Los accidentes más comunes durante el sexo (I): Lesiones

Qué divertido es el sexo ¿verdad? Probablemente lo más divertido desde la invención del pan de molde. Y por si fuera poco, también tiene otras ventajas, a saber: libera estrés, se adquiere complicidad con la pareja, se hace ejercicio, bla, bla, bla…

Al grano. El caso es que hay un lado oscuro en el segundo deporte más practicado en España (el primero es el levantamiento de vaso) y es que el sexo excesivamente mandanguero tiene sus riesgos para la integridad física y sobre todo, para la integridad del hogar. Al menos esta es la conclusión a la que ha llegado hace algo más de un año un estudio de “Medical Insurance” en el que se desvela lo accidentado que puede llegar a ser este arte. Esta es la primera entrega de una nueva serie de artículos en la que os ofrecemos:

Las 10 lesiones más comunes:

1.     Tirones musculares.

Claro, te crees que con echarle un vistazo rápido una sola vez al “kama-sutra para dummies” (ilustrado) ya eres contorsionista de élite. Eso sí, no todos los tirones se ganan de forma tan amena…

2.     Lesiones de espalda.

A ver si me explico: Hacer el amor y hacer el pino-puente no son cosas compatibles: ¿Cómo creéis que se inventó la lumbalgia?

3. Quemaduras de primer grado en codos y rodillas producidas por el roce con alfombras

O por la hierba artificial del jardín de pega. Lo mejor viene luego, cuando tus preocupados papis te preguntan de qué son esos “arañazos”… a ver como lo explicas.

4.     Torceduras.

Miradlo por el lado bueno: igual os sirve para pedir un par de días de baja en el curro. Por intentarlo que no quede…

5.     Golpes de tobillos y hombros.

Estas son partes frágiles que no se suelen tener en cuenta, y el moretón al día siguiente puede ser considerable. Podéis decir que os estáis poniendo morenos “por parroquias”.

6.     “Fractura” de pene.

Ya sé, ya sé. No tiene hueso… pero como si lo tuviera. En próximas entregas analizaremos este caso con más detenimiento

7.     Esguinces.

No seríais la primera persona que incluso acaba con escayola. Ah, pero… ¿no sabíais que el sexo es deporte de riesgo?

8.     Dobladuras de muñecas o tobillos.

Suelen producirse por un mal apoyo. La gente a veces se olvida de que la gravedad cae hacia abajo y luego se llevan una sorpresa cuando quieren hacer equilibrismos sobre una silla…

9.     Golpes en los pechos, pene o testículos.

Nada más leer esta me he asustado. Sin comentarios.

10.  Roturas de dedos o incluso de nariz.

No, esto no es cosa del BDSM. Por rocambolesco que parezca, en un despiste en esos momentos de desenfreno podemos acabar lesionados de mala manera… y luego explica tú que te lo has hecho contra el cabecero de la cama

 

Espero no haberos traumatizado mucho. Todo esto no quiere decir que debáis absteneros de ejercitar vuestra musculatura mandangueril, pero sí andaros con ojo, que estas cosas pasan. Esto es todo por hoy amigos y amigas. No os perdáis la próxima entrega: “Los 10 objetos que más se rompen con el sexo”

 

P.D.: ¡¡¡Comprad tiritas!!!

DIEGO WAYU

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *