Lanzarse al vacío (I): El principio de la noche

A Coruña – Abril 2013 – 20:00 h

La noche prometía. Unas semanas después del primer taller de seducción de Egoland en Galicia, habíamos quedado en Mato Grande a eso de las ocho para salir de fiesta por Coruña. Éramos tres: Adrián, Jorge y yo. Tomamos algo y tras mantener una conversación distendida y con abundantes risas en una cervecería de la zona, nos dirigimos al centro para estar más cerca de la zona de marcha. La intención era ir al “Dux”, el local más “fashion” de Coruña, y es que, ¿a quién no le gustan las mujeres elegantes y coquetas? Pero como todo buen plan que se precie, acabaría por no tener lugar. Al fin y al cabo, cuando uno más se divierte es cuando improvisa y se deja llevar.

No nos costó encontrar sitio donde aparcar y menos todavía encontrar un bar un tanto Soso donde cenar, pero se ve que o somos de paladar poco exigente o sencillamente otros menesteres ocupaban nuestros esfuerzos intelectuales (lo más probable) como para preocuparnos por llevarnos al estómago algo más que un simple bocadillo. Por supuesto allí empezó el calentamiento. Jorge empezó con su sana y habitual costumbre de retarnos a “observar”, en este caso a un grupo de unas 20 chicas que estaban cenando allí. Rondarían todas ellas los 18 o 19 años y tanto Adrián como yo supusimos que o era una cena de clase o un cumpleaños. Craso error como bien nos ilustró Jorge, pues este juego se le da fenomenal. Lo normal sería que también hubiera chicos en el grupo, ya fuera una cosa o la otra las chicas no estarían solas, así que nuestras respuestas no encajaban; y al parecer, ni Adrián ni yo nos habíamos percatado de que estaban acompañadas por dos hombres, un treintañero y un cincuentón. Y era poco probable que fueran un padre y un hermano mayor. ¿La respuesta correcta? Eran integrantes de un equipo de fútbol femenino junto con su entrenador y quizá un preparador físico, como bien comprobamos por lo que llegamos a oír de sus conversaciones. Estos juegos pueden ser muy instructivos, y es que como se plantea en el Triángulo de Helio, la observación es fundamental. pero se ve que nos falta bastante práctica a Adrián y a mí. O eso, o Jorge lee las mentes.

Siguiente parada: “Sham Rock”. La conversación se ponía trascendente. Hablamos del comportamiento femenino en general, de tipos de mujeres, de sus tan temidas disonancias, también intentamos averiguar que opinaban dos desconocidas sobre el tema “9 Citas” y acabaron por demostrarnos que eran las dos mujeres más aburridas de Coruña… (Les mando un sonriente saludo desde aquí)- A base de reflexionar, llegamos a una conclusión que en el fondo ya conocíamos, pero que no estábamos teniendo en cuenta: el motivo por el cual en muchos casos una mujer no quiere volver a quedar contigo días después de haberte conocido, es sencillamente porque no le has transmitido ese «algo» que la haga verte como alguien diferente y especial. Y es que por muy a gusto que se sintiese contigo, ese estado emocional acaba enfriándose si no consigues que se implique lo suficiente. De modo que la orden (digo bien: “orden”) de Jorge fue clara: “Hay que ir a muerte, hay que sexualizar desde el principio y sin miedo, hay que cautivarlas desde el momento en que las conoces. Transmitirles tu carisma.”.

Supongo que esas palabras calaron hondo en mi subconsciente sin darme cuenta, pues en aquel momento no me imaginaba que en menos de dos horas las estaría llevando a cabo.

Así que tras hacer otra parada en un bar muy concurrido e intentar nuevamente “encuestar” a dos hermosas veinteañeras sobre las 9 Citas (y darme cuenta de que eran algo tímidas pero muy risueñas) pasamos finalmente al meollo de la cuestión. Llegamos al centro comercial del puerto y decidimos tomarnos algo en el Rocco antes de subir al Dux. Y allí fue donde pasó……………….

[button color=»red» link=»https://www.egolandseduccion.com/lanzarse-al-vacio-ii-volviendo-a-conocer-gente» size=»medium» target=»_blank» font=»georgia» textcolor=»#FFFFFF» bgcolor=»#500752″ align=»center»]Volviendo a conocer gente(II)[/button]

7 comentarios
  1. Robert
    Robert Dice:

    Que venga la segunda parte Diego, por favor!

    Como es posible que alguien tan molon como tu, nos deje a todos con esta curiosidad por tu relato! Eso no se hace!!

    Me gustarías mas si pusieras pronto el siguiente capitulo.

    No me decepciones! 😉

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *