Vivir para contarla

He pasado el fin de semana con 4 de las 5 chicas que dan nombre a esta columna, aunque compartimos muy intensamente una época de nuestra vida, ahora nos vemos poco y aprovechamos muy bien. The Volcanos son ese tipo de chicas que hacen saltar chispas con su presencia, junto a ellas puedes vivir lo mejor y lo peor, pero todo verdadero y auténtico. Ellas son, minuto tras minuto, Ellas elevadas a la máxima potencia, para bien y para mal. Puras y complicadas, sin dobleces pero reversibles.

 

The Volcanos son todo fuerza y elección, aunque muchas veces eligen mal y viven las consecuencias sin pasar nada por alto, por eso aprenden más.

 

Estos días ha pasado lo de siempre: Volcano 1 empieza hablar y es interrumpida por Vocano 2, que matiza la historia con rotundidad, que a su vez es interrumpida por Volcano 3 que quiere echarle un capote a Volcano 1 para que pueda terminar. Volcano 5 espera su turno y sentencia cualquier barbaridad sobre la historia de Volcano 1, que claro, no ha contado su historia, más bien ha contado la historia de todas. Y así transcurren las horas, nada inadvertidas, dónde los máximos protagonistas son los sentimientos y las barbaridades cometidas. Pero las conclusiones suelen ser las mismas: No pasa nada, ese cabrón no se merece tocarte ni con un palo y tu eres de puta madre, así que cuando termines de llorar te vas a terminar esa copa de vino y vas a repetir conmigo “No me interesa, no me interesa, no me interesa”. Como si de un mantra indio se tratase, repite conmigo “Es un cretino y tiene más cara que Falete detrás de una pecera y yo, sin embargo, soy una tía capacitada para sentir”. Y bueno, aquí es cuando llegan las catarsis en los dramas, cuando eres capaz de reírte de él y de ti misma, cuando aceptas que lo que no mata engorda y que la puta verdad es que no necesitamos que nadie nos confirme, que hay que ser un poco más individualista y saber disfrutar de uno mismo, y aceptar sin miedos cuando alguien quiere disfrutar de ti, sea para el tiempo que sea. Cuando se termine vendrá otro, así ha sucedido desde el principio de los tiempos y así seguirá sucediendo.

 

A Volcano 1 le acaba de dejar su novio y el mundo parece que llega a su fin, y a Volcano 3 le acaban de dejar también, pero preñada. Yo las miraba a las dos, con sus dos caras bien diferentes, y busqué palabras mágicas que decirles (barajé la opción “Juntos” que propone Kike en su artículo, la desestimé por miedo a recibir un golpe violento) y entonces concluí para mi misma: Gracias dios mío (por echarle la culpa a alguien) porque tu me mantienes soltera y despendolada, gracias porque me encanta trabajar mi autoestima bulímica a solas y gracias porque tú y yo sabemos que, de tener una pareja o un hijo ahora, mi vida estaría menos estructurada que el guión de una peli de Medem. Así que, moraleja del encuentro: Cada uno tiene sus tiempos, pero hay que vivirla para contarla.

14 comentarios
  1. Malkav
    Malkav Dice:

    A mí eso de falete me ha encantado.
    Pero bueno (esto les va a parecer algo burrada pero…), enhorabuena a Volcano 1, piensa que te has sacado un lastre de encima y tienes una oportunidad para enmendar ese error, vivir más intensamente y compartir lo que tú eres con una persona más adecuada y digna de ello. No te plantees esto como la muerte de un ave de fuego, si no como una nueva etapa en la que el mismo ave renace para ser más joven y fuerte.

    Responder
  2. morgana
    morgana Dice:

    ¡Cuánto me he identificado como mujer en este artículo!
    Los hombres son lo peoooooooooooooor. Pero creo que el mensaje está claro. Tenemos que ser guerreras, chicas. Entendernos sin dejarnos influenciar por manipulaciones masculinas. A veces actuamos de forma que no somos coherentes. Por cierto, soy de Madrid. No podemos hacer una pandilla de chicas egolands?

    Responder
    • Malena
      Malena Dice:

      Morgana!! bienvenida!!! eso eso, pandilla!
      pero no te olvides que a los hombres hay que quererlos, si se lo merecen claro! lo que tenemos que conseguir es entendernos mejor… Hay días en los que quieres matar a cualquier ser de género masculino (menos a tu padre), pero el resto del tiempo es mejor quererlos a tu lado, aunque sea a ratos. 😉

      un beso a todas.

      Responder
  3. Silvia
    Silvia Dice:

    Hay hombres y hombres. De hecho los hay muy hábiles con la lengua. Se podría decir incluso que hay héroes pero por eso es tan importante saber decir que no a la segunda noche de cama. ¡Ji ji ji! Lo de la pandi-chicas-egoland me gusta. Yo soy de Valladolid

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *