La inglesa en la disco; Seducción nocturna

 

-¿Pero tú de dónde sales? (Quizás una de las frases que más he escuchado últimamente. Al principio me sorprendía y me halagaba. Ahora apenas me llamaba la atención.) ¿Pero tú de dónde has salido?. Repitió ella con los ojos abiertos como platos y una expresión que denotaba asombro y deseo a partes iguales.

Si te lo dijera nos veríamos obligados a huir juntos y escondernos en alguna isla recóndita– Le contesté yo.

 

Ella era una inglesa de entre 25 y 30 años, rubia, delgada, de facciones armónicas, con escote sugerente y una camisa y pantalones vaqueros que realzaban su cadera y estilizadas piernas.

Nos habíamos conocido en una discoteca de esas que me gustan a mí. Poco pijerío, música rockera, buen ambiente y gente atractiva. Era carnaval y por si no lo sabíais a mi me da por ponerme corbata en fechas tan señaladas como esa. Nuestras miradas se habían cruzado cerca de la barra y la sonrisa que le dediqué dejó claras mis intenciones. Me acerqué mientras ella estaba pidiendo una copa.

-Por cómo te vistes tienes pinta de saber algo de estilo. ¿Cómo me ves esta noche?

 Ella sonrió.

-No está mal– contestó con buen español pero innegable acento inglés –Pero llevas la corbata un poco suelta

Mientras lo decía, sus manos se dirigieron al cuello de mi camisa y empezó a ajustarme la corbata. Señores, si hay algún indicador de interés más grande que una chica dedicándose a arreglarte la corbata, que bajen los dioses de la mandanga y me lo digan.

 

-¿Te das cuenta de que ahora sería muy descortés por mi parte no presentarme? Yo soy Pau, ¿tú eres…?

Rachel– respondió mientras nos dábamos un par de besos.

-Rachel, está muy claro que no eres de aquí y que entiendes más que yo de nudos de corbata. Cuéntame.

 

Mientras nos tomábamos nuestra copa me explicó que era londinense, que llevaba un año trabajando como profesora de inglés y que estaba con sus alumnos celebrando el fin del semestre. Mientras lo hacía y ante la constatación de que se trataba de una chica atractiva, yo me dediqué a escucharla, observarla y cualificarla con humor.

Ante chicas atractivas me suelo decantar por lo que yo llamo cualificación inversa. Me centro en cualificarlas predominantemente por factores conductuales o textuales (sin obviar el aspecto físico)  mientras que ante chicas no tan atractivas pero igualmente estimulantes intento realzar de forma creíble sus atributos físicos. No sé si sería una cita de Ovidio pero el lema vendría a ser algo así como “a la guapa, dile que es lista. Y a la lista, dile que es guapa”. De esta forma nos desmarcamos del resto de hombres: las chicas atractivas son conscientes de la influencia de su físico sobre los hombres, pero no están acostumbradas a que las valoren por otros atributos.

Decidí ir animando la conversación y sexualizar. Al fin y al cabo era carnaval.

 

-Como profesora de idiomas seguramente tendrás un vocabulario muy amplio. ¿Si tuvieras que definirte con dos adjetivos cuales usarías?

-Mmm, no sé… ¿Divertida e inglesa? Dijo a carcajadas.

-Ya, pues a mi me gustan las mujeres divertidas y que suponen un estímulo intelectual. Lo de si son inglesas o no lo dejo a elección suya

 

Ella río. Cada vez se la veía más atraída. Empecé a jugar fuerte:

 

-¿Y cómo te gustan a ti los hombres?

-Yo diría que atléticos, divertidos y honestos

-¿Morenos?- La interrumpí.

-Sí, morenos también

-¿Y altos? ¿Así como de 1,85?

-Claro

-Pues lo siento pero no encajo para nada en tu descripción

Volvió a reír divertida. Así que era el momento ideal para hacer un narrador de aquello que estaba pasando entre nosotros.

-¿Te das cuenta de lo bien que nos lo estamos pasando juntos pese a que sólo nos conocemos de 5 minutos? Imagínate lo genial que nos podemos llegar a caer si nos hacemos novios

 Y entonces, ella pronunció las palabras mágicas. Aquellas que parecen entremezclarse con música celestial cada vez que las escucho. Aquellas palabras que significan que algo precioso va a pasar en breve con sólo desearlo.

 

-Ya… Eso se lo dirás a todas

-Quizás- le dije yo evidenciando mi mirada de deseo –pero no todas tienen un culo tan irresistible como el tuyo- Eso fue suficiente para colmar el vaso. Sus neuronas cortocircuitaron y no pudo negar más la evidencia.

-¿Pero tú de dónde sales? ¿De dónde has salido?

 

Me cogió del brazo y en un instante me arrastró hasta la otra punta de la discoteca donde se encontraban sus alumnos y el resto de profesores. Una vez allí me los presentó uno a uno para acto seguido lanzarse a mi boca sin que yo pudiera mediar palabra. Como si fuera un trofeo que debía ser exhibido. Como comprenderéis, yo estaba bastante sorprendido ante el arrebato de fogosidad de mi amiga, así que en un despiste suyo aproveché para acercarme a una chica de su grupo y preguntarle si realmente era su profesora de inglés. «Sí, estamos alucinando, ¡el lunes tenemos clase con ella!».

 

¡Viva Inglaterra!

 

Sígueme en Facebook y Twitter para más consejos y experiencias sobre comunicación, persuasión y seducción.

 https://www.twitter.com/@pauegoland

 http://www.facebook.com/pauegoland

17 comentarios
  1. Jorgemagix
    Jorgemagix Dice:

    Me sumo a la petición: ¡Queremos más! 😛
    Es el primer artículo que leo tuyo y la verdad es que me encantaría leer muchos más. Y coincido con Antoni, las explicaciones en relación a sus frases, sus reacciones y las tuyas propias. Simplemente genial.
    Un abrazo!

    Responder
  2. Malkav
    Malkav Dice:

    ¡¡¡¡Queremos más, que el público se va!!!! (como los niños chicos en una actuación)

    Y como dios del sargeo te digo que pocos idis más bestias conozco, pero si una mujer se toca el pelo mientras se ríe de un chiste que no tiene mucha gracia y luego se ajusta el escote sin venir a cuento… es más bestia que el de la corbata 😉 (aunque todos tenemos nuestros idis personales, y el de la corbata es lo suficientemente grande como para que se ponga a bailar can-cán delante tuya)

    Responder
    • Malkav
      Malkav Dice:

      Pd: obviamente, lo de dios del sargeo va de coña por ponerlo tú en el texto (últimamente no sé si me paso de arrogante con las coñas y mejor prevenir que curar)

      Responder
    • Pau
      Pau Dice:

      Cierto tianomen, el narrador es una herramienta fantástica.

      A todo el mundo le gustan las historias, y en el fondo lo que estamos haciendo es contar el principio de una historia haciéndola partícipe de ella. A mí siempre me entran ganas de saber cómo continúa.

      Responder
  3. Pau
    Pau Dice:

    Hola Elvis,

    Dado el caso la cualificaría por su actitud prudente y reflexiva. Avanzaría mucho más despacio. Aunque en esencia seguiría el mismo esquema: evidenciar que nos gustamos y hacerla sentir deseada. Para no ser tan directo en la sexualización le diría que me gusta mucho cómo le queda el pantalón (recordad: cómo le queda, no “me gusta tu pantalón”). Pero contemos con que no podemos gustarles a todas o que a lo mejor sus circunstancias no lo permiten.

    Un saludo

    Responder
  4. Monica
    Monica Dice:

    Buenas noches Pau,
    He leido atentamente tu artículo y, la verdad es que, me da la sensación que analizas demasiado cada paso que das ante tu «nueva presa»…debe ser difícil estudiar cada paso que das para intentar gustarle a alguien…no seria más sencillo, fijarte en alguien porque si y ver qué pasa? No es más verdadero, honesto y práctico, simplemente dejarse ir y ver qué sale de ahí? Quizás una buena amistad, una relación duradera…quién sabe? Lo mejor en esta vida son las sorpresas que te tiene deparadas…sean buenas o malas, siempre te ayudan a crecer y a conocerte mejor.
    Te deseo suerte y que te dejes ir de verdad…sin tanta parafarnalia, sé tu mismo. Eso es lo que valoramos las chicas, que cada uno sea él de verdad.
    Deja de actuar!
    Monica

    Responder
    • Kike Tejedor (CManager)
      Kike Tejedor (CManager) Dice:

      A mi me da la sensación de que Pau lo hace natural, pero que lo redacta con pasos para resultar divulgativo y didáctico, no creo q pase 4 segundos pensando «ahora hago esto…»»ahora lo otro…»

      Responder
    • Pau
      Pau Dice:

      Gracias por tu comentario Monica. Agradezco tu punto de vista.

      Puede parecerlo, pero como dice Kike no analizo cada paso: se notaría demasiado si lo hiciera y no resultaría atractivo. Además creo que es imposible. Es una forma de relacionarme que ya tengo interiorizada y que tiene mucho que ver con mi carácter, no sé hacerlo de otra forma. Todos los análisis que hago en esta web son a posteriori, con un fin didáctico. Y desde luego en mi vida no hay ‘presas’, no es mi estilo y cualquier historia puede tener un desenlace inesperado. Esa es la gracia de todo.

      El hecho de haberme relacionado con muchas personas me ha permitido observar patrones de conducta y en consecuencia poder sacar conclusiones, con sus excepciones y sorpresas. Me gusta entender por qué pasan las cosas, y no verlas pasar sin más. No podría explicar nada si no lo hiciera así, simplemente sería como contar una anécdota sin comprenderla y eso no sería útil para los lectores ni generaría interés. Por eso en este blog intento dar los detalles y motivos de cada paso, incluso a riesgo de que parezca que hay un sobreanálisis.

      Un saludo y gracias por leernos.

      Responder
  5. Monica
    Monica Dice:

    Gracias por tu aclaración Pau. La verdad que leyéndote ahora, puedo entender un poco más el por qué de tanto detalle en tu narración.
    Por experiencia creo que es importante querer entender por qué pasan las cosas y no verlas pasar sin más..lanzarte a ver qué pasa y,después poderlo compartir con otras personas que quizás, puedan tomarte como referente.

    Gracias y un saludo Campeón!

    Mònica

    Responder
  6. diego
    diego Dice:

    Me gusto mucho la interaccion, directa, sincera. y sin artilugios complicados.

    En lo simple radica el exito, Felicitaciones

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *