relaciones interes o generosidad

¿Te relacionas para obtener, para compartir o para ofrecer?

Querido amigo mandanguero, estimada amiga mandanguera, este artículo va a comenzar con unas preguntas que te animo a responder de manera sincera. Las respuestas son para ti, y antes de entrar en materia en el artículo, quiero pillarte fresc@. Te dejo con ellas:

¿Tiendes a criticar a las personas que tienes cerca, te muestras a la defensiva con ellas, o tienes la voluntad clara de escucharlas y entenderlas? ¿Cultivas la empatía?

¿Das tu punto de vista incluso cuando no eres invitado a ello, porque crees que puedes aportar valor añadido a una conversación, compartiendo y respetando lo que los demás también tienen que aportar?

¿Sientes que tienes una necesidad que cubrir, sea la que sea, y sales por la noche pensando “A ver esta noche que pillo” o hablando con el resto de personas como un simple medio para mejorar tus habilidades… y no para también mejorar su noche?

¿Tienes muy claro que puedes aportar en pareja, en grupo, en tu trabajo y sabes definirlo en palabras y además proyectarlo adecuadamente?

¿Has etiquetado lo que llevas leído de artículo como de “me gusta”, “no me gusta”, “es aburrido”, “me encanta”… o piensas que además te puede despertar equis cuestiones para compartir con otras personas?

 ——

Fíjate que estas preguntas van abordando una cuestión, de diferentes maneras; cómo encaramos las relaciones con las demás personas. De manera sintética, podemos relacionarnos para obtener, para compartir o para ofrecer. Es verdad que no son incompatibles: lo has adivinado, sé que  estabas pensando en que escuchar a ABBA y a Radiohead tampoco es incompatible, me has quitado el ejemplo, pajarit@. Veamos las tres:

relaciones interes o generosidad

Obtener.

Está claro que nos relacionamos con los demás porque somos seres sociales y porque así obtenemos cosas. Compañía, validación social, sexo, apoyo, información, en fin, mil cosas que cubren diferentes necesidades. La cuestión es dónde ponemos el acento. Si sólo me centro en obtener, mi experiencia relacional quedará muy corta, enormemente limitada.

Y además, la verdad es que relacionarse únicamente para sacar cosas es más aburrido que ser un pulpo y estar encerrado en un garaje…

Compartir.

Algunos filósofos y pensadores nos hablan de la naturaleza humana de manera bastante pesimista. Sin embargo la psicología más reciente (¡bingo! me refiero a la Psicología Positiva) nos muestra claramente que el compartir, ser solidarios, generosos etc. es uno de los pilares del bienestar y de la felicidad.

Compartir historias y anécdotas en una conversación, proponer hacer una actividad y proyectos juntos, decir un piropo y sugerir que nos encantaría que nos lo devolvieran… En todos los casos estamos creando algo juntos, la palabra mágica: estamos compartiendo.

Ofrecer.

Sin esperar nada a cambio. Por el simple placer de dar, de mostrar, te regalar, de ofrecer nuestro ejemplo. Y pienso que este es el punto que de manera implícita siempre trabajamos en este proyecto; el pasar del obtener al compartir, y esto complementarlo con el ofrecer.

Atrévete a querer, atrévete a cuidar y a dejarte cuidar… atrévete a ser curios@ y a encontrar lo que hace único a los demás.

No te lo quedes para ti ya que estarás haciendo mejores a las personas que te rodean y a ti mismo. Ahora, te animo a releer las preguntas del inicio y compartir con nosotros tus respuestas… y aquello que te ilusionaría cambiar en las mismas. Sé feliz.

13 comentarios
    • Antoni Martinez
      Antoni Martinez Dice:

      Contrariamente a mi costumbre se me pasó comentar aquí tras sacar el artículo. Gracias Luis, la verdad es que ese texto me pareció muy acertado y me gustó cómo me quedó.

      Responder
    • Antoni Martinez
      Antoni Martinez Dice:

      Me alegra que te gustara, Chema. Sí tenía la idea de que llevara a reflexionar así que que bueno tu comentario, ¡un abrazo!

      Responder
    • Antoni Martinez
      Antoni Martinez Dice:

      ¡Gracias Alex! He leído en algún lado que la calidad de nuestra vida viene en parte por la calidad de las preguntas que nos hagamos. A veces nos centramos demasiado en «porqué no me llama tal persona» y no en cómo convertirnos en personas más completas (resultando pues que nos llamarán más fácilmente). Con lo de qué buscamos al relacionarnos igual, un abrazo.

      Responder
  1. Luigi andrade
    Luigi andrade Dice:

    Siempre es gratificante leer cosas como estas llenas de inteligencia y sentido.. considero que la inteligencia emocional es una habilidad crucial a fomentar en cada persona .. y este articulo nos enseña mucho sobre esto.. con respecto a las preguntas.. la de salir por la noche me interesó porque hasta ahora mis planes solían ser salir a complementar mi mandangueria propia jeje y disfrutar de lo que me encuentre en el camino y de las personas que aparezcan.. pero eso recalco .. para alegrarme aun más la noche a mí mismo jeje nunca habia pensado en salir a estimular a los demás y a mas bien alegrar al resto.. aunque también he visto que cuando te autocelebras por ahí… a la gente que te cruzas se le pega eso y terminan contagiados por tu mandanguería jeje .. Saludos desde Ecuador .. Muy buen articulo 😉

    Responder
  2. Antoni Martinez
    Antoni Martinez Dice:

    Te agradezco el comentario Luigi. Creo que en realidad decimos cosas bastante parecidas. Si sales a realmente pasártelo bien la cosa es que también se lo harás hacer pasar bien a aquello con quien te relacionas, es decir, estarás ofreciendo y compartiendo 😉

    Responder
  3. Maxi
    Maxi Dice:

    La verdad yo desde que conoci la seduccion me valoromas y he cambiado para mejorar , eso si esto me delata que mi enfoque esta mal cuando salgo pienso en que conseguire no en pasarmela bien un error que cambiara desde ahora gracias ppr que de verdad te hace reflexionar xD

    Responder
  4. Antoni Martinez
    Antoni Martinez Dice:

    Buenas Maxi, te agradezco el aporte. Una parte muy buena de la seducción es que te permite crecer personalmente, tal y como la entendemos en este proyecto. Si uno comparte y ofrece acabará obteniendo, con una mínima experiencia en relacionarse con los demás se ve muy claramente. Como dice Luis en Seductor, jamás nos olvidemos decontinuar agregando adjetivos positivos a nuestra persona: generosidad, amabilidad, respeto, ciudadanía, flexibilidad… ello tendrá una influencia muy directa en nuestra capacidad de seducir a los otros.

    Lanzo una pregunta: ¿y que pasa cuando uno ha tenido pocos éxitos en este campo y tiene cierta «urgencia» de obtener? Sean números de teléfono, citas, besos o noches apasionadas. Todos sabemos lo que mola conseguir todo esto. ¿Debe centrarse en «conseguir» o saldrá ganando centrándose en compartir y ofrecer?

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] este artículo proponía una manera concreta de relacionarnos con los otros: ¿Te relacionas para obtener, ofrecer o compartir? Aquí nos centramos en el punto del que partimos a la hora de acercarnos a los otros, y hay mucho […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *