Seduciendo de día (III): Domina la entrevista

Ya hemos dejado claro en los anteriores artículos que hemos de ser nosotros mismos pero siempre inclinados a la prudencia. Una pregunta que está muy de moda es la de ¿Cuáles son  sus nuestras pretensiones económicas? El cálculo debe ser muy meditado, ya si la empresa pensaba pagarnos más de la cifra que damos, puede pensárselo mejor o creer que valemos poco. Por el contrario si pensaba pagarnos menos puede rechazarnos por pedir demasiado. Así que lo idóneo es haberse informado previamente de lo que suelen cobrar los candidatos a tu puesto en esa empresa y estar abiertos al diálogo. Sin más dilaciones, al grano.

[button color=»red» link=»https://www.egolandseduccion.com/seduciendo-de-dia-la-entrevista-de-trabajo/» size=»medium» target=»_blank» font=»georgia» textcolor=»#FFFFFF» bgcolor=»#500752″ align=»center»]Seducir en la entrevista de trabajo[/button][button color=»red» link=»https://www.egolandseduccion.com/seduciendo-de-dia-imagen-en-las-entrevista-de-trabajo/» size=»medium» target=»_blank» font=»georgia» textcolor=»#FFFFFF» bgcolor=»#500752″ align=»center»]Imagen en la entrevista de trabajo[/button]

Tipos de entrevista

Creo que se ha recalcado lo suficiente que en una entrevista cualquier mínimo gesto tiene importancia. Ya sea tu lenguaje gestual, hasta como esté dispuesto el mobiliario del lugar de la entrevista. Respondiendo a como este distribuido el espacio donde te van a entrevistar puedes esperar un tipo de entrevista u otra.

  1. Informal: En un ambiente informal, quizá ni siquiera el lugar de trabajo. Es más un “vamos a conocernos y hablar del proyecto” que un “Yo sé que quieres trabajar aquí, ¿Qué tienes que ofrecerme?”
  2. Circular: Si la mesa es redonda y las sillas están no confrontadas sino ladeadas puedes esperar algo más relajado de la conversación, aunque no olvides que te están evaluando.
  3. Frontal: Si te encuentras con esta disposición lo más probable es que vayan “directos al grano” sin amiguismos. Y con una clara estructuración.

OTROS TIPOS:

Colectiva: Muy de moda en las segundas fases de empresas como Decathlon, Mercadona, y otras grandes superficies donde se premia el compañerismo. Se busca ver la capacidad de relación en grupo y la iniciativa en equipo. Cualidades como la persuasión y el liderazgo

Individual: La clásica. Lo que haces es ampliar lo que ya has puesto en tu c.v. y mejorarlo con tu presencia y datos a tiempo real. Se valoran las cualidades personales del dueño del c.v. y si compensa con sus cualidades laborales. Suele ser directa o dirigida. En ella el entrevistador nos pregunta un cuestionario cerrado igual para todos los candidatos. Si conocemos un modelo similar o el de otros candidatos podemos llevarla pseudopreparada.

Telefónica: Muy rara. Hoy en día casi nula, solo como preselección o puestos de trabajo a distancia.
En profundidad: Para cuando están entre dos o tres candidatos y quieren explayarse en datos concretos y preguntas más definitorias. Es quizá análoga a la libre o no directiva. En ella el entrevistador hace preguntas más abstractas y las improvisa sobre la marcha, dependiendo de nuestras respuestas la progresión.
Ensayo o simulación: Se trata de ver como responde el candidato ante una situación simulada del entorno de trabajo.
De choque: Se les pone en situaciones bastante controvertidas (retrasos del entrevistador, malos modos, pruebas absurdas…) para ver como actúa para manejarlo. Análoga a la entrevista de tensión o dura. Prueban si somos capaces de trabajar bajo presión o en situaciones frustrantes o de tensión. ¿Cómo afrontarla? No discutirle directamente al entrevistador, corregirle con argumentación y siempre con calma y educación. Nunca levantar la voz ponernos nerviosos, y mucho menos, perder los papeles. Estos siempre bien conservados (es una normal general de la vida).

Hasta la próxima, amigos, espero que os esté ayudando con este tema. Mil besos.

 

1 comentario
  1. Deivid
    Deivid Dice:

    Muy buen artículo Gata, déjame dar unos consejos a la hora de la fatídica pregunta de ¿Cuáles son sus nuestras pretensiones económicas?

    Al igual que cuando intentas ligar o vender un producto, tienes que saber analizar varios factores no verbales al entrar en una entrevista de trabajo, mientras te lleven a esa sala de reuniones o al despacho de la persona encargada en la entrevista de trabajo, no agaches nunca la cabeza, intenta ver y analizar todo lo que te rodea, desde el ambiente que allí se respira, hasta el tipo de mesas o ordenadores que puedas ver, así te puedes hacer un poco más a la idea de hasta cuanto podrían ofrecer económicamente.

    Nunca hay que ponerse nervioso ante esa pregunta, a mucha gente le entra los nervios porque creen que es la típica pregunta de descarte donde pueden declinar la balanza a su favor o en contra de dicho puesto de trabajo.

    Si no tienes una cifra en la mente o no estás seguro, incluso aunque la tengas, no te cierres la puerta, por ejemplo, nunca digas frases del tipo 1.900 brutos con 14 pagas, intenta enfatizar con la empresa, como buen comercial tienes que venderte, porque al final de todo, TE intentas vender a la empresa para que te contraten, os propongo un ejemplo para contestar:

    • Muy buena pregunta, hay que reconocer que en los tiempos que vivimos, las empresas no pueden pagar los salarios que les gustaría dar, ni debo exigir una cantidad mínima económica, aunque me gustaría percibir 1.900€ brutos al mes con sus pagas correspondientes, pero desde luego todo es negociable y se puede hablar tranquilamente.

    Ya has contestado a su pregunta, con tu cifra, pero si en ese caso la empresa tenía pensado pagar 1.400€ brutos, tú no has cerrado la puerta a escucharles a ellos, normalmente no te lo dirán en ese momento, por supuesto las siguientes frases que oirás son las típicas: “Muchas gracias por su tiempo, continuamos con el proceso de selección, le llamaremos con lo que decidamos, etc.”

    Si has causado una buena imagen en la entrevista de trabajo y eres la persona idónea para el puesto te llamaran para otra entrevista, en la que intentaran negociar el salario u ofrecerte lo que tenían pensado.

    Es un pequeño ejemplo de lo que muchos nos podemos encontrar en la entrevistas, por supuesto que nadie se tome esto al pié de la letra, cada puesto de trabajo es un mundo al igual que cada empresa.

    Lo más importante: no os pongáis nerviosos, no cerréis nunca la puerta a escuchar lo que nos pueden ofrecer, meditar mucho dicha cifra (cuanto crees que puedes valer, cuanto crees que te pueden ofrecer, cuanto crees que cobran los trabajadores que hay allí) analizando esos tres factores, te puedes hacer una idea de cuál sería esa cifra.

    Un saludo a todos y como siempre es un placer leeros.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *