La vida postpareja (*): Mi caso personal

Desde que era pequeño, siempre oí que “la vida tiene un curioso sentido del humor”. Y ahora entiendo a que se referían. Es curioso que cuando empecé a escribir esta serie de artículos, yo mismo me encontraba manteniendo una relación con una persona. Una persona increíble, buena y especial para mi. Es más, era quien leía los artículos antes de enviarlos a los chicos de Egoland. Por aquello de “tener otro punto de vista”. Bien, pues lo realmente curioso es que hoy os escribo esto asumiendo mi vida postpareja. ¡Que graciosa es la vida! Esto no lo hago para dar pena, ni para que nadie que lo lea sienta lástima por mi, lo escribo para que os sintáis identificados conmigo y para veáis que esto pasa hasta en “las mejores casas”. A la vez, a mi también me sirve como ejercicio de reflexión y en cierto modo, y como dice mi compañero Yago Bader, para liberarme de mis cadenas personales. No os voy a plantear ejercicios, no os voy a dar claves, sólo os voy a contar una historia que espero que tanto a vosotros como a mi, os sirva para seguir adelante y ser más positivos cada día.

UN CASO PERSONAL

Martes 13 de noviembre de 2012. Me despierto como otro día cualquiera. Feliz, contento con mi vida, con mi trabajo, con mi pareja. Lo primero que hago es pensar en ella. Estaba enamorado. Un pensamiento vino a mi cabeza: “martes y 13, jajajajajaja, como si eso supusiera algo”. Tengo varias sesiones con clientes en mi consulta y uno de ellos, que es lector vuestro, y que por supuesto me dio su permiso para comentar esto, me empieza a hablar de su nueva vida tras superar su propia ruptura. Y este fue el día de las curiosidades de la vida. Yo le dije “todos tenemos que buscar a esa persona que nos hace feliz, yo ya la encontré y se que va a funcionar”. Por otro lado, a las 8 de la tarde me llamó mi primo, y entre las muchas cosas que hablamos me preguntó por mi relación. Le dije: “genial, poco a poco avanzando y yendo a mejor cada día”. ¡Manda carallo! En serio. ¡Manda carallo!.

Habitualmente, por las noches hablaba con mi pareja por whatsapp y comentábamos nuestro día, pero ese día no iba a ser como los demás. A las 11 de la noche me manda un “whass” y me dice que quiere hablar y yo pienso “no puede ser, me va a dejar”. Algo dentro de mi ya se lo olía. Así fue. Hablamos hasta las 5 de la mañana y obviamente no dormí en toda la noche. Lo estábamos dejando. Al día siguiente vino hasta mi casa y me explicó sus motivos. Estaba destrozado por dentro, llorando, en shock. ¡No me lo podía creer! Todas mis ilusiones de futuro, todo mi mundo se derrumbaba delante de mi. Si hasta me imaginaba con ella en el altar (y nunca antes había pensado siquiera en compartir piso con una tía). Motivado por mi rabia o por mi shock emocional, cogí todo lo que tenía de ella en mi casa y lo metí en bolsas. Cuando vino se lo di. Ella también lloraba, sufría, porque para ella yo era importante, pero sus motivos personales eran mucho más fuertes. Hablamos durante horas y no encontramos solución. Se acababa la relación con la persona que más quería. Se iba una persona importante para mi. Apagué el último cigarro con ella, cerró la puerta y se fue.

Los días siguientes consistieron en llorar, no comer, pensar continuamente en ella y por supuesto, negar la realidad. Y tanto la negué que durante cinco días y cinco noches traté de hacer como que nunca había pasado. Quité todas sus fotos, las guardé, eliminé todo lo que me recordaba a ella. La borré de facebook, del whatsapp, etc. El viernes salí para despejarme, y el sábado también. Incluso flirtee con una tía supongo que para paliar un poco el daño emocional. Pero al quinto día, el domingo, me di cuenta de que necesitaba tenerla ahí. Llegué a la conclusión de que era mejor tenerla como amiga que eliminarla de mi vida. ¿Cómo iba a quitar a alguien bueno de mi vida? (os debo decir que lo dejamos a bien y que para ella fue una decisión muy difícil también, por eso quería tenerla de amiga). Ese fue mi problema los primero cinco días. Quería borrar mi pasado, y eso es imposible. La llamé, lo hablamos, y decidimos seguir hablando pero no tanto como antes, y por supuesto, dando un tiempo a que el dolor desapareciera. Y es curioso como eso me hizo entrar de nuevo en la realidad. Lo acepté. Acepté que a partir de ese día ya no iba a ser mi novia, pero si una persona buena con la que había compartido muchas historias. Algunas, las mejores de mi vida.

Entonces llegó la culpa. Ese momento donde yo me empiezo a plantear todo lo que hice mal, y todo lo que podía haber hecho para mejorar. Me masacré durante días con eso. Que era culpa mía (de ella también, por supuesto), que podría haberlo hecho mejor. No veía luz al final del túnel. Me empecé a centrar en mi trabajo para estar distraído, y sí que estaba distraído, pero pensando en ella. Pero de repente algo cambió. Algo dentro de mi me dijo: “ya está bien de compadecerte, ya está bien de sufrir. No va a volver”. Lo asimilé. Me di cuenta de la realidad otra vez, pero esta vez más fuerte. Estuve mal todo el día y gracias a unos buenos amigos que me escucharon desde el día cero, empecé a ver un poco de luz al final de ese túnel oscuro que era mi vida.

Me resigné, acepté la realidad. Y como todos ya sabéis, empecé a desmitificarla. Empecé a ver cosas que antes no veía, empecé a entender cosas que antes no entendía. Y me di cuenta de que durante todo este tiempo mi felicidad había dependido de ella. Porque yo también soy humano y mi autoestima también se daña. Y la coña es que mi autoestima siempre había dependido de lo que dijeran los demás. De cómo me vieran los demás. Siempre había pensado que era infeliz por no tener una mujer a mi lado. Cuando la tuve fui feliz, por supuesto. Pero durante toda mi adolescencia y vida semiadulta me había olvidado de alguien. De mi. Había obviado a la persona más importante de mi vida. Yo. Puede sonar egoísta, pero como dijo Rafael Lechowsky “para aprender a querer a los demás, primero aprendí a quererme a mi mismo”. Y yo no lo hice. Nunca pensé en mi felicidad por mi mismo. Siempre dependí de los demás para ser feliz. ¡Manda cojones que haya que estar en esta situación para darse cuenta de esto! Ayer me desperté dándole vueltas a esto, y mi gran amigo Iván me hizo ver que detrás de cada cosa mala de la vida, siempre hay una buena. Yo ya lo sabía, pero que queréis que os diga, no lo veía.

Y hasta hoy. Me desperté, leí el artículo de Yago y me dije: “liberate de tus cadenas, empieza tu nueva vida pensando en ti. El amor y la felicidad volverán por sí mismo. Sólo necesitas tiempo y ser positivo”. Por eso decidí escribir esto. No lo iba a hacer. Me veía sin fuerzas. Sin ganas. Y si os soy sincero, ahora mismo me encuentro genial. Creo que escribir esto me ayudó a soltar toda mi “rabia” con la vida y me alentó a empezar de cero.

Ahora, creo que ya estoy preparado para escribir el siguiente artículo que es la recuperación. Porque yo ya estoy empezando ese proceso. Y os digo algo que siempre les digo a mis pacientes. En la vida siempre hay momento buenos y momentos menos buenos, y esa es la gracia de la vida precisamente. Disfrutar de todos los momentos que nos brinde la vida. Porque cuando me dejaron descubrí algo. Por primera vez en mi vida me sentí vivo de verdad. Cada segundo importaba, cada minuto era único, doloroso, pero único. Así que os propongo algo y me lo propongo también a mi mismo. VAMOS A EMPEZAR UNA NUEVA VIDA, VAMOS A EMPEZAR OTRA VEZ. RECORDANDO TODOS LOS BUENOS MOMENTOS QUE TUVIMOS CON NUESTRAS PAREJAS. APRENDER DE NUESTROS ERRORES. VAMOS A CREAR RECUERDOS NUEVOS Y POR FAVOR, VAMOS A SEGUIR ADELANTE.

Me despido y os recuerdo que muy pronto tendréis la ultima parte de esta serie de artículos. LA VIDA POSTPAREJA (IV): RECUPERACIÓN. Espero que os guste y que me dejéis muchos comentarios y por favor, no sintáis lastima por mi, porque ya estoy en fase de recuperación.

P.D.: que este artículo sirva como el punto inicial de mi nueva vida.

JORGE

13 comentarios
  1. jose angel
    jose angel Dice:

    todos hemos pasado por ese proceso, algunas relaciones realmente se siente unicas porque no hay personas que sean iguales, ya debiste pasarlo mal y aun habra momentos que decaigas como todo ser humano, porque para sentirse a un paso del altar, ya hay que estar convencido; yo hasta ahora nunca he sentido eso del altar, y realmente tiene que ser acojonante querer tanto a alguien como para que, dentro de como esta la sociedad actualmente, pensar en un paso tan grande.
    siempre nos dejamos llevar y si no tenemos cuidado acabamos monopolizando nuestra existencia a una pareja, nos dejamos, nos descuidamos un poco, perdemos la magia de todo lo que al principio nos unia a esa nueva persona que apareció, esa chispa.
    creo que es crucial mantener la chispa del principio, siendo exactamente como se es al principio de conquistar.

    Responder
  2. Antoni Martínez
    Antoni Martínez Dice:

    Jorge, gran artículo, como te dije con los anteriores, en este caso con el toque personal. Demuestras gran capacidad de análisis, de gestión emocional y resiliencia. Lo unico que me sorprende es el poco tiempo que has tardado en llegar a la fase de recuperación, días, y que no explicitas si había algún signo que durante la relación te hace pensar que eso podía pasar, pues siempre los hay. Un abrazo y felicidades de nuevo por tu autosuperacion!

    Responder
  3. Bandido
    Bandido Dice:

    Como dice Antoni gran gestión emocional y rapidez en llegar a una conclusión. Sin embargo me parece un gran error mantener el contacto a medias. Si ella ha decidido dejarte, pues que apechugue con las consecuencias, de lo contrario corres el peligro de convertirte en su «colchón emocional», el lugar a donde regresar si su nueva aventura sale mal. Porque no lo dudes amigo, nadie deja a nadie para estar a solas…

    Lo que se recomienda en estos casos es DESAPARECER.

    Discúlpame pero en este mensaje voy a ser algo crudo y realista. Nadie deja por nadie. Te encanta que ella te diga «no eres tu soy yo» y «quiero estar sola», porque así tú no te sientes menospreciado. Pero si alguien deja una relación será para tener OTRA relación, no para salir y sentirse deseada. Tu ex te dejó por alguien de carne y hueso. Quizás se lo haya cepillado o quizás no, pero que tiene a alguien en su cabeza, seguro. Pensarás que ella se va por ahí a dar vueltas al parque, a comer con unos amigos a los que les cuenta sus reflexiones, que se queda en casa leyendo libros… pero qué va. Es muy posible que se esté follando a otro. Además sin parar.

    Pues claro. ¿Qué esperabas, que ella estuviese en casa llorando por lo que no fue? No, fiera, no. Tu ex novia tiene ahora otros planes, los que para ella son de primera clase, entre los que tu hace tiempo que has dejado de formar parte… Este hecho, no impide que ella siga queriendo tenerte formando parte de su vida, pero para tu desgracia, nunca en el plan que tu deseas, que es el volver a tener una relación de pareja contigo. Para ella es muy cómodo tenerte ahí, de colchón emocional, ella ha guardado la partida y así puede tirar de copia de seguridad si su primera opción le sale mal. Y tu le facilitas el trabajo manteniendo el contacto a medias.

    ¿Sabes donde apareces tu en su menú de opciones de vida? En la página de… SEGUNDOS PLATOS.

    Como has escrito, todo va bien en la relación hasta que un día se produce un punto de inflexión y de repente pasamos a ser algo muy secundario en sus vidas, nunca hay tiempo para nosotros, incluso diríamos que tensan la cuerda al limite como si quisieran forzarnos a nosotros a cortar. Si no lo hacemos, te dan la charla del «sanseacabó» y hasta luego. Pero no dejes que juegue contigo, dale pasaporte y que apechugue.

    HAY QUE SEGUIR ADELANTE, SIEMPRE. ¿Qué te caes?: Te levantas, te sacudes el polvo de las consecuencias de tu caída, respiras hondo… y a seguir caminado con los ojos bien abiertos para no caer y consecuentemente en estos casos, recaer.

    Los humanos somos seres inestables y dependientes, que buscamos el contacto humano y el emparejamiento por razones equivocadas, creyendo que «es lo que toca a cierta edad» y que si los amigotes de toda la vida ya están con sus novias , encoñados, con hipotecas, negocios en común, y planes de futuro, tienen a su «parienta» asegurada para los restos.

    Craso error, pues no se dan cuenta, que sobre todo las mujeres, cuando no están satisfechas con el hombre que tienen, cuando por cualquier razón éste deja de resultarle un reto o deja de ser atractivo o notan que han dejado de hacer su vida para plegarse a los caprichos de la suya y se les esfuma el amor, LOS DEJAN SIN MIRAMIENTOS, haya o no casas de por medio, hijos, negocios o dinero en común.

    Se lo que piensas y lo que has pensado, piensas que es cierto lo que dice, que se ha alejado de ti porque tu hiciste algo mal o porque ella «perdió la pasión», pero debes tener claro que no es asi , ella ya tiene alguien en su cabezita y no eres tú, quizás haya intercambiado con esa persona momentos íntimos o no, pero de todas maneras no trates de buscar culpables, se ha acabado , desaparece, aléjate, no la juzgues, revisa las cagadas que hiciste para intentar mejorarlas en el futuro, sufre que sufrirás pero sera mucho menos que si la mantienes en tu vida , siento ser crudo pero soy directo… aléjate, no la llames nunca más, no le pidas explicaciones y no te culpabilices. Vive tu vida….. con el tiempo y tu esfuerzo lo superarás.

    Y para ello es necesario que pierdas la esperanza de volver un día con ella. Tienes que desaparecer. Desaparecer significa asumir que vuestros caminos ya no coinciden; hacerte cargo de lo tuyo, aprender de tus errores, andar por otra senda, crear tu bienestar a partir de tu vida.

    DESAPARECER es eliminar todo tipo de contacto, no saber que hace, no averiguar nada, no preguntarle por quien se trufa, etc

    Por muy duro que suene: TODOS VAMOS A PERDER TODO EN ESTA VIDA. Vamos a perder cosas, personas y situaciones que jamas volverán.

    ELLA NO TE QUIERE. Y YA NUNCA vas a volver con ella, no la vas a recuperar porque lo único que tienes que recuperar es tu centro, tu autoestima,tu dignidad, ser TU MISMO otra vez, y créeme, te queda un largo camino.

    Y para esto lo mejor es DESAPARECER de su vida totalmente, fuera FB,wassap,todo fuera, agarra sus cosas y fotos, las metes en un saco y las facturas para la patagonia.

    Hasta que no desaparezcas y la borres de facebook, messenger y toda esa morralla, y las llamadas que tengas de ella duren menos de medio minuto (¿sí? ah, hola… sí, luego te llamo estoy ocupado, ciao), hasta que no llegues a ese punto de desintoxicación jamás estarás bien, y escucharás sancedes como esta que ni te van ni te vienen PORQUE ELLA YA NO ES TU NOVIA, NI ESTÁ CONTIGO, NI VA A VOLVER A ACOSTARSE CONTIGO, NI VAIS A CASAROS, NI A TENER HIJOS JUNTOS, NI VAIS A COMPRAR UNA CASA, NI VAIS A HACER NADA, ABSOLUTAMENTE NADA MÁS JUNTOS. JAMÁS.

    BO-RRA-LA. NO-ESTA-EN-TU-VIDA.

    Demuestra que eres un tio con dos cojones haciendo tu vida, tu rollo, tus viajes, salir lo que te de la gana. Tu ex?, es el pasado. A ti te importa que llueva en el Congo? no verdad? a mi tampoco

    Lo que has de pensar (y creer) es en tu evolución y en tu superación, en tu próxima y mejorada versión de ti mismo.
    Tu no eres alguien a quien se tira y se recoje a la hora que a tu EX se le antoje jugar.

    Lo que debes hacer, y no es poco, es trabajo de introspección y reflexión contigo mismo. Hacerte cargo y responsable de ti mismo, sacar y trabajar en los errores que cometiste en esa relación, y así ser alguien con la madurez emocional y la fuerza interior necesaria para ser feliz por sí mismo.

    Responder
  4. Jorge
    Jorge Dice:

    La verdad es que no explicite mucho porque no queria comentar mucho del caso en concreto, sino mas bien de lo que sentia yo durante este tiempo de postpareja. Fue rapido, estoy de acuerdo, xro es la parte mas dificil no es cuando caes, sino cuando empiezas a levantarte, es decir, cuando empiezas la recuperacion, q en si misma es la parte mas jodida. Volver a enpezar. Las otras fases son duelo y dolor. Xro la recuperacion es avanzar un poco cada dia para volver a estar al cien por cien. La diferencia es q ves las cosas de una forma mas positiva y sabes a donde vas. De todos modos, en el siguiente capitulo lo explicare. Un saludo y gracias x leer!!!!

    Responder
  5. Polina
    Polina Dice:

    Bandido, discrepo… ni todas las mujeres somos iguales, ni todos los hombres son iguales. Yo corté con mi novio 8 veces y no tenía en mi cabeza a otro, el volvió 8 veces y tampoco tenía en su cabeza a otra, ni se cepilló a otra…

    Responder
  6. Yago Bader
    Yago Bader Dice:

    Brutal Jorge, me has dejado flipado, consigues plasmar muy bien lo que sentías en lo que escribes.

    Y creo que nunca me había alegrado tanto de escribir un artículo, ahora que se que te ha ayudado al menos un poquito a tener las cosas más claras respecto a esa situación y a volver a reencaminar tu vida.

    ¡Espero esa recuperación tío!

    Un abrazo

    Responder
  7. Jorge
    Jorge Dice:

    Gracias por el comentario Yago!!!! La verdad es que lo que escribí me salió totalmente de dentro y al leer tu artículo sentí la necesidad de romper mis cadenas.
    Me gusta ver que la gente se interesa por lo que escribo. La última parte del artículo lo tendré listo en nada. Un saludo.

    Responder
  8. Royals
    Royals Dice:

    Buen artículo Jorge, pero me quedo con la opinión de Bandido. Me parece realmente sana para superar una relación cuando te dejan…

    Saludos!!

    Responder
  9. miguel
    miguel Dice:

    Muchas gracias, no sabes lo mucho que me has ayudado y a tanta gente a seguir adelante. Estos gestos no se pueden pagar con dinero. Un abrazo!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *