La influencia del porque

Dentro del apartado de herramientas de psicología social aplicadas a la seducción, me gustaría descubriros una pequeña joya de libro que os puede resultar de bastante utilidad.

 

El libro se llama Influence, the Psychology of Persuasion y su autor es Robert Cialdini, un reconocido profesor de marketing y psicología americano.

 

Según Cialdini, existen 6 principios por los que es posible influenciar el comportamiento de otras personas. Juicios morales aparte, sirve también para identificar cuándo nos pretenden manipular y tomar medidas en consecuencia.

 

Todos los principios de la influencia se apoyan en nuestros mecanismos innatos para crear atajos en la toma de decisiones y no tener que estar analizando constantemente toda la información disponible. Nos exigiría demasiado tiempo y esfuerzo si lo hiciéramos. Los mecanismos por los que tomamos decisiones, aunque evolutivamente tienen sentido para que ahorremos tiempo y evitemos titubeos, a veces pueden cometer fallos.

 

De todas formas, y aunque Cialdini no lo nombre, el primer principio de la influencia es más que obvio. No hay mejor forma para influir en el comportamiento de los demás que quitarnos las vergüenzas y sencillamente, pedir lo que queramos.

 

Empezaremos con un par de conceptos introductorios. En este post os hablaré de la importancia del porqué.

 

La importancia del porqué

 

Concepto

A la gente le gusta tener motivos para lo que hace. Si pedimos a alguien un favor tendremos más éxito si proporcionamos también un motivo.

 

Demostración

Hicieron 3 experimentos. En todos, un estudiante iba a la impresora de la facultad y se encontraba gente haciendo cola.

En el primero, se dirigía a la gente de la cola y les decía: “Disculpad, tengo 5 páginas. ¿Puedo usar la impresora porque tengo mucha prisa?” En el 94% de los casos le dejaron pasar.

En el segundo, les decía “Disculpad, tengo 5 páginas. ¿Puedo usar la impresora?” En el 60% de los casos le dejaron pasar.

 

Hasta aquí todo parece normal. En el primer experimento tuvo más éxito porque aportaba información adicional en formato de “porque tengo mucha prisa”.

 

Pero no es el caso. En el tercer experimento que hicieron, se dirigió a la gente de la cola diciendo: “Disculpad, tengo 5 páginas. ¿Puedo usar la impresora porque tengo que hacer unas copias?”

 

Aparentemente “porque tengo que hacer unas copias” no aporta nada nuevo, ninguna información nueva. Sin embargo, en el 93% de los casos le dejaron pasar, como en el primer experimento.

 

De aquí los autores concluyen que da igual la razón que demos. La primera arma de influencia es sencillamente la palabra “porque”. Al oír la palabra “porque” nuestro inconsciente suele dar por sentado que hay una razón detrás, sin que nos planteemos la congruencia de la misma.

 

 

Utilidad en seducción

En EgolandSeduccion siempre insistimos en la importancia de dar un porqué a la chica: porqué nos gusta, porqué queremos quedar con ella, etc. Pero yo os quiero animar a usar precisamente de forma explícita la palabra “porque” para conseguir lo que queramos.

Ejemplos: “Acompáñame a la barra porque aquí no te oigo bien”, “Tendríamos que quedar otro día porque podemos divertirnos mucho”, etc.

 

Sígueme en Facebook y Twitter para más consejos y experiencias sobre comunicación, persuasión y seducción.

https://www.twitter.com/@pauegoland

http://www.facebook.com/pauegoland

15 comentarios
  1. Kike Tejedor (CManager)
    Kike Tejedor (CManager) Dice:

    Me encantan las palabras con «valor», hay palabras gastadas, vacías, que la gente usa continuamente y han perdido totalmente su fuerza y su sentido original, y por el contrario existen palabras que podemos utilizar para darle valor y utilidad a nuestras frases e intenciones, me has recordado el poder de la palabra «juntos» y escribiré un artículo sobre ello.
    Enhorabuena Pau, gran aterrizaje

    Responder
  2. Pau
    Pau Dice:

    Me alegro que os haya gustado. La idea es resumir en unos pocos consejos prácticos toda la investigación existente sobre los factores que influencian nuestro comportamiento. En próximos posts veremos el poder del contraste y la primera ley de la influencia.

    Responder
  3. egoland
    egoland Dice:

    Artículo molón total. Al final influímos en los comportamientos de los demás según nos comunicamos. O sea, PORQUE elegimos y seleccionamos palabras o actitudes concretas.
    FELIZ ATERRIZAJE.

    Responder
    • Kike Tejedor (CManager)
      Kike Tejedor (CManager) Dice:

      Si todo va bien, en un par de meses haremos «frases mágicas» de principio a fin. Inventaremos las comas mágicas, los puntos mágicos…

      Responder
      • Sergio
        Sergio Dice:

        Jajajaja, oye Pau pues que sepas que esto aporta muchísimo, no solo en seducción en cualquier ámbito de la vida nos vale esto 🙂

        Responder
        • Pau
          Pau Dice:

          Totalmente de acuerdo contigo. Y recomiendo pasar de la teoría a la práctica cuanto antes. Los resultados suelen ser evidentes incluso a corto plazo.

          Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *