Fuerza de Voluntad: Caerse para volver a levantarse

Hola chicas y chicos,

Hoy me gustaría que echarais un vistazo a un video que está circulando por internet, el cual no solo tiene que ver con el tema principal que siempre me gusta tratar, es decir, escapar de la rutina; si no que es extrapolable a cualquier otro ámbito de la vida:

En él, acabáis de ver a Heather Dorniden, todo un ejemplo de fuerza de voluntad y determinación; ya que mientras lideraba una carrera de 600 metros en la final de un campeonato universitario, y faltando una sola vuelta para terminar, dio un mal paso y cayó al suelo posicionándose en ultimo lugar. La mayoría de nosotros habría pensado algo como “tanto nadar para morir en la orilla” y nos habríamos rendido y aceptado la derrota. Pero ella no. Haciendo gala de un valor increíble, se puso en pie y continuó corriendo hasta terminar y ganar la carrera.

La voluntad es asertividad en estado puro

Una voluntad férrea es clave para el desarrollo personal y para poder llegar a ser, como decimos en Egoland, un seductor 360º. En definitiva, para alcanzar felicidad y bienestar en nuestra vida; pues con ella logras tus propósitos antes o después; pero si no la tienes… lo más probable es que abandones tus proyectos al menor bache, y así no se llega a ninguna parte.

Del mismo modo en que, si cuando estás ante una persona que te atrae y te atreves a expresárselo de forma sincera y empática, eso te convierte en una persona asertiva; también ocurre que eres asertivo si mantienes un compromiso sólido contigo mismo en cuanto a las metas que quieres alcanzar y no te desvías de ellas aunque caigas una y otra vez. De este modo, eventualmente alcanzarás dichos objetivos.

Los dos tipos de voluntad

Entramos aquí en una cuestión un tanto filosófica, pero el caso es que a modo de opinión personal, yo considero que hay dos formas de voluntad:

1- Voluntad pesimista: Quizá la más común. Consiste básicamente en aceptar que no puedes hacer nada para cambiar las cosas (o lo que es lo mismo: falta de voluntad), ya que eres “consciente” de que ciertas situaciones no dependen de ti. Llámalo mala suerte, destino o lo que quieras, pero no es más que una excusa, una forma de sumirte en la complacencia y acallar tu conciencia para no aceptar que simplemente te has rendido ante un obstáculo.

2- Voluntad optimista: Esta nace de la asunción de la propia libertad de elección y el compromiso con tus propios anhelos y deseos, independientemente de las adversidades o de las opiniones y consejos negativos que otros puedan tener sobre ti, así como de las caídas que hayas sufrido en tu camino.

De este modo conviene entender que tenemos libertad para tener fuerza de voluntad ante un problema… y también para no tenerla. Dicho de otro modo: Libertad no consiste en tener la opción de elegir; si no en que teniendo dicha opción, elegimos tener la voluntad de seguir adelante pese a anteriores “fracasos”.

En definitiva, tienes la libertad para poder lograr lo que te propongas. La pregunta es ¿Quieres lograrlo?

Mantén la cabeza en la dirección correcta y no tendrás que preocuparte por tus pies

Por desgracia no sé de quién es la anterior frase pero resume a la perfección lo que pretendo ilustrar en este artículo; pues siempre he creído que si eres honesto contigo mismo respecto a lo que quieres en la vida y luchas por ello, antes o después acaba llegando.

La fuerza de voluntadLo cierto es que lo último que debemos hacer es dejar que nos afecten las piedras que podamos encontrar por el camino, ya sea en nuestro entorno laboral, familiar o en nuestro desarrollo personal. Puedes ver los problemas como fracasos o como aprendizaje, y escoger esta última forma de ver las cosas es mucho más útil de cara a desarrollar una buena fuerza de voluntad.

Al fin y al cabo, como decía el padre de Bruce Wayne en Batman Begins:

-¿Por qué nos caemos Bruce? Para aprender a levantarnos.

Y esta es una lección que como habéis visto, Heather Dorniden tiene bien aprendida. Un abrazo a todos/as.

Diego

3 comentarios
  1. Verde
    Verde Dice:

    Me ha encantado este artículo, sobre todo por el alucinante vídeo! Es interesante ver como el deporte es a veces una metáfora de la vida misma.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *