron juntos, porque ella o él al principio ni se fijaba en el otro.

O incluso, ni le gustaba. Así pues, no es cierto que si desde el principio no gustamos a alguien no podamos gustar más adelante. La seducción a veces se encuentra con casos de on/off, pero donde verdaderamente hace sus méritos es en esos casos donde hay que hacer sonreír, hay que emocionar, hay que provocar admiración… hay que seducir.

En el siguiente vídeo escuchamos a Egoland hablándonos de las señales de predisposición, para saber cómo saber si le gusto.

Es cierto que si existe atracción desde el principio las probabilidades de éxito son mayores, pero que no siempre es así, también lo es. Esta noticia invita a la esperanza, con el doble filo que ello supone, porque la esperanza da alegría a unos, pero mantiene a muchas personas tristes ante el anhelo de que la otra persona la ame.

Este principio opera en dos direcciones: también conocemos casos de personas que al principio les gustaba mucho alguien, y bien progresivamente o bien de repente les dejó de gustar.

Algo que en el pasado ha sido muy naturalizado hasta el punto de no ser un motivo para que una relación se rompa, pero que ya no resulta así en el panorama actual de relaciones líquidas donde hombres y mujeres están abandonando y emprendiendo más relaciones que nunca sea cual sea su edad.

Ten en cuenta este principio cuando leas el resto del artículo. Pues a pesar del título «cómo saber si le gustas», las señales de las que vamos a hablar pueden representar muy distintos grados: le gustas, tiene curiosidad por ti, le llamas la atención, le gustas mucho, quiere escapar contigo a las Islas Caimán…

Segunda regla

Lo segundo que debes tener en cuenta, es algo que ya habrás leído si conoces literatura acerca del “lenguaje corporal”. Y es que no debes interpretar señales en solitario, sino en conjunto.

El hecho de que esa persona con la que te citas se toque el pelo, puede no significar nada. Pero si se toca el pelo, te mira varias veces sin querer la boca, y cuando ha salido del baño va más peinado/a que cuando entró, sí es probable que esa persona tenga interés en querer estar atractivo para nosotros.

¿Cómo saber si le gusto? Interpreta las señales de forma coral, no individualizada.

[bctt tweet=»La incertidumbre es un elemento intrínseco en la seducción. — Javier Santoro» username=»»]

Tercera regla

Como hemos dicho, la incertidumbre es un elemento intrínseco en la seducción.

Por lo tanto, muchas veces tendré que actuar a pesar de no estar completamente seguros de saber si le gusto, porque si no, puedo perder muchas oportunidades. Si sólo actuáramos cuando podemos garantizar reciprocidad o correspondencia, nadie actuaría.

Nada sucedería entre dos personas. Las relaciones, los amores, las grandes historias… suceden porque alguien se atrevió a actuar aunque no tenía garantizada la reciprocidad. De esto hablamos en el artículo «3 miedos que te impiden seducir».

Cuarta regla

No vas a gustarle a todo el mundo. Lo siento. La vida no es un concurso de popularidad.

Y si intentas gustar a todo el mundo, terminarás traicionándote y no gustando a la persona más importante a la que tienes que gustar: tú mismo.

saber-si-le-gustas

Quinta regla

Una persona puede tener interés por no mostrar que le gustas. Te preguntas cómo saber si le gusto y con las señales que aquí detallaremos podrás identificarlo con mayor certeza, pero no olvides que muchas personas pueden tener miedo de mostrar su atracción. O incluso puede tener interés por ocultar que le gusta alguien.

¿Por qué? Entre otras cosas:

  1. Por miedo a ser juzgado. El mundo está lleno de hombres que al mostrar su interés por alguien recibieron un comentario despectivo de alguien que les dijo “a ti te gustan todas”, y de mujeres que ante algo similar alguien les dijo “eres fácil” -o cosas peores-. Por desgracia este tipo de comentarios generan una resistencia social que va calando hasta generar miedo a expresar libremente nuestro interés por alguien.
  2. Por miedo a no ser correspondido/a, y posiblemente salir herido/a. Le seducción, como proceso vital que es, nos expone a la alegría al mismo tiempo que al sufrimiento.
  3. Por miedo a ser malinterpretado. Quizá quieres expresar de algún modo que te apetece conocer a alguien, pero no estás seguro de que te vaya a provocar atracción. Porque si al final esa persona no te gusta, no quieres hacer daño. Así que restringes tus muestras de interés por miedo a que la otra persona malinterprete tus intenciones.

Sexta regla

No confundas no tener interés, con no tener habilidad social.

En ocasiones me encuentro con alumnos que tras haber hecho un taller de conversación brillante porque querían aprender a mantener una conversación más interesante y estimulante, están hablando con una chica y si a ella no se le ocurre qué preguntar, asumen que ella no está interesada en ellos.

Olvidan que hace nada ellos mismos se quedaban en blanco sin que se les ocurriese qué decir. Así que junto al punto anterior, ya sabes dos motivos por los que las personas, aunque lo deseen, pueden no mostrar que les gustas: miedos y falta de habilidad social.

Séptima regla

Si tienes iniciativa en seducción, a veces tendrás que conquistar castillos, y a veces valdrá con que tiendas un puente.

¿Qué quiero decir? Si sigues nuestro trabajo, nuestros talleres o has leído nuestros libros, sabrás que la seducción es un mundo y que hay multitud de herramientas que puedes utilizar para aumentar la probabilidad de gustar a esa persona que te atrae.

Pero en ocasiones a esa persona le interesarás inmediatamente, aunque sea para conoceros un poco, y sólo tendrás que tender un puente.

[bctt tweet=»No confundas no tener interés, con no tener habilidad social. — Javier Santoro» username=»»]

Mira el siguiente ejemplo:

Águeda -una futura profesora con buen gusto para vestir- ve pasar a un chico y piensa algo sobre él. Eso que piensa es bonito, y ella se alegra de haberlo pensado al mirarle. Como ha leído mi “21 Claves para Seducir de día”, gestiona sus nervios y se acerca brevemente para hacerle sonreír:

Disculpa, me he acercado porque al verte he pensado que llevas una mirada distraída al andar, y una sonrisa mirando las fachadas, que realmente es encantadora. Lo suficiente como para pensar que vale la pena que una desconocida te pare para decírtelo”

Él primero se sorprende, luego sonríe. Le da las gracias efusivamente. Y Águeda con tan poca información sobre él no sabe si él le gusta, así que no quiere hacer grandes esfuerzos de seducción, pero a la vez tiene algo de curiosidad y no quiere perder una oportunidad de al menos tomar un café en caso de que él también quiera. Así que tiende un puente:

Bueno, pues sólo era eso. Y ahora podemos dejarlo aquí y habrá sido genial. A no ser que a ti te llamen la atención las chicas que se atreven a comunicar las cosas buenas y que están en proyecto de ser profesoras. En ese caso igual deberíamos darnos el contacto y hacer algo tan civilizado como tomar algo próximamente”.

Si el chico tiene predisposición, agradecerá que Águeda haya tendido ese puente, lo cruzará, y una nueva historia entre dos personas dará comienzo, con lo poco o mucho que ello pueda significar.

Ahora sí, teniendo todo lo anterior en cuenta, podemos pasar a describir qué aspectos nos enseña la ciencia y la experiencia que nos indican que gustamos a una persona.

Cómo saber si le gusto – 9 señales comprobadas

A continuación os enseñaré 10 señales comprobadas científicamente respecto al lenguaje corporal para que descubras cómo saber si le gustas.

Estas claves y algunas otras te las puedes encontrar también más desarrolladas en nuestro libro estrella, Seductor.

comprar libro seductor

1 | Se dilatan las pupilas 

La midriasis o dilatación de pupilas, además de ser una reacción natural ante la falta de luz, es una reacción ante los estímulos de atracción y sexuales.

Este efecto fisiológico no sólo ocurre cuando nos atrae una persona sino ante aquello que a lo que pretendemos prestar mucho interés porque nos provoca atracción. Es una de las señales más difíciles de percibir, ya que hay que estar próximos y tener una referencia del tamaño normal de sus pupilas habitualmente.

cómo saber si le gusto

Pero incluso de forma inconsciente, este estudio sobre pupilometría mostró que de forma inconsciente las mujeres que buscan relaciones estables escogían hombres con tamaños de pupilas medios -presumiblemente porque un tamaño amplio subcomunicaría promiscuidad- y sin embargo mujeres a las que les gustaban las relaciones sin compromiso se fijaban en hombres con pupilas grandes.

Precisamente porque no resulta una señal obvia y es inconsciente, es una señal muy interesante.

En este otro interesante estudio los psicólogos Bruno Laeng et al. analizaron los cambios en las pupilas de catorce mujeres que observaban distintas imágenes.

Se analizaron las relaciones entre tres variables: dilatación de pupilas, fase del ciclo menstrual, y estímulo al que se les exponía (actores y actrices favoritos, su novio, famosos…) y la investigación reveló una ampliación muy significativa de la pupila especialmente cuando las mujeres se encontraban en su periodo ovulatorio (fértil) y se les exponía ante actores favoritos y sobretodo, ante sus parejas.

Puedes ver el gráfico en este artículo sobre óptica en español.

2 | Te imita

La admiración es uno de los ingredientes más potentes de la atracción.

Si su forma de bromear comienza a estar en sintonía con la tuya, si su cuerpo adopta posiciones similares a las tuyas, es probable que sienta atracción hacia ti. Por cierto, este principio es bilateral: este artículo muestra que de forma inconsciente sentimos agrado hacia persona que nos imitan.

saber-si-le-gusto

Ojo, siempre y cuando no seamos conscientes de ello, ya que sino se puede interpretar como una burla. Os aviso antes de que os pongáis a jugar al mimo en vuestra propia cita.

En uno de los experimentos el estudio era citar a distintos participantes a los que se le invitaba a comentar unas imágenes a tres profesores. A la mitad de los participantes uno de los profesores les imitaba -de forma disimulada-. Posteriormente al profesor se le caían unos lápices.

Se observó una correlación positiva entre los alumnos que ayudaban a recoger y los que habían sido imitados.

Podéis adoptar posiciones similares a la persona con la que habláis algo después de que las adopte ella… ¿y sabéis qué? Puede que de hecho ya lo estéis haciendo sin ser conscientes.

3 | Su cuerpo apunta o se inclina hacia ti

¿Cuando está sentado/a enfoca su torso hacia ti?

¿Vas conduciendo y ella/él tiene las rodilla hacia ti o su cuerpo más cerca tuyo que de la puerta?

saber si le gusto

Esa es una señal inconsciente y útil para saber si le gustas. La antropóloga de la universidad de Rutgers Helen Fisher considera que en tan solo un segundo nuestro cuerpo sabe si sentimos atracción o no por otra persona.

Desde un punto de vista evolutivo, se considera que posiciones abiertas y que apuntan hacia otros subcomunican “estoy abierto”, “soy inofensivo”, “estoy interesado”…

4 | Sus pies apuntan hacia ti

Este indicador se basa en el mismo principio que el anterior, pero a veces es incluso más potente. Queramos o no, nuestro cuerpo genera señales (sudor, inclinaciones, ruborizaciones…).

Información que sumada a la que genera nuestra mente, supone un volumen que al cien por cien es imposible controlar por nuestra mente consciente. Esto tiene dos consecuencias: en primer lugar, lo comunicado verbalmente puede entrar en contradicción con lo que nuestro cuerpo comunica.

Y en segundo, las partes de nuestro cuerpo más alejadas de nuestras áreas de control en ocasiones son las que comunican de forma más fidedigna cómo nos sentimos. Si te interesa este punto, aquí tienes un artículo desarrollando “Lo que nuestros pies y piernas dicen de nosotros”.

5 | Te mira a menudo

En primer lugar, a través de nuestra mirada podemos examinar, y decidir por tanto si la persona que tenemos ante nosotros nos gusta.

Se trata de una decisión superficial, por supuesto, pero de un calado nada despreciable, ya que a través de la mirada nuestro cerebro capta las fluctuaciones asimétricas e inconscientemente decide si esa persona está sana y es potencialmente alguien con quien nuestros genes estarían a salvo al reproducirnos.

En segundo lugar, a través de nuestros sentidos examinamos, sentimos, nos emocionamos, se activan nuestros deseos… y la mirada resulta de todos los cinco sentidos, aquel que permite captar esos objetos de deseo desde una distancia aceptada socialmente.

[bctt tweet=»Pensar es más interesante que saber, pero menos interesante que mirar. — Johann Wolfgang Goethe» username=»»]

Es decir, también queremos escuchar, oler o tocar aquello que nos provoca atracción, pero la confianza no siempre lo permite. Por ello en ocasiones toda nuestro deseo recae bajo el sentido de la vista: tenemos la necesidad de mirar aquello que nos gusta.

Y repetimos, y apartamos la mirada, y volvemos a mirar, en una dialéctica entre lo que nuestros deseos piden y lo que las normas sociales y de cortesía nos imponen (sabemos que mirar fijamente a alguien provoca incomodad y es poco adecuado).

De lo que nos gusta, queremos más, así si te preguntas cómo saber si le gusto, que el cruce habitual de miradas, junto al apartarla tras unos segundos, es una de las señales clásicas por las que intuimos que gustamos.

Si quieres indagar en ello, en esté artículo Monica M. Moore expresa que desde la perspectiva de la psicología evolucionista se observa que las mujeres usan estrategias indirectas para captar la atención de sus parejas.

Esta psicóloga se fijó en que buena parte de las expresiones faciales y gestos que muestran las adolescentes cuando les atrae un compañero se mantienen en la madurez, si bien en una versión más refinada. También te puede interesar este libro acerca de por qué nos gusta lo que nos gusta.

6 | Sonríe y ladea la cabeza

Fue el etólogo Irenäus Eibl-Eibesfeldt quien obtuvo un gran reconocimiento por ser uno de los investigadores que estudió la conducta desde el punto de vista filogenético, esto es, estableciendo qué comportamientos y expresiones son consecuencia de la educación y cultura del ser humano y cuáles forman parte de nuestra identidad global como especie.

Si bien estas aproximaciones se han encontrado con detractores, Eibesfelt observó que tanto las mujeres de las tribus africanas que estudió en los años 60, como las mujeres estadounidenses realizaban inclinaban y sonreían levemente como señal de agrado inconsciente.

[bctt tweet=»La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz. — Proverbio escocés» username=»»]

Si las analizas en conjunto, tal como hemos recomendado al principio del artículo, esta es una interesante señal para dar algo de luz a la cuestión que nos ocupa: cómo saber si le gusto.

Si quieres saber más sobre los estudios de Irenäus Eibl-Eibesfeldt puedes leer este artículo y esta entrevista traducida al castellano.

7 | Es recíproca

Ya hemos comentado que en ocasiones las personas no tienen habilidad social o tienen miedos que les impiden mostrar su interés.

Teniendo en cuenta esto, podemos afirmar que observar la reciprocidad ante nuestros actos, emociones y conversación es un modo muy certero de saber si le gusto a ese chico o chica en el que tanto pienso.

  • ¿Responde a nuestras preguntas brevemente y se calla o lo hace de forma extendida y nos devuelve la pregunta?
  • ¿Nos devuelve los halagos?
  • ¿Tiene curiosidad por nosotros?
  • ¿Propone planes tal y como los proponemos nosotros?

De hecho, sin intercambio (de información, de emociones…) no es posible seducir.

banner-seducirdia

La reciprocidad en la comunicación es un camino natural hacia la intimidad que dos personas que se gustan van generando. Este artículo de la Social Issues Research Centre indaga en este y otros aspectos que las ciencias sociales nos dicen acerca de cómo ligar y cómo saber si le gusto.

Por cierto, existen formas para reforzar su iniciativa como por ejemplo:

  1. Retar: “Marcos, te voy a dejar mi teléfono pero te propongo algo. Ya que he sido yo quien me he acercado y quien te estoy dando el teléfono, ahora quiero ver qué me escribes y qué me propones. Así veo cómo vas de iniciativa, lo cual es algo importante para mi en un chico”.
  2. Herramienta “me gustarías más sí”: “Me rió mucho contigo y me parece muy dulce ver que te da un poco de vergüenza cuando digo cosas buenas de ti, pero que sepas que valoraré mucho si veo que tú también me dices las cosas buenas que te gustan de mi”.

Si quieres conocer más aspectos acerca de la reciprocidad en la seducción no te pierdas este artículo de nuestro compañero Pau Navarro:

8 | Bromea contigo “fastidiando” como cuando erais pequeños

¿Recuerdas cuando tirabas del pelo de esa chica que te gustaba en el cole?

¿O cuando le pintabas una raya con el boli al compañero que te atraía?

Los adultos seguimos mostrando nuestro interés por alguien en forma de bromas que procuran ser una llamada de atención. Ese tipo de juego conjuga humor con atención, por lo que resultan una forma socialmente adecuada para dejar salir nuestra atracción por alguien.

Cuidado porque tal y como ocurría en el colegio, en exceso puede molestar y generar el efecto contrario a lo que se pretende.

Sobre este aspecto también se habla en el artículo que hemos mencionado de Monica M. Moore.

como saber si le gusto

9 | Compara su comportamiento contigo con su comportamiento con los demás 

El contraste es una de los recursos más irrefutables para obtener conocimiento.

Precisamente porque cada persona es compleja y es arriesgado sacar conclusiones sin contextualizar, es útil que nos fijemos si ese chico o chica que nos interesa es afectivo con todo el mundo o particularmente con nosotros, si comunica halagos como parte de su personalidad o si ante nosotros muestra una extroversión poco habitual.

En otras palabras, si le gustamos a alguien se comportará de forma especial, y para saber si se comporta de forma especial, debemos fijarnos cómo suele hacerlo de forma general.

27 preguntas que indican que le gustas

Además de las descritas, nuestros actos están impregnados de señales que dejan entrever nuestra atracción por alguien. A través de la literatura, la experiencia y el sentido común aprendemos cuestiones que nos podemos preguntar para saber si le gusto.

Si tu respuesta a las siguientes preguntas es “sí”, es más probable que le gustes. Cómo verás, algunas son de sentido común:

#1 ¿Es caballeroso contigo? ¿Tiene detalles?

Esta pregunta está enlazada con el deseo de cuidar y hacer sentir especial a la persona que nos atrae.

#2 ¿Se olvida de atender el móvil cuando está contigo?

A las personas que nos gustan deseamos dedicarles nuestra atención.

#3 ¿Viste mejor cuando está contigo?

Si una persona me atrae, quiero que me vea atractivo/a.

#4 ¿Dirige la conversación hacia tus intereses?

Por tratar de agradar y para interesarse por nosotros.

#5 ¿Comparte contigo sus alegrías así como sus preocupaciones?

La persona a la que atraigamos procurará compartir los aspectos que le hacen feliz, ya que es felices como resultamos más atractivos.

#6 ¿Te habla a menudo por redes sociales o whatsapp?

El deseo de atención es una consecuencia lógica de gustar.

#7 ¿Cuando le preguntas por un tema, se extiende?

Por deseo de mantener las interacciones y por interés en mostrar los aspectos más atractivos de uno mismo/a.

#8 ¿Le interesa tu opinión?

La admiración es uno de los ingredientes del deseo, además de que invita a hacer sentir importante.

#9 ¿Te sonríe más que al resto?

Como hemos visto más arriba es una señal programada biológicamente en el cortejo humano.

#10 ¿Recuerda vuestras anteriores conversaciones?

Como consecuencia de considerarte una persona a la que le importas.

#11 ¿Te hace cumplidos?

Los cumplidos sirven para hacer sentir bien al otro, por un lado, y para justificar su interés hacia nosotros, por otro.

#12 ¿Te toca?

Consecuencia natural del deseo de sentirnos.

#13 ¿Cuando estáis cerca a veces desvía brevemente su mirada hacia tu boca?

Como subcomunicación consciente o inconsciente de deseo.

#14 Cuando estáis en grupo, ¿procura tener conversaciones o momentos contigo a solas?

En los comportamientos grupales observamos el contraste del que hemos hablado en la anterior sección.

#15 ¿Busca sorprenderte?

Por el deseo de llamar la atención y hacer sentir especial.

#16 ¿Si le invitas a salir con amigos, se une?

Como consecuencia de su deseo de pasar tiempo con nosotros y querer formar parte de nuestro círculo.

#17 ¿Te pregunta por tus cosas favoritas?

Una muestra de interés resultado del deseo de conocer mejor a aquella persona que se desea.

#18 ¿Presume de aspectos en los que es bueno/a? (saber cocinar, conocer sitios…).

Desde los tres años, cuando decimos “mamá mira lo que hago”, nos preocupa el reconocimiento social. Pues bien, de la persona que nos gusta, nos preocupa aun más, ¿o acaso no nos alegramos especialmente si entre todos los “me gusta” que tiene nuestra última publicación en facebook está el nombre de esa chica o chico que nos gusta?

#19 ¿Te habla de contactos o amigos suyos indicando que son personas importantes?

En línea con lo expresado anteriormente: deseo de reconocimiento social.

#20 ¿Se pone nervioso/a y sonríe cuando se encuentra contigo?

Consecuencia del interés por aprovechar las oportunidades que supone encontrarse con nosotros y mostrar su lado más positivo.

#21 ¿Si rechaza un plan, da explicaciones y propone alternativas?

No queremos que la persona que nos gusta interprete que la rechazamos.

#22 ¿Contigo parece más extrovertido/a que con la mayoría?

Ante la chica o chico adecuado, luchamos contra aquellos aspectos de nuestra personalidad que deseamos cambiar.

#23 ¿Da explicaciones si cuando os veis va poco peinado/a, o mal vestido?

Queremos que la persona que nos gusta interprete que si no estamos atractivos, es una excepción y no la norma.

#24 ¿Se levanta para ir al baño, cuando vuelve percibes que está mejor peinado, que se ha maquillado, o en definitiva que se ha preocupado por su imagen?

Deseo de mostrar nuestro atractivo.

#25 ¿Procura frecuentar el lugar o área por donde tú estás?

Nos gusta alguien y sabemos que eso solo puede llevarse a cabo ante la posibilidad práctica de compartir espacio y tiempo.

#26 ¿Procura enviarte fotos en las cuales sale atractivo/a?

Una vez más, el deseo de ser percibidos del modo más atractivo posible ante esa persona que nos importa.

#27 Si lleva algún complemento, como un bolso o una chaqueta en el brazo, procura que no esté en medio de ambos?

El lenguaje no verbal comunica “no quiero nada que se interponga entre nosotros”.

Le gusto. Y ahora, ¿qué?

Ahora ya sabes que es completamente natural que dudes y te preguntes cómo saber si le gusto a ese camarero de sonrisa deslumbrante o a esa vecina que se toca el pelo siempre que coincidís en el ascensor.

Si quieres aplicar todavía de manera más práctica lo aprendido en el artículo, aquí a la izquierda te regalo una lista práctica de las preguntas que te ayudarán a cómo saber si le gustas para que tengas siempre a mano y puedas acudir a ella cuando la necesites.

DESCÁRGATE-lista

 

 

 

 

 

 

 

Insisto de nuevo en que no pretendas corroborar la mayoría de las señales aquí descritas para llegar a la conclusión sobre si le gustas o no. De hecho, te darás cuenta que si alguien cumpliese contigo el 75% de los comportamientos aquí descritos no estaríamos hablando de cómo saber si le gusto sino de “como confirmar que me acosa”.

Relativiza, asume en la seducción siempre hay un alto grado de incertidumbre, analiza en conjunto, y saca conclusiones.

En cualquier caso, si sólo actúas cuando tengas certezas, puede que nunca actúes, y pierdas grandes oportunidades.

Si tras preguntarte como saber si le gusto te preguntas cómo gustarle, cómo empezar una relación con él/ella, cómo dar el paso para pedirle una cita… ya sabes que en Egoland Seducción estamos para ayudarte a seducir y sentirte bien seduciendo a través del ingente material gratuito que encontrarás en esta web.

Y si quieres mejorar seduciendo de una forma más profunda y personalizada, siempre puedes adquirir nuestros libros o venir a nuestros talleres. Si puedes, pregunta a personas que ya hayan aprendido con nosotros, seguro que te hablan del cariño, humor y profesionalidad con que trabajamos.

Contento de escribir,

Javier Santoro

PD: recuerda que tus comentarios enriquecen este artículo. Si decides compartirlo, gracias de antemano por hacer algo tan halagador como es difundir mi trabajo. No dudes que tanto si escribes como si compartes, me alegrarás.

Facebook: Javier Santoro Egoland

Te encantará la seducción de día: Ser la causa

Si entiendes este beneficio te encantará la seducción de día o cómo ser la causa, empecemos poco a poco:

consejos para seducir de díaHabían pasado meses desde que no veía a Cecilia. Yo voy poco por aquella ciudad, y ella suele estar ocupada trabajando para un equipo de fútbol como traductora y rechazando a altos empresarios que al visitar el club se interesan más por fotografiarse con ella y pedirle el número que por el deporte. Ella según me dijo temía que ya no nos reconociésemos, pero la identifiqué enseguida tras sus enormes gafas de sol y sus inolvidables piernas que con mucho gusto había dejado descubiertas.

La conversación fluía en el lobby de un hotel cercano. Nos reconocíamos de nuevo entre anécdotas y risas que igual hablaban de Unamuno que de Gran Hermano. Altas y bajas pasiones. De nuevo sentí el deseo de que Cecilia encuentre un hombre que advierta que su físico es sólo la punta de un iceberg que deslumbra unos atributos mucho más escasos que un perfecto físico: personalidad valiente, mirada profunda, sensibilidad para elegir las palabras…

 

Descubre el mejor taller de seducción para el verano:

Por motivos de agenda, ella y yo quedamos unas horas antes de que yo comenzase un taller. Cuando faltaban unos minutos para que yo recibiese a mis alumnos, Cecilia y yo intercambiamos las últimas frases antes de emplazamos a la hora de la cena.

Cecilia: ¿Y qué trabajarás hoy con los alumnos?

Javi: es taller de seducción de día, así que en resumen les enseñaré a sentirse libres para conocer a quien deseen conocer decidiendo ellos cuando desean hacerlo.

C: (ríe) ¿¿y se acercan a desconocidas??

J: si lo desean, sí.

C: yo no me atrevería. ¿Y no les rechazan?

J: Por supuesto que les rechazan. ¿A ti nunca te ha rechazado un chico?

C: (vuelve a reír) yo no sé lo que es eso.

J: eso es porque tú siempre habrás sido la consecuencia de la acción de otro, y no la causa.

Ahí está la cuestión, inestimable lector.

SER LA CAUSA, NO LA CONSECUENCIA APLICADO A SEDUCIR DE DÍA

Puedes esperar con fe a que sean los demás quienes te elijan. A ser la consecuencia de las decisiones de otros. De la vida de otros. En cuanto a la seducción se refiere, si eres mujer es probable que este sea tu comportamiento habitual, y que incluso pienses que es como debe ser . No soy quien para discutir quién debe tener la iniciativa en la seducción, pero sí veo a diario las consecuencias de una u otra conducta.

seducir de dia ser la causa

Ventajas y desventajas de ser la consecuencia

Si, al igual que Cecilia, no es habitual en ti tomar la iniciativa, tendrás al menos un beneficio que ella esgrimió con orgullo: en lo que a seducción se refiere, nunca te rechazarán (al principio). No sabrás lo que es que un chico con pinta de interesante por el que sientes curiosidad te diga que no tiene interés en conocerte. No sabrás lo que es que ese chico que se parece tanto al tipo de chicos que te gustan no te responda a los mensajes. En resumen, personas que apenas te conocen no te rechazarán. Enhorabuena.

Ahora bien, no estarás libres de rechazos. El rechazo de ese chico que se acercó a ti, y que tras conocerte y tener varias citas contigo perdió su interés por motivos que desconoces, seguirá existiendo. El rechazo de que tu pareja deje de sentir deseo por ti… no, de ese tampoco estarás a salvo. En resumen, personas que sí te conocen puede que te rechacen. Lo siento.

Ventajas y desventajas de ser la causa 

Por otro lado, si vas a ser la causa y vas desarrollar la capacidad para acercarte a conocer a aquella persona que te apetezca conocer, ves acostumbrándote a lo siguiente:

1. CAUSARÁS SITUACIONES CUYA CONSECUENCIA NO IMAGINAS y que posteriormente puedes agradecer toda tu vida. ¿A qué me refiero? A que esa chica con la que empiezas a hablar porque ambos estáis esperando el metro, luego se convierte en una amiga que te invita a las fiestas más interesantes de la ciudad. A que aquel chico al que solo paras para decirle el buen gusto que tiene para vestir, luego resulta ser quien te ayuda a entrar en ese trabajo que tanto deseas. O a que tengo un alumno que por acercarse a una chica terminó en Canadá tres meses conociendo a su familia. Me refiero a que el desconocido adecuado puede cambiarte la vida. A que nunca sabes qué geniales consecuencias tendrá tu causa. Y es que la vida funciona así: orígenes tremendamente frágiles pueden tener causas inimaginablemente sólidas.

2. TE CONOCERÁS MÁS A TI MISMO Y TE VOLVERÁS MÁS EXIGENTE. Comprenderás que tener la capacidad de tener iniciativa no te hace menos selectivo y exigente sino precisamente todo lo contrario. Precisamente como desarrollarás la capacidad de poder elegir a quién quieras conocer independientemente de la situación, irás dándote cuenta que para que una persona te provoque deseo no te basta con un físico atractivo. Verás como conoces personas físicamente muy atractivas que al minuto de conversación ya no te provocarán interés, y personas que a priori quizá no eran “tu tipo” pero que tras comprobar su dulzura o su buen humor sentirás el deseo de conocerla más. Descubrir estas sensaciones hará que te conozcas mejor a ti mismo y compruebes más allá de cuestiones superficiales qué es lo que te provoca interés y atracción en una persona.

3. DESARROLLARÁS LA SENSIBILIDAD SOCIAL. La sensibilidad social es ese sentido que se activa por ejemplo cuando alguien te habla demasiado cerca. No sabes por qué, pero sabes que no es adecuado. Resume un conjunto de habilidades encabezada por la observación, que te hace interpretar y disfrutar de forma más afinada las situaciones sociales. Al poner tu deseo de conocer a alguien por encima de si “es lo normal o no lo es”, empezarás a sentir cuándo debes actuar, cómo debes hablar, qué tono debes usar, qué distancias debes guardar… Hasta el punto de poder intuir, por ejemplo, si una persona tiene pareja solo por el modo como recibe un elogio.

4. TE RECHAZARÁN. Esto tiene toda la pinta de ser una desventaja, ¿verdad? Pues lo es. No nos gusta que nos rechacen. Pero no podrás disfrutar de las ventajas sin asumir también esta desventaja. Por otra parte, te hará bien asumirlo: ni a ti te gusta todo el mundo, ni tú le gustas a todo el mundo, ni necesitas gustar a todo el mundo. La vida no es un concurso de popularidad. Además, como explica mi compiamigo Pau en su taller “Ligar sin Miedos”, el rechazo rara vez es consecuencia de algo que dependa de ti. Así que si vas a ser la causa prepárate para esa chica que mira mal, para ese chico que pierde interés por ti, o para esa otra que te da el móvil pero luego no contesta. Con todo, comprobarás como estas desventajas palidecen cuando una mañana cualquiera desayunas en la cama con aquella persona dulce e interesante que tanto llamó tu atención, y piensas: “yo fui la causa”.

5. Primero temerás las situaciones incómodas. Después les perderás el miedo. Al final, AMARÁS LAS SITUACIONES QUE NO SALEN COMO HABÍAS PLANEADO. ¿A qué me refiero? A que si alguna vez has conocido a alguien y de forma natural has terminado acostándote con esa persona… está genial, pero probablemente si la relación no va más allá, un año después no estás hablando de ello con tus amigos (o amigas). Sin embargo, te pondré un ejemplo de lo que sucede con una historia que en absoluto sale como uno podría haber imaginado. Un conocido mío cuyo nombre empieza por J y acaba por Avier, se sorprendió de llevar un rato caminando tras una mujer que sin duda impresionaba. Daba largos pasos siendo la protagonista de la calle, destacaba por su vestido ajustado, su metro ochenta y unas largas piernas torneadas. Al pararse ambos en el semáforo, él aprovechó para reconocerle lo femenina que era a pesar de haberla visto solo por detrás. Pues bien, en sus facciones y el grave tono de voz se notaba que ella, que ahora se llamaba Tina, hace un par de años probablemente se llamaba Antonio. Nuestro protagonista y Tina no se hicieron novios precisamente, pero sí es cierto que él años después sigue riendo cuando recuerda la escena y sigue provocando sonrisas a los demás cuando cuenta la anécdota.

6. Muchas otras ventajas que te animo a que vayas comprobando y escribiendo en los comentarios.

 

consejos para seducir de día

Ebook que te ayudará a perder miedos para seducir de día

En definitiva, ser la causa te hará como mínimo más libre, más sensible y más sociable. Te hará enamorarte de las historias que crearás, tanto las románticas que recordarás en tu intimidad como las surrealistas con las que harás reír a tus amigos.

Es por ello que “ser la causa” es una de las 21 claves que explico en el libro “21 claves para seducir de día”.

<<“Ser la causa” es tomar las riendas de lo que quieres que pase en tu vida. Es actuar sabiendo que las consecuencias de hacerlo te puede llevar a vivir aventuras inolvidables. Es moverte con curiosidad en tu día a día y no dejar pasar oportunidades. Es sumergirte en un río de probabilidades, donde te van a suceder historias que no imaginas y no sucederán si no eres la causa. Así que decide: ¿quieres ser la causa, o la consecuencia?>>

Contento de escribir,

Javier Santoro

———————————————————————

PD: recuerda que tus comentarios enriquecen este artículo, y que todo comentario o pregunta la responderé aquí o en nuestro canal de Youtube Egolandswers  Y si a ti también te gustaría que las personas tenga más iniciativa y decides compartirlo, gracias de antemano por hacer algo tan halagador como es difundir mi trabajo.

El halago del no (I): Más devoción, menos obligación

¿Cómo hacer que en mis relaciones haya más devoción y menos obligación?

Me molesta que Cristina haya dejado de querer quedar conmigo. Me molesta que Eduardo no haya querido colaborar en el proyecto que le he propuesto. Me molesta que mi novio haya querido ir a ver el Ballet con sus amigotes en lugar de venir a ver jugar al Hércules. En definitiva, me molesta no obtener lo que deseo de los demás. Pero hay algo que me molestaría mucho más: que los demás me estuviesen dando lo que deseo, sin desearlo ellos tanto como yo. O peor aun, a disgusto. Por ejemplo:

Cristina ha quedado conmigo, pero creo que lo ha hecho porque si no, sabe que me hubiese enfadado.

Eduardo ha empezado a colaborar con mi proyecto, pero me temo que realmente no cree en él, que lo ha hecho porque es el hermano de mi mujer.

Paloma me ha dado su número, pero lo ha hecho por no herirme y no tiene intención ninguna de llamarme.

No nos gusta.

mejores relaciones sinceras amistadSalvo con las personas que realmente nos deben algo, nos gusta que los demás actúen hacia nosotros con libertad. No por compromiso, ni por no hacernos daño, ni por miedo a nuestras reacciones. Si no estás de acuerdo con esta afirmación, no lo estarás con el resto del artículo. Por favor, no me leas por compromiso.

¿Te gustaría estar dentro de las cabezas de los demás y saber si los demás realmente actúan hacia ti porque quieren? ¿Te gustaría saber si tu novio ha quedado hoy contigo porque le apetecía verte, y no simplemente porque hacía dos semanas que no os veíais y temía que te enfadaras? ¿O si esa chica te está escuchando porque le interesa lo que le dices, y no simplemente por educación?

Pues con un módico pago de 999,97 euros EgolandSeducción te dirá como hacerlo. Ve, corre, paga, y descárgate nuestro lector de mentes.

No amigo. No puedes. Nunca conocerás completamente la motivación del resto de seres humanos. Nunca sabrás si tu mujer tiene sexo contigo porque realmente le apetece y no porque hace un mes que no lo tenéis.

Aun así, ¿te gustaría que tus relaciones tuviesen más devoción, libertad, calidad y honestidad y menos miedo a no herir, a defraudar, a sufrir represalias o a fallar a un compromiso?

Si es así, te espero en la segunda parte del artículo…

 

PD: recuerda que tus comentarios enriquecen este artículo, y que todo comentario o pregunta la responderé aquí o en nuestro canal de Youtube Egolandswers. Y si decides compartirlo, gracias de antemano por hacer algo tan halagador como es difundir mi trabajo.

 

 

3 claves para evitar el rechazo siendo directo y natural (1/2)

¿Es bueno empezar a hablar con un/a desconocido/a de forma directa? ¿Vale la pena empezar exponiendo abiertamente nuestro interés?
Mi respuesta, sin lugar a dudas y por muchos motivos, es.

Sin embargo, el verdadero reto de la seducción empieza una vez hemos iniciado una conversación con la persona que nos atrae. Ahí es cuando empezaremos a conocernos y, quizás, a seducirnos. Por ello, cualquier forma que nos ayude a minimizar el rechazo inicial para que podamos empezar a mostrarnos y a pedir que esa persona se muestre, resultará muy útil.

¿Pero existe alguna manera de ser directos y naturales que incremente nuestras posibilidades de empezar conversaciones?

La respuesta también es sí. Tan sólo hay que entender como funciona nuestra mente y las expectativas que nos conformamos (¡como si fuera poco!) para descubrir 3 puntos clave. Aquí los tienes:

evitar-rechazo

1.  Rellena los huecos de información

Todo el mundo se imagina historias, y lo hacemos a una velocidad pasmosa. En centésimas de segundo. Pero por nuestra naturaleza creativa, tendemos a hacerlo con la información que tenemos disponible en ese momento. Y si no hay información suficiente entonces recurrimos a nuestras experiencias y conocimientos previos. Por lo tanto es clave que proporciones un qué, un porqué y un para qué en tu comunicación ya que si no lo haces, la persona con la que vayas a hablar se los inventará por ti. Y puede ser que la historia que se imagine no sea de tu agrado.

Por ese motivo, para no dar rienda suelta a su fantasía y dirigir de inicio sus pensamientos hacia tus intereses, es crucial que rellenes los huecos de información.

Pondré un ejemplo sencillo. Supón que una noche de copas te acercas a tu amigo o amiga y le dices lo siguiente:

 “Oye, ¿me dejas 20 euros?”

Como sólo le estás dando el qué (quiero dinero), él (o ella) se imaginará el por qué y el para qué de inmediato. Puede pensar que tienes serias dificultades económicas y que tu cuenta está a cero, o que eres un vago porque que en el fondo no te apetece ir al cajero, o que quieres invitar a la persona que acabas de conocer y te falta dinero para su copa. Hay miles de posibilidades que dejas fuera de tu control. Para controlarlas, rellena la información que falta.

“Oye, ¿me dejas 20 euros porque me he quedado sin dinero para una última copa y salir a estas horas al cajero me parece algo peligroso? Te los devolveré la semana que viene.”

Estás dando motivos y razones y eso es enormemente persuasivo. Muy de sentido común, pero ya conoces el refrán.

Decenas de veces he visto alumnos de nuestros talleres conseguir sentarse con grupos de chicas que estaban tomando algo simplemente rellenando los huecos de información. Fíjate en la diferencia:

Lo que hacían inicialmente (sin completar la información): “Hola, ¿podemos sentarnos con vosotras?”

Rellenando los huecos de información: “Hola, estamos esperando nuestros amigos pero os hemos visto tan sonrientes que nos ha parecido una buena idea venir a hablar con vosotras, a ver si juntos nos reímos más que por separado”

Difícilmente rechazable, ¿no crees?

Aquí te dejo el video en el que hablo de esto, y esta semana tendrás bien explicadas las otras dos claves de la segunda parte de este artículo

[button color=»red» link=»https://www.egolandseduccion.com/3-claves-para-evitar-el-rechazo-siendo-directo-y-natural-22/» size=»medium» target=»_blank» font=»georgia» textcolor=»#FFFFFF» bgcolor=»#500752″ align=»center»]3 Claves para no ser rechazado (II)[/button]

Mantener el marco de acero…ser asertivos

En el año 2008,di mi primer taller de Marco de Acero. Lo creé como el primer taller de en España.¡ Qué tiempos aquellos!

Pues bien, una vez uno se pone a estudiar se da cuenta de que lo único que hacía es ser asertivo porque creía en lo que decía. Y una vez más esto no es para los hombres sino para hombres y mujeres. SER ASERTIVO y es no ceder al inclumplimiento de tus derechos legítimos y decir claramente lo que quieres y lo que te mereces. Plantearlo bien planteado y sin atacar a nadie supone ser honesto y además resultas atractivo. Carismático.

“Es que las mujeres son extraterrestres y están hechas de una mezcla de materiales radioactivos porque sus genes… bla bla bla…”.

«Es que los hombres, bla bla bla…

A todos nos atraen las personas que demuestran tener personalidad. Y a ver quién es el guapo que me lo niega. Nos pasa entre hombres y por supuesto entre las mujeres. Y cuando nos cruzamos por el camino hombres y mujeres nos impactamos cuando aparece la asertividad.

 Y ESO MOLA.

Ante los conflictos siempre mola ser asertivo. Mucho que más que parecer que lo eres o que sentenciar cosas como si supieses de qué va la vida. Si hacemos eso es cuando parecemos unos capullos, arrogantes, prentenciosos, narcisista y sobre todo débiles. ¿Os dais cuenta de lo débiles que son la gente que no quiere parecerlo, verdad?

En definitiva como ante un conflicto como planteamos nuestro mensaje de una forma asertiva.

PASOS CUANDO ALGUIEN ACTÚA DE UNA FORMA INJUSTA CON NOSOTROS… Una chica muy subidita de tono, una amante que deja de cogernos las llamadas, un chico que se empeña en tontear con el resto de nuestras amigas, o ese novio que desaparece los findes de semana.

 1º Informamos que la conducta de la otra persona nos resulta incómoda. Nos hace sentir algo negativo.

No afirmamos que lo que hace está mal, pues la estamos atacando y tenderá a defenderse.

Lo que estás haciendo me está haciendo sentirme poco respetado, o poco valorado.

2º Le orientamos y le decimos como nos gustaría que hiciera las cosas para hacernos sentir bien.       

Efectívamente, estamos hablando de la herramienta “me gustarías más si…”.

Podrías no coquetear con mis amigas estando conmigo porque estoy seguro de que a ti no te gustaría que yo lo hiciera contigo.

Podrías sonreírme cuando te hablo, porque aunque seas una chica atractiva me lo resultarías más si no estuvieras tan pendiente de parecerlo.

3º Si persiste en su actitud le informamos de las consecuencias que va a tener en nosotros.

“Si sigues en esa actitud voy a dejar de verte tan atractivo y no voy a considerarte alguien fiable con quien salir con mis amigas”.

“Si sigues con esa actitud voy a pensar que por muy atractiva que seas, en realidad tienes algún complejo que te obliga a no ser agradable, y desde luego voy a perder el interés en ti”

 

Como podéis comprobar esto no es algo exclusivo de hombres a mujeres, sino una habilidad que nos hace poderosos, libres y sobre todo nos ayuda a resultar carismáticos, y por ende atractivos.

La vida es vida cuando la diseñamos nosotros. Y las relaciones que podemos tener dependen en gran medida de cómo orientemos a los demás para resultarnos más atractivos.

PSICOLOGÍA HETEROSOCIAL, CHICAS Y CHICOS, CHICOS Y CHICAS…

Asertividad y menos rollos…

Siempre vuestro, egoh.

 

Seducción músical (I) por Yago Bader

La luz de la luna me baña.  Ella esta ahí, rodeada de sudor y de locura. Me espera, aunque todavía no lo sepa.
Aprieto el botón y empieza a sonar la música, me tiemblan las manos, se me seca la boca, noto la brisa en la cara, tengo miedo…
Estoy listo.
Me acerco…

La canción es perfecta.

yago+seducción+musical

La música es la seducción definitiva, es un conjunto de sonidos y silencios que, en base a la melodía que conforman y a la armonía que posee desprende belleza.  

La música es un arte. Sabemos que toda buena obra de arte requiere de un artista y este a su vez requiere un instrumento para poder expresar su creatividad.  

Pueden ser pinceles, lápiz y cuaderno, una cámara, un micrófono, una guitarra, etc.
El instrumento es indispensable y un elemento previo a toda creación y expresión artística.

-Pero Yago, cuando queremos mejorar nuestras habilidades sociales no usamos nada con las demás personas.

No exactamente, nos usamos a nosotros. Nosotros somos el instrumento.
Concretamente; nuestra voz, nuestro lenguaje corporal, nuestro olor, nuestro estado emocional, nuestra estética y demás.

Si queremos mejorar la efectividad de nuestro mensaje mejorar al mensajero ayuda. La mejora de todos nuestros aspectos y al hecho de potenciar nuestros elementos positivos lo llamaremos afinación.

Por otro lado, en nuestro entorno no solo jugamos el papel de instrumento, sino que al mismo tiempo también ejecutamos el de artista, por tanto desarrollamos otro rol.

Así que ya tenemos el instrumento afinado, solo hay una pega, nos damos cuenta de que no sabemos leer una partitura, ni donde van los dedos para tocarlo e incluso notamos que no es lo nuestro, no terminamos de conectar con el instrumento. Además nos damos cuenta de que tocar en publico nos aterra.

Y es que por mucho que tengamos el instrumento afinado, si el artista no tiene los conocimientos y liberación mental (mente), las habilidades físicas (cuerpo) y la conexión (espíritu) necesaria la cosa no va a terminar de fluir.  

Así que para que el artista sea tan bueno como Ray Charles, Groucho Marx o Dalí tenemos que eliminar los impedimentos mentales, físicos y espirituales que nos habitan.  A este proceso lo denominaremos transformación.

Por tanto como veremos en el siguiente post (los tres pilares donde aplicaremos la transformación y la afinación):

Tenemos que preparar el instrumento para que suene mas y mejor. (Afinación)
Tenemos que preparar al artista para que pueda expresarse por medio de su instrumento con belleza, disminuyendo sus bloqueos e impedimentos mentales, corporales y espirituales. (Transformación)

YAGO BADER