Seductores: Egoh

Tenía poco sentido hacer esta sección sobre que seductores han formado mi forma de concebir la seducción sin nombrar al hombre que probablemente más haya influido en mí en este aspecto. Así después de Kara, viene Egoh.

 

Muchas cosas ya se han dicho de este todoterreno de la mandanga y el flamenquerío. Para hablar sobre él tengo que escuchar a Beethoven, Soundgarden, Rihanna y Air. Una mezcla tan explosiva y diversa cómo nuestro protagonista. Unos rasgos que mezclan el pragmatismo más absoluto con el arte por encima de todas las cosas. Empatía y resquicios de un narcisismo adolescente. Seguridad en si mismo y pedir ayuda sin el menor de los apuros.

 

Y es que, este hombre que tanto os fascina es a veces desconocido para los más cercanos. Asusta a veces lo lejos que esta su realidad de la tuya, cómo si tu estuvieses viendo a un señor con traje verde y el viese un topo con gafas. Pero, ¿y quien no ve el mundo de forma subjetiva?

 

La seducción es su trabajo desde hace ya varios años. Sus pasiones la música, crecer y ayudar a crecer a los demás. Convencido de sus aptitudes nunca ha dudado en emprender nuevas aventuras, algunas más locas que otras. En todas ellas el sexo ha formado parte de sus quehaceres. Una parte muy nutritiva que no dudaba en compartir en forma de anécdotas en los ratos de distensión. Luego llegó la aventura de Sex Code y más tarde EgolandSeducción, en las cuales yo le he acompañado y ya conocéis esa historia.

 

Se le conoce como el seductor con el marco de acero. Esa frase que suena a super poder de un cómic manga,no es más que uno de sus rasgos más profundos, la generosidad. Es tan generoso que entiende que esa mujer impresionante tiene todo el derecho del mundo a rechazarle, y con comprensión y la autoridad de quien entiende qué esta pasando, para así dirigir la conversación hasta el punto que más les interesa a los dos…seguir conociéndose y probablemente acabar mandangueando. Y ese, entre otros, es su secreto.

 

Nunca he visto que le afecte ningún rechazo, nunca ha dejado escapar la oportunidad de decirle a una chica que le resulta atractivo de ella, nunca he visto a una mujer que tras diez minutos hablando con Egoh lo haya percibido que él es una persona corriente. Y es que, lo que es evidente, es que, cómo mínimo, es un tío especial.

 

Su generosidad y sentido de la justicia le hace compartir con cuanta mas gente mejor sus experiencias positivas y a veces currárselo para crear experiencias positivas a otros. Algunas de las cosas que ha hecho rozan la ilegalidad, por su sensibilidad para con los que tienen problemas de verdad.

 

Y así vive él, buscando no tener nada que reprocharse, siendo así fiel a sus principios. Y cómo habéis visto no anda por el camino más cómodo. Si hay que arriesgar arriesga. EgolandSeducción es un gran ejemplo de ello. A veces, las cosas salen bien.

 

Las experiencias que he vivido con Egoh son en su mayoría aventuras que bien las podría envidiar el mismísimo Barbarroja. La cantidad de mujeres con las que nos hemos visto el uno al otro, la cantidad de sonrisas que nos hemos provocado, las horas en coches, trenes o aviones, las veces que nos hemos reído de nosotros mismos y la cantidad de emociones que hemos compartido…además de no caber en una hoja Excel, me convierten en un privilegiado. ¡Que momentos hemos vívido!

 

9 comentarios
  1. morgana
    morgana Dice:

    Creo que Egoh es un hombre que no oculta quien es, no se disfraza de nada y con un gran sentido del humor. Dá la sensación de que si lo conocieras no dejarías de reirte ni un solo minuto. Es muy atractivo. Espero que eso le guste leerlo.

    Un besito, Egoh.

    Responder
  2. Paco
    Paco Dice:

    Egoh es el mejor. Él lo sabe, la competencia lo sabe, y el que se entera de que existe lo sabe. Deberíais poner más énfasis en darlo a conocer. Aunque quizá eso forma parte de su encanto, que no se esfuerza en que se le conozca como lo hacen otros.

    Un abrazo de alguien que ha probado a casi todos.

    Responder
  3. ROBER
    ROBER Dice:

    Si tuviera que definir a EGOH lo haría como «el hombre que se consigue seducir mientras se seduce a sí mismo».
    Un abrazo a todo el equipo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *