Sinceridad con ella

Cómo me gustó el audio de la segunda parte de la trilogía sobre sinceridad; sobre todo por la canción “Another cherry song” del Grupo 21.

Por facebook y demás os habéis quejado de que no la encontráis por ningún lado. Prometo subirla, para que os la podáis bajar gratuitamente, ya que la banda me ha dado permiso. ¡Recordad que para consultas además de los blogs y de Egolandia, podéis encontrarnos en facebook! “Helio EgolandSeduccion”

 

Hoy os voy a ha hablar de la sinceridad en dos campos.

 

Para hablar del primero, debéis acordaros del “Qué” y del “Por qué”. Viene a ser algo así cómo comunicar o subcomunicar exactamente qué estas haciendo y por qué los estas haciendo —->

 

“Hola chicas, ¿os importa que nos sentemos con vosotras cinco minutos, a ver si nos caemos bien?; y si no, nos cambiamos de sitio”.

 

Lo que comunicas es una cosa, pero estas subcomunicando que quieres ligar; y lo haces porque eres un tío abierto, un poco golfo , mandanguero probablemente, y te gusta conocer gente nueva.

 

Os acordáis ¿verdad?

 

Pues bien, habrá veces que los «por qué» tendréis que verbalizárlos; y ahí entra la primera parte del post de hoy: la sinceridad en la cualificación. Acordaos de qué la gente que nos gusta, nos atrae, o nos llama la atención, lo hace principalmente por:

 

-Físico (atractivo, atuendo, complementos, olor, etc…)

 

-Texto (lo que te ha contado sobre su trabajo, sus inquietudes, lo que has intuido sobre su forma de ver la vida, su sentido del humor, etc…)

 

-Conducta (actitud fresca, inteligente, hace el payaso, esta pendiente de tí, etc…)

 

-Contexto (la situación de estar atrapados en el ascensor de la facultad te hace verla muy sexy; vive en un ático desde el que se ve la Torre Eiffel, el Coliseo Romano y las Piramides de Egipto, ella sabrá cómo, etc…)

Pues bien, teniendo todo eso para observar, no seáis vagos y caigáis en la trampa de tirar por el camino fácil de recordar lo que una escuela u otra de seducción dijeron en no se que post, o aquel audio. Un buen seductor es siempre un buen observador; y teniendo en cuenta todo eso, podéis comunicar de forma emocional qué os hace sentir cada una de esas cosas, que os hace verla especial.

 

No se trata de escribirle un poema sobre sus pendientes, pero sí puedes decirle: “ La verdad que tu forma de mirarme y lo bien que te has maquillado hoy hacen que me este poniendo un poco nervioso; dime algo bonito de mi para que me tranquilice un poco y así volvemos a estar empate”.

Por lo tanto, en la cualificación, tened en cuenta la importancia de la sinceridad; por qué si dais en el clavo (dedicándole tiempo a mejorar nuestra capacidad de observación), una sola frase puede hacer el trabajo de decenas y decenas distintas. Ella sentirá que realmente sientes lo que estas diciendo.

 

 

 

Y la segunda parte de este post, la sinceridad con respecto al “para qué”. Estamos en el siglo XXI y las mujeres obtienen trabajos conforme a sus capacidades; son más guapas y saben bailar mejor que nosotros. Es decir, las mujeres son independientes. Encontraréis muchas que no esten buscando una relación seria, sino un compañero para ver pelis de vez en cuando y tener algo de sexo. Encontraréis otras que puedan tener una amistad con varios tipos a la vez, en la que haya sexo. Encontraréis también a alguna que esté deseando casarse. Es decir…por ahí hay de todo.

Todos nos merecemos el valor de nuestro tiempo y, sí alguien cree que está invirtiendo su tiempo en algo que tú sabes que no va a suceder, lo más humano es ahorrarle su tiempo, aunque para nosotros suponga una perdida.

Por eso, es tan importante que recordéis ser sinceros con el para qué. Porque también puede pasar que vosotros os colguéis de una chica y sea ella la que simplemente no quiera tener pareja seria; e igual de sano será para ti sincerarte, y que ella decida que hacer, que seguir el rollo y llevarte una desagradable sorpresa, viéndole cogida de la mano de un tío menos atractivo que tú un Jueves por la tarde. O a veces tendréis que dejar marchar a chicas porque no buscáis lo mismo que ella y tendréis, incluso, que alegraros de que ella encuentre un novio que le vaya a dar lo mismo que ella busca.

Recordad no cerraros tampoco a vuestras emociones. Nuestros intereses y sentimientos son cambiantes, así que una frase del tipo “yo no quiero ser tu novio”, tiene mucho más sentido cuando es : “yo durante una temporada no me veo haciéndome tu pareja; no sé lo que pasará en un futuro a media distancia; pero, si vas a sufrir por seguir viéndome sin ser tu pareja, tal vez sea el momento de dejar de vernos”.

Para acabar con un poco de humor os dejo con una cita de un tipo muy inteligente, y dijo Petronio : “Puedes casarte o quedarte soltero, pero de ambas cosas te arrepentirás”.

 

 

Total… que hay que ser sinceros. Con esto acaba la trilogía sobre sinceridad, que os recomiendo que la ejerzáis en su plenitud, siendo sinceros con vosotros mismos y con ella. Si no lo habéis hecho, escuchad el audio del post anterior. ¡Un super abrazo!

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *