Fases en la persuasión

Queridos y estimados lectores,

Hoy vamos a hablar de ese momento tan importante donde nosotros queremos y ella no. Donde nosotros tiramos hacia la izquierda y ella hacia la derecha. Donde queremos avanzar y ella nos limita.

¿Levantamos la mano los que hayamos vivido un rechazo?

Menos David Beckam, que sé de buena tinta que nos lee, (un saludo, Dave) el resto de los mortales tenemos la mano levantada.

Así que, en ese momento, ¿qué hacemos?

1º tener claro que creernos que somos superguays porque leemos seducción o escuchamos podcast no nos va a garantizar llegar a buen puerto.

2º entender que realmente lo que está pasando, está pasando por algo.

3º Se puede solucionar.

Por eso en este artículo, para convertir un rechazo en un rechazo transitorio, además del clásico del veneno, las herramientas , etc vamos a entender el proceso psicológico en el que nos encontramos.

Debemos persuadir, cambiar voluntariamente la conducta y lo que perciben de nosotros.

Por ello los tres procesos en la persuasión a los que vamos a atender son:


1º FASE DE CONFRONTACIÓN:


Algo hemos hecho mal porque nos ha dicho que no. Bien, pues en esta fase y utilizando alguna herramienta el objetivo es que deje de percibirnos como el enemigo. No se trata de que quiera besarnos, sino de que nos vea como cómplices y no como ladrones de besos o peligrosos para su autoconcepto.

Básicamente que reduzca la actitud negativa hacia nosotros.


2º FASE DE CONVERSIÓN:


Sí, suena a Jesucristo. Pero aquí es donde, una vez ya NO nos ven como los malos de la película, tienen que convencerse de que eso de darse un beso o dejarse meter mano no es nada malo.

Para eso están los mensajes bilaterales, las herramientas como PONTE EN MI PIEL, Boomeregoland, etc.

La cosa ya no está tan negra porque notaremos sos indicadores de interés. Dejarán de tener los brazos cruzados, soltarán sus preciosas sonrisas de chica, etc…

Pero para conseguirlo podremos encontrarnos con tres tipos de chicas:

1º las incrédulas: Que no acaba de convencerse y son más críticas con nuestro avance y nuestros argumentos.

2º las no informadas: Que requieren más cualificación y sexualización.

3º las apáticas: Con las que tenemos que acentuar el mensaje. Lo que queremos es divertido, queremos sexualizar y debemos hacerlo para que se enteren de qué va la copla.


3º FASE DE DISUASIÓN:


Y aquí es cuando nos dedicamos a hablar de si nos gusta la música que están poniendo, tras darle un beso o cuando ya ha dejado de decir que no ante el anuncio de nuestro beso inmimente. Cuando ya no la vemos tan a la defensiva ante nuestro avance.

O sea, reforzamos el vínculo que hemos creado y obviamos aquello que nos distanciaba. Ya nadie habla de aquel momento en el que ella no quería ser besada esta noche.

Pongamos un ejemplo:

-Hola, soy Luis y me encantaría conocerte. No sé si es por cómo te queda el escote o porquehoy estoy muy sensible.

-Ya. Pero es que yo he venido con mis amigas.

-Tranquila. No te he dicho que cambies tu vida drásticamente. Solo soy un chico y te he dicho una variante de «hola»

Ella rie.

Sí es cierto.

– Pues si te parece, nos conocemos durante diez minutos, o veinte o los que decidamos y ya veremos si cambiamos nuestras vidas … Por cierto, soy Luis.

-¡Ja ja ja! Vale. Soy Ynés.

-Bueno, Ynés. ¿Esta no será tu canción preferida verdad?

Pues chicos, con toda la naturalidad del mundo, hemos cumplido la fase de la persuasión en una entrada a una chica sin despeinarnos. Entendiendo que la psicología es más útil que los dogmas norteamericanos sobre las relaciones entre hombres y mujeres.

Nadie ha salido dañado de este rechazo si no más bien reforzados. Nuestro autoconcepto y el suyo han aumentado.

Os espero, como siempre en los podcast y en este blog, de un humilde servidor que lo único que hace es estudiar, dar y mandanguear…

siempre vuestro

EGOH.

 

2 comentarios
  1. ile
    ile Dice:

    La fase de disuasión me ha encantado. Clasificar a las chicas con esos tres tipos no, me parece una clasificación vaga y me parece que falta la más convencional:
    La que se hace la dura y te mira con cara de «besame, tonto».

    Mi preferida. ;D

    Responder
    • helio
      helio Dice:

      ¿Quien no ha sido un poco vago en esta vida? Al final la clasificación es más para poder ejemplificar que una clasificación real. un abrazo

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *