Felicidad en perspectiva (III): 3 ejercicios para valorar tu felicidad

En la primera entrega de esta serie de artículos proponiamos diversas definiciones de felicidad, y en la segunda profundizamos en el análisis de una de esas definiciones:

“Sentir que se acorta la distancia entre lo que hago y lo que quiero hacer. O desde el punto de vista del Ser: sentir que se acorta la distancia entre quien soy y quien quiero ser.”

Deliberadamente dejamos una parte de la definición sin explicar, ya que merecía un artículo aparte: sentir.

Hay al menos tres motivos por los que en muchas ocasiones no logramos sentir bienestar por algo que objetivamente puede ser motivo de felicidad:

  1. Nuestra capacidad para naturalizar y normalizar situaciones nos hace insensibles a nuestros progresos (podemos pasarnos una semana atormentándonos mentalmente porque tenemos que finalizar un trabajo, pero una vez lo entregamos no nos pasamos una semana felicitándonos).
  2. Nuestro lenguaje dual, que nos predispone a definir la realidad mediante conceptos absolutos como “éxito y fracaso”, “acierto y error”…  en definitiva ”blanco y negro”, nos hace ciegos a la cantidad ingente de tonos intermedios de los que se compone la realidad.
  3. Y nuestra naturaleza deseante, que nos causa una vorágine de emociones mientras anhelamos algo, nos predispone muy a menudo no valorar aquello que ya tenemos.

Así pues, se puede acortar la distancia entre lo que hago y lo que quiero hacer, y aun así a corto plazo no percibir que aumenta mi felicidad en términos de “mayor satisfacción general con mi vida” (segunda definición que explicamos en la primera parte)

felicidad-urgencia

Se trata de un tema del que seguro escribiré más líneas. Pero de momento, voy a proponer tres ejercicios o intervenciones para tomar perspectiva sobre tu propia vida, pudiendo así valorar y sentir con mayor precisión la felicidad más allá de lo cotidiano.

EJERCICIOS PARA VALORAR LA FELICIDAD

1.Ejercicio retrospectivo:

Si pudiese coger el teléfono, y marcando un número llamar al «yo» de hace un año… ¿qué le diría? ¿se sentiría orgulloso de lo que actualmente estoy haciendo? ¿se sorprendería mucho? ¿Por qué cosas me preguntaría? ¿qué consejos le daría? ¿le daría algún tipo de ánimo respecto a algo? ¿qué le preocupaba a aquel «yo» y qué le diría al respecto? … ¿Y si llamase al «yo» de hace cinco años?

 

2.Ejercicio prospectivo:

Si me llamase al «yo» de dentro de unos años, ¿por qué aspectos de mi vida actual le preguntaría? ¿qué cuestiones me preocupan en la actuaidad y me importa saber cómo las voy a resolver en el futuro? ¿qué estoy haciendo en la actualidad para resolverlas? ¿Hay personas y dimensiones de mi vida que puede que dentro de unos años desaparezcan o se enfríen, y por tanto ese yo del futuro me diría que los viva y saboree al máximo hoy?

3.Ejercicio prospectivo II:

Si en el futuro publican una biografía o autobiografía mía… ¿cómo se llamará el capítulo en el que me encuentro actualmente?

felicidad-hacer-lo-que-quiero

Si hacéis el primer ejercicio es muy probable que descubráis lo mucho que vuestro yo de hace un año se sorprendería y se alegraría por vuestro progreso o por la situación en la que actualmente os encontráis. En todo caso los tres ejercicios son también una buena excusa para tener una interesante conversación con la compañía que os haga feliz. También me podéis escribir en los comentarios los títulos que os salgan al hacer el tercer ejercicio.

EL EJERCICIO DEFINITIVO

En la 4 entrega de esta serie, muy pronto

 

 

Javier Santoro

 

PD: recuerda que tus comentarios enriquecen este artículo, y que todo comentario o pregunta la responderé aquí o en nuestro canal de Youtube Egolandswers. Y si decides compartirlo, gracias de antemano por hacer algo tan halagador como es difundir mi trabajo.

 

The following two tabs change content below.

Javier Santoro

De Valencia pero viajero, licenciado en Sociología y Ciencias Políticas. Mis palabras favoritas son: extravagante, amable, paradójico, curioso y retozar.
9 comentarios
  1. Antoni Martínez
    Antoni Martínez Dice:

    Javi, ya iba siendo hora de que publicara algún comentario en esta serie de artículos tan chulos. Los anteriores me han gustado, rigurosos y entretenidos de leer al mismo tiempo, de alto nivel. ¡Ah! Y que duda cabe de que tu biografía se llamaría «Mi corazón brota lontano». ¡Un abrazo!

    Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      amigo Antoni, ya te imaginarás lo bien que me sienta que el psicólogo positivo de la familia me de su aprobación. Un abrazo, tunante.

      Responder
  2. Eurelioz90
    Eurelioz90 Dice:

    La mía ahora mismo se llamaría «Aprendiendo de los mejores para forjarme en el futuro», y le preguntaría a mi yo de dentro 5 años que es el logro que más le ha gustado desde que empezó a leer al equipo de Egoland. Fascinante.

    Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      Me gusta que tu biografía refleje el deseo de aprender. Espero que el futuro te esté acercando lo que deseas. Un abrazo y gracias por compartir tus palabras.

      Responder
  3. Edu
    Edu Dice:

    Magnífico artículo Javier. Pienso que és un ejercicio muy positivo que nos invita a apreciarnos más en el momento presente y a evitar el exceso de autocrítica. Así podemos escribir con más claridad las páginas del libro de nuestra vida. ¡Tengo ganas de acudir a uno de vuestros talleres! Felicidades por el proyecto 😉

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] PARTE: 3 definiciones de felicidad SEGUNDA PARTE: Acortar distancias TERCERA PARTE: 3 ejercicios para valorar tu felicidad CUARTA PARTE: El ejercicio que te hará tomar tu mejor […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *