Herramientas de influencia y persuasión: Prueba social

En este post hablaremos sobre el tercer principio de la influencia, la prueba social. Quizás el principio que más influye en nuestras vidas a diario y que rige a nivel inconsciente la mayoría de decisiones que tomamos.

Os recuerdo que los mecanismos de influencia son principios que tenemos incorporados en nuestra mente y cuya función es ayudarnos a continuar con nuestra vida diaria simplificando el proceso cognitivo.

 

¿Que es la prueba social?

La prueba social asume que uno de los medios que empleamos para determinar qué es correcto consiste en averiguar lo que otras personas piensan o hacen al respecto.

La prueba social influye, entre muchas otras cosas, en lo que queremos comprar, en qué carril de la autopista nos ponemos, qué libros leemos, qué películas vamos a ver, quién nos gusta e incluso a quién socorremos. Su poder es tal que se dice que hay más posibilidades de sobrevivir a un infarto si nos encontramos delante de un único espectador que si lo tenemos mientras damos una conferencia frente un público de 200 personas. Más abajo veréis por qué.

Concepto de PRUEBA SOCIAL

Solemos determinar lo que es correcto en función de lo que los demás creen que es correcto. En general, cuando estamos inseguros o hay incertidumbres, es cuando somos más proclives a observar y aceptar las acciones de los demás como correctas. Tiene sentido. Como norma, cometeremos menos errores actuando de acorde a la evidencia social que contrariamente a ella.

Pensadlo bien. Si estuviéramos viviendo con nuestra tribu africana y de repente todo el mundo se pusiera a correr como locos en una dirección, ¿vosotros que haríais aún sin haber advertido ningún peligro?

Demostración de la PRUEBA SOCIAL

Este tercer principio de la influencia seguramente sea el más potente de todos. Conocedores de su poder, multitud de sectores lo han intentado explotar. Desde productoras de televisión con sus risas enlatadas para que las series nos parezcan más graciosas, pasando por camareros que al abrir el local echan unas monedas al bote para incentivarnos a dar propina, hasta libros que indican que son best-seller y éxitos de ventas.

En el caso de las risas enlatadas, varios experimentos demostraron que provocaban risas más largas y frecuentes y que las series que las contenían se valoraban como más divertidas, aún cuando sabemos racionalmente que son un efecto de audio y no hay nadie riendo realmente. Nuestro subconsciente no lo distingue.

risas enlatadas principe bel air

El problema viene cuando empezamos a actuar por piloto automático y de forma irreflexiva. Juzgamos lo que es gracioso y lo que no en función de lo que creemos que los demás creen.

Hay ejemplos y experimentos realmente interesantes. Muchos tienen que ver con las sectas. Necesitan contar cada vez con más miembros para que la evidencia de que sus creencias no son ciertas no les abra los ojos. Cuanta más gente lo crea más cierto es. También está demostrado que hay más suicidios, accidentes de coche (se sabe que muchos son suicidios encubiertos) y accidentes de ¡avión! tras el suicidio de algún personaje famoso.

Estudio que demuestra la PRUEBA SOCIAL y su influencia

Un actor simulaba un ataque epiléptico en la calle. En la mitad de los casos lo hacía frente un único transeúnte, y en la otra mitad frente grupos de 5 personas aproximadamente. Querían ver en cuántas ocasiones recibía asistencia.

Cuando lo hizo frente la única persona, recibió ayuda en el 85% de los casos. Cuando lo hizo frente los grupos de 5, sólo en el 31%.

Esto es debido a que en muchas ocasiones no estamos seguros de si lo que vemos es una emergencia o no y lo juzgamos en base a los actos de los demás. Típica es la imagen de la persona tumbada en la calle y la gente pasando por su lado desviando la mirada. ¿Será un borracho o es realmente una emergencia?

En el caso de la simulación de ataque epiléptico, en los grupos de 5 personas la incertidumbre se extiende y empezamos a observar las reacciones de los otros. Como ellos están haciendo exactamente lo mismo con nosotros, nadie reacciona y terminamos deduciendo que entonces no debe ser una emergencia.

Si alguna vez tenéis una emergencia, mejor que no os ocurra dentro de una multitud. La incertidumbre es la mano derecha del tercer principio de la influencia, la prueba social.

Utilidad en seducción

 

Los grupos donde la gente se lo está pasando bien son atractivos. Fiestas en la zona VIP, privados para grupos, cumpleaños, despedidas, etc, suelen llamar nuestra atención. Aprovechad cuando salgáis con bastante gente para intentar ligar un poco más. Por el mero hecho de que mucha gente a vuestro alrededor se lo estará pasando bien y hablando con vosotros, pareceréis más enrollados, divertidos y atractivos. Sacadle provecho.

El ideal para chicos sería llegar al local abrazando a 4 tías despampanantes. Resultaremos más atractivos a las otras mujeres en parte por la prueba social y la preselección. “Si vuelve locas a esas chicas debe ser por algo”. También podéis intentar mantener conversaciones divertida con vuestras amigas cuando salgáis con ellas en lugar de estar pendientes del entorno constantemente. Seguro que alguna chica os estará observando.

Más factible pero igualmente importante, yo os sugiero que si estáis intentando ligar con alguna chica y hay colegas vuestros presentes, que sepan que tienen que reírse (sin exagerar). Aún cuando vuestras bromas y comentarios no sean especialmente graciosos, lo pareceréis más si la gente ríe. Y si la chica os considera divertidos y capaces de hacer reír vuestras posibilidades con ella suben como la espuma.

También podéis soltar comentarios que subcomuniquen aceptación social: “he venido con mis amigas de la facultad”, “me han llamado cincuenta veces para salir y no lo he oído”, “durante toda la cena no han dejado de pedirme que contara chistes”, etc. Intentad que todo esté basado en realidades de algún tipo, ¡no se trata de inventarse una vida ficticia!

En el caso de las chicas todo lo comentado hasta ahora es aplicable, con el añadido que para llamar la atención de alguien podéis probar a acercaros a zonas donde haya alta densidad de chicos. Seguramente os rodearan y correréis el riesgo de que empiecen a entraros chicos que no os atraen, pero resultaréis más atractivas que si os quedáis bailando en un rinconcito vacío. Si lo que queréis es llamar la atención del morenazo de turno, ésta es una buena estrategia. Después os podéis separar del mogollón y acercaros a él.

 

Sígueme en Facebook y Twitter para más consejos y experiencias sobre comunicación, persuasión y seducción.

 https://www.twitter.com/@pauegoland

 http://www.facebook.com/pauegoland

6 comentarios
  1. Yago Bader
    Yago Bader Dice:

    Un artículo la hostia de interesante, muy cierto y que puede dar mucho juego.
    Por cierto, que desastre lo de la incertidumbre en momentos donde puede ser una emergencia REAL. Así somos.

    ¡Un abrazo!

    Responder
  2. Malkav
    Malkav Dice:

    Puede parecer una burrada, pero a eso lo llamo yo los espejos de la realidad y por eso el nombre de mi blog.

    Lo llamo los espejos porque lo único que vemos son los reflejos de lo que uno mismo hace.

    Creo que el post que publiqué aquí hace poco (https://www.egolandseduccion.com/herramienta-de-seduccion-teoria-de-grupos-y-apetura-i-por-malkav/) complementa perfectamente esto e incluso lo lleva a un nuevo nivel con el experimento de conformidad de Ash.

    Responder
  3. Esence
    Esence Dice:

    Genial, Pau, y cada vez apreciamos más el rigor de vuestros artículos !!

    PD: Eso si, sin olvidar la espontaneidad y ser genuinamente nosotros mismos.Simplemente, integrémoslo en nuestra personalidad, interioricémos, APREHENDÁMOSLO 😉 !

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. Información Bitacoras.com…

    Esta anotación ha sido propuesta por un usuario para ser votada en Bitacoras.com. Para que el proceso finalice, deberás registrar tu blog en el servicio….

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *