¿Soy bisexual?

Antes de escribir este artículo me interesaría dejar claro que es la opinión que he ido recabando con la mucha o poca información que dispongo, mis propias creencias que se apoyan en las lecturas que yo me apoyo, siempre con un interés empático hacia quienes me lean.

No es un dogma de fe, ni una declaración de principios, ni una idea fundamentada en el radicalismo. Es simplemente un artículo.

La bisexualidad es uno de los temas que más me gustan, quizá por ese cariz que siempre toma tan lleno de oscurantismo, de sueños y de inconsciente,  si además tenemos en cuenta que fue Freud  quién asumió la bisexualidad como algo inherente al ser humano. 

soy-bisexual-tabu

¿Qué es la bisexualidad?

Pues no es ni más ni menos que sentir  atracción sexual y/o afectiva  hacia personas de ambos sexos. Esto sí que es ambiguo, nos han enseñado desde pequeños que las cosas son lo que son, que todo muta en función de una lógica estricta, que recojamos nuestras cosas del salón y que seamos buenas personas.

Pero no nos han enseñado a una cosa que a mi me parece fundamental. No nos han enseñado a elegir con libertad. A asumir el pluralismo. También es que igual nos lo dijeron y no lo entendimos. Yo se lo intento explicar a mi primita de 9 años y tampoco me entiende. Quizá sea eso.

Con estos pequeños ejemplos quiero posicionarme de un lado de la moneda, partir de la premisa de que hay tantas historias como seres humanos en el mundo y tanto o más reales como aquellos que las viven. La bisexualidad para mi es lo mismo, hablamos de algo que no recaba en la libertad del contrario que no la sobrepasa, que es una opción de vida y que ha de respetarse por encima de todo.

¿Todos somos bisexuales?

Hablar de homosexualidad ya no supone un tabú, ni siquiera es algo que a día de hoy se pueda considerar transgresor, la vida evoluciona y los eternos naufragios del alma a los que las religiones han contribuido de una forma completamente opaca, ahora conocen tierra fértil y casi “milagrosamente” van desapareciendo fetiches extraños fruto de la represión.

¿Nos podemos permitir fantasear con tener relaciones con alguien del mismo sexo? Está claro que sí, incluso admitirlo con amigos íntimos es muy frecuente en las relaciones diarias. Que chic@ no ha soñado alguna vez con alguien de su mismo sexo?

Aquí probablemente sea más factible que respondan las mujeres que sí. Casi todas las mujeres hemos soñado que nos acostábamos con una amiga, se saborea  la curiosidad, e incluso muchas que se consideran completamente heteros lo han probado y… OH sorpresa les ha gustado.

Quizá el número de hombres que reconozcan algo así sea mucho menor,  y también es posible que el número de hombres que experimenten esos sueños o esa curiosidad sea inferior al número de mujeres.

Y sí, hago distinción entre hombres y mujeres, no es síntoma ni de misoginismo, ni de feminismo ni de machismo ni de ninguna palabra terminada en ismo. Es simplemente que somos distintos.

3 Cuestiones  fundamentales de la bisexualidad

bisexual-cine-laura-herringY aquí es donde se encuentra el meollo del asunto:

1 | La bisexualidad no existe.

Error, cuantiosos estudios por la universidad de Minnesota, de Homínidos invertebrados o de Mineapolis, se han intentado hacer acerca de esta cuestión, dando resultados de ambas hipótesis.

Respuesta clara: No está demostrado pero yo me remonto a la Grecia clásica, sin caer en el puro hedonismo.  Sí existe, el ser humano es inconmensurable, así ocurre si nos metemos en “barrena” y hablamos de amor,  el humano es tan amplio que puede amar y querer tener relaciones con ambos sexos.

2 | Los bisexuales están en transición, todavía no se han decantado/son unos viciosos.

Esta aseveración me parece tan antigua como la vida misma. ¿Acaso no hay heteros a quienes les gusta tener un montón de relaciones sexuales? ¿Acaso no hay homosexuales que sufren de este “vicio” por otra parte tan malentendido? El bisexual acepta su condición y la asume con todavía cierto rechazo por la sociedad (cosa que aún me cuesta entender) es capaz de encontrar belleza en ambos sexos sin cuestionarse si es acorde con su categoría  sexual o no. Sencilla y llanamente es así. Si le gusta más o menos el sexo es algo distinto, pero nada tiene que ver con su condición.

3 |  Las mujeres más proclives a la bisexualidad.

Aunque yo a priori no lo considero así, en el momento actual si que es posible que esto se de más. Quizá la penetración del hombre que es un procedimiento más invasivo  y proponga  la  opción de mujer con mujer mucho más sencilla,  y las barreras y prejuicios morales en el hombre hacen que ni siquiera se permitan  cuestionar algo así, mientras que la mujer si  lo hace e incluso intenta descubrir.

Francamente el ser humano me parece tan amplio y tan inmenso, valga la redundancia, que me parece absurdo pensar que su vida corra dirigida en función de su sexo y que eso le haga decantarse para así empezar a establecer las “buenas y sanas relaciones”

Las buenas y sanas relaciones se inician desde la honestidad con uno mismo y con quienes nos rodean,(como dicen por aquí), con la amplitud de miras y con la inteligencia que para eso la tenemos. Mientras no se menoscabe la libertad del otro, está bien. Y más si hablamos de bisexualidad, algo que por cierto, no es nuevo.

The following two tabs change content below.

Atenea

Profesional de la comunicación. Periodista. Incansable. Estudié periodismo en la Facultad Rey Juan Carlos. Actualmente ejerzo la profesión en una radio digital y en un blog.
2 comentarios
  1. Antoni Martinez
    Antoni Martinez Dice:

    Hace pensar y da en el clavo, vaya, en varios clavos a la vez. Mola mucho la direccion que estan tomando los articulos de Atenea 😉

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *