Las inseguridades: Aprender a gestionarlas

Creo que este tema puede resultar muy útil, así que voy a tratar de aportar algo de luz. Sin duda es un tema complicado y que nos afecta a todos, pero habiendo tratado ya el tema del control de las emociones, creo que podemos sumergirnos en el control de la inseguridad, ese mal endémico del ser humano que tantas tonterías nos hace hacer y tantos malos momentos nos ha regalado.

Cuando sentimos un ataque de inseguridad no estamos siendo en absoluto justos con nosotros mismos, la mayoría de las veces. Si vamos a un examen para el que no hemos estudiando, es lógico que sintamos inseguridad, pero a nivel emocional no suele ser un reflejo fiel de la realidad, si no una mirada sesgada hacia nosotros mismos, viendo sólo lo negativo, cuestionando lo positivo y dudando de cosas que es evidente que son ciertas y no admitirían duda. Es pues, una visión mal enfocada.

¿Cómo gestionar las inseguridades?

Lo primero que deberíamos hacer, si aspiramos a ser personas inteligentes emocionalmente es conocernos realmente. Saber nuestras virtudes, nuestros defectos, nuestra manera de ser, mantener a raya nuestros pensamientos irracionales, nuestros resortes bien cercados. Esto es básico, y se consigue ¿cómo? Pasando ratos con nosotros mismos, observándonos y dedicándole a esta tarea algún momento día a día. Básicamente, casi igual que como conocemos a los demás. 

A partir de aquí, toca discutir con nosotros mismos cada vez que sentimos un ataque de inseguridad. Tratémonos igual que lo hacemos con los demás. ¿No os da mucha rabia cuando un amigo/a sufre un ataque de inseguridad y os suelta toda esa serie de chorradas negativas sobre sí mismo que, visto desde fuera, es patético y cruel porque no se corresponde en absoluto con la realidad? Pues se trata de hacer eso mismo con nosotros. Intentar verlo desde fuera y juzgarnos dejando hablar a la parte de nosotros mismos que se conoce casi perfectamente y manteniendo a raya a esa parte irracional que quiere hundirnos. Y sobre todo, con mucho sentido del humor. Si nos abstraemos un poco y nos observamos, teniendo toda esa serie de pensamientos absurdos, lo cierto es que solemos ser bastante graciosos. Si desdramatizamos ese acto, esa avalancha de pensamientos negativos y que cuestionan hasta nuestra capacidad para respirar, lo cierto es que podemos reírnos bastante a nuestra costa (ya sabéis, si lloramos a solas, riamos a solas) y darnos cuenta de lo exagerados que podemos llegar a ser.

Consejos prácticos para gestionar las inseguridades

Una manera bastante efectiva, al menos para mí, es intentar concretar esas emociones en palabras. Tener conversaciones con uno mismo y verbalizar esas sensaciones que nos llenan de miedo, dando respuestas racionales. Pongamos algunos ejemplos

 

–          ¿Qué me da miedo? Hablar con esa chica

–         ¿Por qué? Por si hago el ridículo

–         ¿Hablar con una chica puede llevarme a algo tan grave como hacer el ridículo? NO

–         ¿He hecho alguna vez el ridículo sólo por hablar con alguien? No. Luego es bastante poco probable que suceda. Además, lo cierto es que hablo  constantemente con personas, sé hablar.

–         ¿puede que a mi chica le guste otro? Puede, como a todas las personas

–         ¿Significa eso que vaya a dejarme? Si quisiera dejarme, me dejaría. Si queda conmigo es porque le gusto, así que tengo más argumentos para pensar que le gusto que que no

–         ¿Me engaña mi chica? Ante esta respuesta sólo puedo confiar. Si me engaña, me acabaré enterando, y si me engaña pero no me entero, es un riesgo que voy a correr cada vez que me relacione con una persona. Sólo me queda confiar, porque si no no podré estar nunca con nadie.

 

En última instancia, cabe que nos planteemos ¿Qué me aporta ser inseguro? ¿Me aporta felicidad? ¿Me ha aportado realmente algo positivo? Si la respuesta es No, que seguramente lo será, ya tenéis un motivo para plantearos que hay que cambiar esa parte de nosotros. Las inseguridades suelen traernos situaciones de infelicidad, pueden llevarnos a hacerle daño a gente a la que queremos, y sobretodo, nos hacen daño a nosotros mismos. Cuando somos inseguros (por supuesto, siempre hablo de inseguridad en un grado alto, tener pequeñas inseguridades es absolutamente normal y nos va a pasar siempre) lo que hacemos es tratarnos mal, juzgarnos de una manera nada imparcial y nada objetiva y predisponernos a acabar cumpliendo todas esas inseguridades (leer “la profecía autocumplida”: http://es.wikipedia.org/wiki/Profec%C3%ADa_autocumplida )

En cambio, ser indulgentes con nosotros mismos, intentar   juzgarnos acorde a las experiencias anteriores (Si anteriormente he hecho esto, ¿por qué no lo voy a hacer ahora?) y tratar de no dejarnos llevar por el miedo, sólo puedo traernos cosas positivas. Además que alguien con inseguridad, transmite inseguridad. Alguien seguro, transmite seguridad  ¿Qué rasgo creéis que es más atractivo?

De momento, aquí tenemos un pequeño avance. Seguimos tratando este tema, que puede ser muy extenso. Planteadme qué os gustaría tratar o qué dudas tenéis, para que os pueda resultar lo más útil posible.

Como colofón, os dejo una frase que a mí me resulta absolutamente útil cada vez que siento miedo a hacer algo. Me la repito mentalmente y automáticamente el miedo desaparece. Es de Steve Jobs, y para mí es como un mantra:

 

«Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder»


14 comentarios
  1. Phoenix
    Phoenix Dice:

    Un tema interesante este, Maria… muy interesante!! Que sepas que lo mio de momento parece haber encontrado el camino y vamos bien, poco a poco pero sin problemas! Gracias! 😉

    Responder
  2. sehg
    sehg Dice:

    Magnifica la frase del final.

    Ya que despeja la mente de toda la basura que tienes dentro de tu cabeza con las inseguridades.

    El tema perfecto y esperando por la siguiente parte 🙂

    Responder
  3. tianomen
    tianomen Dice:

    hola maria , me encanto el articulo, yo te propondria que escribieras algo sobre, la manera inconsciente en que a veces buscamos la aprobacion de los demas, porque sucede esto? y como afrontarlo?, y tambien me parece que todos en la web han hablado de conocernos a nosotros mismos, seria chevere, que nos contaran que actividades hacen uds para concerse mas a si mismos? 🙂

    Responder
  4. teresa
    teresa Dice:

    Hola María, soy nueva en la pagina y me encantó lo que escribiste, estoy leyendo otros artículos tuyos a ver si son tan buenos, a todos nos hace falta poner en práctica lo que dices. o al menos intentarlo.

    Responder
    • Hani
      Hani Dice:

      Pero no por ello debes dejar de insistir. Si dejas de darle cachna a ese tipo de comentarios entre amigas, ya estare1s haciendo algo y si cada vez que te pescas critice1ndote a ti misma, te dices basta y, por ejemplo, buscas algo bueno por lo que elogiarte, tambie9n habre1s hecho algo por ti y por las deme1s mujeres. Se trata de que libremos una guerra sin cuartel contra esa maldita enemiga que llevamos en nuestro interior. El cuerpo es mucho me1s que una imagen (inventada por unos medios que quieren que gastemos), es todo lo que te permite hacer, te da, te permite gozar Hay que darle las gracias por cada paso, por cada gozo, por cada caricia. Eva, lo sabes, bfverdad? Claro que lo sabes, se trata de que no lo olvides.

      Responder
  5. morgana
    morgana Dice:

    Creo que es un artículo super útil, sobre todo para las chicas. El tema de los complejos femenino, las celulitis y los pechos pequeños… Voy a pasarlo a mis amigas

    Responder
  6. maria
    maria Dice:

    Gracias teresa y morgana!!! muchas gracias! ciertamente, en el tema de las inseguridades, las mujeres solemos llevarnos la palma. Focalizamos la atención en cosas (como lo que cita morgana) que seguramente para la persona que tenemos delante son irrelevantes, con lo que conseguimos estar acomplejadas, dar una imagen de acomplejadas y distorsionar la realidad hasta puntos muy agresivos hacia nosotros mismos

    Responder
  7. JorgeGasteiz
    JorgeGasteiz Dice:

    Muy buen artículo María, lo del diálogo con uno mismo me ha gustado, yo cuando siento inseguridad del tipo que sea lo que hago y que además me va muy bien, es combinar unas rondas de tapping con unas sencillas técnicas de autohipnosis, de todas formas tendré en cuenta las conversaciones conmigo mismo de las que nos hablas en tu artículo, un abrazo compañera y gracias por tu excelente trabajo.

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *