La vida postpareja (III): Resignación

En el artículo anterior hice mucho hincapié en las dos primeras fases de la ruptura: la negación y la culpabilidad. Espero que muchos de vosotros ya hayáis superado ambas fases. Si es así, ¡Yeah! Estáis de enhorabuena. Y yo por supuesto, orgulloso. Para que los que acabéis de romper vuestras relaciones y para los que aún no superasteis las fases anteriores, ¡Ánimo! Se que seréis capaces (aunque no olvidéis leer los artículos anteriores).

[button color=»red» link=»https://www.egolandseduccion.com/la-vida-postpareja-i-topicos-y-fases-de-la-ruptura/» size=»medium» target=»_blank» font=»georgia» textcolor=»#FFFFFF» bgcolor=»#500752″ align=»center»]Fases y tópicos que no ayudan[/button] [button color=»red» link=»https://www.egolandseduccion.com/la-vida-postpareja-ii-negacion-y-culpabilidad/» size=»medium» target=»_blank» font=»georgia» textcolor=»#FFFFFF» bgcolor=»#500752″ align=»center»]Fase de Negación y Culpabilidad[/button]

Pero bueno, a lo nuestro. Este artículo va principalmente dedicado a todos los ex-novios y ex-novias de este mundo. Ahora tenemos una nueva forma de mandaros a tomar por c-. Obviamente, también va dedicado a todos aquellos y aquellas que estáis a punto de abrir la puerta de una nueva vida y ver lo que hay tras ella. Pero como en todo deporte de riesgo, siempre hay que dar un último impulso. Y ese impulso es empezar a creer en nosotros mismos. Ganar confianza, sentir que valemos, sentirnos como Superman cuando derrotaba a Lex Lutor, en fin, sentirnos increíbles. ¿Y por qué buscar sentirse así? Porque la última fase del cambio pasa por reforzar nuestra autoestima. Y si bien perdimos a alguien que era importante para nosotros y ocupaba un trozo de nuestro corazón, ahora tenemos que reemplazarlo por otro nuevo miembro biónico que nos sirva para sustituirlo.

Al igual que si tenemos una mesa y una de sus patas se rompe habrá que sustituirla por otra o dejarla a tres patas, nosotros tenemos que buscar sustituir a alguien que se fue o sufrir por ello. Obviamente, sustituir a alguien es difícil, porque nunca será lo mismo. Y es precisamente por eso, porque nunca será lo mismo, la razón por la que tenemos que seguir adelante. Un nuevo abanico de posibilidades se abre. Un montón de gente nueva a la que conocer. Y eso está bien. Pero hay un cabr– llamado miedo al que a veces le gusta ponernos la zancadilla. Ese miedo a “qué pasará ahora”, ese miedo a “cómo empiezo de nuevo” o ese miedo a “quién me va a querer”. Pero no os preocupéis. Sólo necesitamos de nuestra autoestima y de un poco de motivación y de esta última me encargo yo.

En cuanto a la resignación, la fase previa a la recuperación, deciros que es un arma de doble filo. Y es que en ella se producirá un efecto curioso, una mezcla de sentimientos positivos y negativos. Negativos porque asimilar es duro, porque asimilar es darse cuenta de la realidad, porque asimilar es darse de cara con la idea más cruel de todas: “ya no me quiere”. Y sentimientos positivos, porque a pesar de asimilar la realidad, también empezamos a ver que existen nuevas posibilidades. Y si bien es cierto, suelen predominar más los negativos. ¡No pasa nada!. Una de las cosas que mejores resultados nos puede dar es desmitificar. ¿Y qué es desmitificar? Empezar a buscar las pegas a todo aquello que pensábamos que era increíble y que obviamente, no lo era. ¿Y por qué desmitificar? Porque en este momento aún seguimos creyendo que la persona con la que vivíamos en “la isla” era única e irremplazable. Por cierto, si estás leyendo esto y crees que él o ella es irremplazable ¡te pillé!, porque eso significa que aún no borraste su número de tus contactos del móvil. No, en serio. Si crees eso, que es lo más probable, olvídalo. ¿Y cómo? Te preguntarás. Te planteo varios ejercicios exclusivos para esta fase de la ruptura:

EJERCICIOS PARA LA ESTA FASE DE LA RUPTURA

Ejercicio 1: Empieza a pensar en todas las cosas malas que tenía. Porque hasta hoy no creo que conozcas a nadie perfecto.

 

Ejercicio 2: Piensa en todas esas cosas que te hubiera gustado cambiar de él o de ella. Porque estoy seguro de que las había. Piensa en todas esas cosas que no pudiste compartir y que ahora, por tus circunstancias, puedes buscar en otra persona.

Ejercicio 3: Léete el libro de Egoh “Seductor”. Es una buena forma de ver que existen muchas mujeres y hombres increíbles por el mundo con muchas cosas nuevas que ofrecer.

Esta fase es crucial, es la más importante, porque lo que saquemos en limpio de ella marcará nuestro futuro más próximo. Si nos centramos en reforzar nuestra autoestima, en aprender de los errores o en creer que valemos por nosotros mismos, llevaremos con nosotros un arma muy poderosa: la capacidad de querer de nuevo a alguien y la capacidad de olvidar a la persona a la que antes queríamos y sobre todo, la capacidad de eliminar el rencor.

En resumen, os puedo decir por experiencia propia que no existe una fórmula secreta ni un remedio milagroso que nos ayude a sentirnos mejor. Pero sí que existe una actitud. Existe una actitud de felicidad con la que se viaja por la vida. Existe una actitud de caerse y volverse a levantar. Obviamente, y como ya os dije: hay que sufrir. Pero hay que hacerlo en la cantidad justa. Y tiene que llegar un momento en el que volvamos a levantar cabeza. Pero, y si levantamos cabeza, ¿qué es lo que veremos tras la ruptura?, ¿cómo volvemos a empezar una vez recuperados?. Todo esto y mucho más en La Vida Postpareja (IV). Y aunque sintáis que esto es sólo una fase, creo que va a ser mejor que me vayáis desmitificando. ¡A Recuperarse!

[button color=»red» link=»https://www.egolandseduccion.com/la-vida-postpareja-iv-recuperacion/» size=»medium» target=»_blank» font=»georgia» textcolor=»#FFFFFF» bgcolor=»#500752″ align=»center»]Fase de Recuperación[/button]

JORGE

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *