inteligencia emocional feedback

Inteligencia Emocional: El feedback

INTELIGENCIA EMOCIONAL: EL FEEDBACK

Hay una cosa que no podemos dejar de lado en nuestra comunicación, y es la observación del  feedback ( información que recogemos como emisores a través de los efectos que causa nuestro mensaje en el receptor ), así podemos saber el efecto que estamos causando en la persona que tenemos delante, y si este se ajusta al que queríamos obtener o no. A veces hemos planeado o semi-planeado lo que vamos a decirle a una determinada persona y nos imaginamos cómo va a reaccionar, pero una vez en la situación real, si la persona reacciona de una manera distinta a lo que teníamos pensado, ya no sabemos cómo actuar sin salirnos de nuestro guión. Otras veces creemos que estamos siendo graciosos porque estamos utilizando un recurso (una manera de hablar, un determinado chiste, etc…) que suele tener como resultado que la gente se ría, pero estamos siendo todo lo contrario porque la persona con la que estamos utilizándolo tiene otro sentido del humor u otra manera de entender las cosas, etc… O a veces estamos siendo absolutamente pesados con alguien, creándole a esa persona una situación agobiante con nuestra presencia y nuestras palabras y ni siquiera estamos siendo conscientes de ello.

 Para ello, debemos prestar especial atención, no sólo a nuestro discurso, a nuestra comunicación, nuestros gestos, etc… si no también al feedback que esto causa en nuestro interlocutor, Esto hará que sepamos si nuestro mensaje está siendo comprendido tal y como nosotros queremos, o si por el contrario se está malinterpretando o no entendiendo bien. Igualmente nos dará una información muy útil sobre el efecto que nuestro mensaje está causando en la persona, si está a gusto con nosotros, si le estamos cansando, si estamos traspasando la línea de confianza, estamos utilizando un registro comunicativo inadecuado o si por el contrario estamos utilizando el registro adecuado para conseguir transmitir lo que queremos.

Algunos detalles en qué fijarnos para comprobar el efecto de nuestra actitud

La comunicación no verbal puede darnos señales inequívocas. Si la persona nos mira a los ojos y mantiene una postura cercana y distendida (no cruza los brazos) podemos entender que está a gusto con nosotros y que le interesa la conversación. Si por el contrario mira hacia otro lado o pone barreras (mantiene una distancia física con nosotros) podríamos entender que no tiene demasiado interés. Igualmente si sonríe o se muestra distendida, haciendo bromas, etc… podemos entender que la persona se siente cómoda.

Podemos además utilizar elementos de escucha activa, parafrasear algunas de sus frases acompañadas de perífrasis del tipo “Si no te he entendido mal, has dicho que…” o “Creo que a lo que te refieres es a …”. De esta manera podemos tener la seguridad de que estamos entendiendo el mensaje que esa persona quiere transmitirnos, además de demostrar que nos importa entender claramente el mensaje que nos quiere transmitir

inteligencia emocional feedback

¿Qué hacer si notamos que hemos incomodado a la persona que tenemos delante?

Ante un feed-back negativo, es decir, si notamos que hemos molestado a la persona con la que estamos hablando, que hemos causado una impresión negativa o que nuestro mensaje ha sido entendido de una manera inadecuada, podemos reformular nuestras palabras teniendo en cuenta lo que hemos observado y dándole un toque de humor, para quitar hierro a la situación, por ejemplo con frases del tipo “Creo, por la expresión de tu cara, que me he expresado fatal, así que si me permites una segunda oportunidad, voy a volverme a explicar mejor antes de que definitivamente me odies” o “Veo que estoy siendo un pesado insoportable, así que ahora me voy a callar yo un rato antes de que salgas corriendo y me vas a hablar tú de algo que te apasione, así puedes vengarte un poco de mí, ¿te parece?”. De esta manera podemos volver a explicarnos  utilizando otro registro u otras palabras que nos permitan llegar a esa persona, con el toque añadido de haber rebajado la tensión que podamos haber creado.

Prestando mucha atención a la persona con la que queremos comunicarnos, no sólo conseguiremos una mejor calidad en nuestras interacciones. También podremos conocer mejor a esa persona, observar a qué tipo de comunicación responde mejor y por tanto, adaptar nuestro mensaje al registro que mejor se adapte.

7 comentarios
  1. Xavi
    Xavi Dice:

    Me ha encantado el artículo te doy un 10! grandísmo artículo, que seguramente alguna vez en nuestras vidas no ha pasado ese tipo de situaciones.

    Responder
  2. PAPERBOY
    PAPERBOY Dice:

    Otro recurso de gran valor, para sobreponernos, a situaciones que casi todos hemos experimentado, y la cual, me han incomodado, en varias ocasiones.
    Estos son los mejores artículos logrados: a los que se nos plantea una solución que resulta ser la 1ª o inédita, para aquellas cuestiones que nadie, supuestamente habia planteado hasta ahora.

    Felicidades

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *