adiccion al telefono movil

Enganchados al móvil: Volver a disfrutar del mundo real

Me encontraba yo hace unos días esperando turno para renovar el carnet de identidad (por cierto, alguien tendrá que explicarme algún día cómo una foto tan chula acaba pareciendo siempre tan horrible en el DNI), mientras miraba al techo intentando descifrar qué iba a cocinar ese día. Mientras me debatía entre “huevos con chorizo” y “chorizo con huevos”, en un momento dado bajé de las nubes y miré a mi alrededor para darme cuenta de que… ¡Horror!… yo era el único que había estado mirando a un sitio diferente de “abajo”. Y es que, de las más de cincuenta personas que había en aquella sala de espera, todos estaban mirando fijamente su teléfono móvil, como zombis con ojos inyectados en sangre y salidos de una mala película de serie B; mientras que tan solo una mujer al fondo, además de mí mismo, estábamos “observando el mundo real”.

No pude evitar sonreírle y le hice un gesto con la intención de que se percatara del triste panorama (o divertido, según se mire) de nuestro alrededor. Me devolvió la sonrisa con una mirada cómplice, como diciendo: “No sabes lo bien que te entiendo”.

adiccion al celular telefono movil

ADDICIÓN AL MOVIL/CELULAR: ALGUNAS IDEAS

Así que me puse a reflexionar y me pregunté: ¿No existen acaso formas más divertidas de perder el tiempo, aparte de dejarse la vista en esos cacharritos mientras haces cola? Lo cierto es que se me ocurren algunas ideas muy dispares, pero no todas aplicables a cualquier momento o situación… Desde elegir una nueva combinación revolucionaria de ingredientes para una hamburguesa (pocas cosas puede haber más creativas) hasta fabricar mi propia fragancia mezclando frutas, chocolate, algunas hierbas, y arrojársela a algún amigo (como Jorge) para ver su reacción y esperando que no sea corrosiva la mezcla (Previamente haber entrenado los 100 metros lisos…) pasando por cosas tan extravagantes como disfrazar a tu perro, acampar en el patio o intentar ver cuantos pares de calcetines soy capaz de ponerme unos sobre otros.

Desvaríos al margen, lo cierto es que hoy en día la gente depende demasiado del móvil y, si en un momento dado se quedan sin internet para consultar el Facebook o el Whatsapp (o cómo diablos se escriba) dejan de ser personas. Y pensar que podrían estar invirtiendo su tiempo en cosas más creativas y extravagantes como:

Rodar su propia película. No necesitas videocámara, La del móvil es más que suficiente (Es irónico que aproveches la herramienta de la que pretendía librarte). Pero ¿Qué puede haber mejor que improvisarse un guión con amigos y salir una tarde por el centro a grabar la próxima saga de moda?

Intentar correr por una pared haciendo parkour. Se puede, créeme. Yo hasta tengo (tenía) un amigo que lo intentó.

Inventar una nueva combinación de ingredientes para una pizza. Es incluso más creativo que lo de la hamburguesa (porque tiene más espacio).

Convertir el salón de casa en un minigolf improvisado. Invitando a unos amigos, puedes transformar una de esas tardes muertas de domingo en toda una odisea con solo unos palos, pelotitas y mobiliario a modo de obstáculos (no olvides grabarlo en video).

Hablarle a una persona que está inmersa en su móvil. Nunca sabes si te va a responder…

la gente adicta al telefono 

CONSEJOS PARA DEJAR EL MÓVIL Y DISFRUTAR DEL MUNDO REAL

El mundo está lleno de posibilidades que no se aprovechan, especialmente hoy en día debido a nuestro abuso de toda clase de cacharros que teóricamente nos hacen la vida más fácil; cuando en realidad no solo no es cierto, sino que además nos deshumanizan en gran medida. Tanto es así que cada vez hay más personas cuya habilidad para entablar nuevas relaciones sociales se ve drásticamente mermada. Debido a esto, aquí mostramos una serie de puntos a tener en cuenta para mentalizarse de que hay que escapar un poco del rutinario mal hábito del móvil y volver a conocer gente:

1- ¿Uso o abuso del teléfono móvil?

Estadísticamente, un tercio de la población se lleva el móvil al baño (antes eran periódicos o revistas, como cambian los tiempos…) y no me preguntéis para qué. El caso es ¿lo necesitas realmente para dichos menesteres? No, ¿verdad…? ¿¿¿verdad??? Pues empieza a darte cuenta de que por mucho que tengas “Facebook y Twitter en un bolsillo”, el móvil no es tu amigo (y ni siquiera a un amigo te lo llevarías a todas partes, creo yo…) Así que el móvil, para lo que es y nada más.

2- El móvil reduce tus posibilidades de encontrar trabajo

Esta moda del móvil influye negativamente en las relaciones personales, y a las empresas no les interesa contratar a personas con este perfil, ya que esperan que se fomente el trabajo en equipo. Por tanto debes aprender a gestionar tu tiempo y no responder ni enviar indiscriminadamente mensajes de whatssapp o estados en redes sociales. El mundo real está ahí para interactuar con él, y es en él donde vives, de modo que empieza a relacionarte o pronto verás un claro motivo por el que no encuentras empleo, o has perdido el que tenías.

telefonos moviles generan adiccion

3- Estrés: lo que tienes en facebook no son amigos, son agregados

Casi la mitad de los jóvenes tiene dificultades para no usar el móvil en lugares donde no está permitido; lo cual implica un uso compulsivo del mismo. El no hacerlo, les provoca estrés. En mi época de estudiante, esto equivalía en ser un paria social, ya que para tener una relación sana con la gente a tu alrededor, hay que comunicarse con ellos EN PERSONA. No te equivoques, lo que tienes en Facebook no son amigos, son “agregados”.

Unos consejos básicos para desengancharte del móvil

Para irse deshabituando de esta mala costumbre podéis empezar por realizar unos sencillos pasos:

1- Evitar estar pendientes del móvil durante la comida, o llevarlo a la playa, o ir con él al baño. Además de evitar una posible adicción, también evitas que se te “caiga” donde no debe, con el consiguiente gasto en limpieza… especialmente en el baño.

2- La cama es para la mandanga (hay quien dice que también es para dormir. No sé a qué se refieren…) Así que durante los momentos íntimos en pareja, por favor, NO estar pendientes del móvil (a no ser que no os importe no volver a ver a la persona con la que estáis…)

3- En serio, sé que suena cruel pero… a nadie le interesa la última foto de estado (de un pincho de chorizo y una cerveza) que has subido a tu red social, poniendo la frase: “Aquí… alimentándome un poquito” Así que alza la cabeza e interacciona con tu entorno, que tus “agregados” pueden esperar para tener noticias tuyas. Y más si van a ser tan irrelevantes.

CONCLUSIÓN:

La idea de escribir toda esta perorata pasó por mi mente en cuestión de cinco segundos. A lo sumo, seis (pero juro que no soy tan rápido para todo). De modo que me levanté y tras echar un fugaz vistazo a mi alrededor y comprobar una última vez que nadie se percataba de la inquietante situación… me acerqué a la chica con una sonrisa.

Entonces pensé con sorna ¿Cómo diablos empezar una conversación con una persona que no me conoce de Facebook ni Twitter ni Flipper… ni leches, y para colmo la tengo delante de la cara…? Supuse que un simple “Hola” bastaría…

Al parecer no me equivocaba, porque 20 minutos después estaba invitándome a un café.

 

DIEGO

7 comentarios
  1. almagesto
    almagesto Dice:

    Bonito articulo Diego!…tan cierto lo que dices. A mi me cuesta algo despegarme del celu,pero trato de no perderme mucho; sobre todo cuando se que algo interesante va a acontecer,no pierdo la oportunidad de maravillarme y admirar las cosas importantes en esta vida. Un abrazo y sigue escribiendo! PD: seguire tus consejos!

    Responder
  2. Diego
    Diego Dice:

    Pues sí, almagesto. El mundo está para disfrutarlo, no para obviarlo.

    El ejemplo más extremo de que la gente no se da cuenta de esto, es una foto que circula por internet de un paisaje precioso con una catarata inmensa, y hay un montón de personas (imagino que son turistas) que en lugar de maravillarse con tan bonita postal, se «encierran» en su teléfono móvil como si el tema no fuera con ellos.

    Si es que no cuesta nada dejarse conmover por la belleza que hay en el mundo, y no hace ninguna falta sumergirse en «mundos virtuales» para estar entretenido.

    Saludos.

    Responder
  3. alex
    alex Dice:

    tal cual lo dices, me parecen tan pateticas las personas que solo se la pasan con su telefono pendientes de ver su facebook y tambien de los que publican cada cosa que les pasa en el dia
    son tan ridiculos, pero me la suda, prefiero mandanguear en la vida real que andar enajenado con un aparato…
    saludos desde el otro lado del charco!!!

    Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] para así tener siempre una alternativa de ocio en caso de que te quedes sin ideas. Pero ¡ojo!, no dependas siempre del teléfono y discurre tus propias formas de buscar […]

  2. […] Los GPS reducen las interacciones sociales: ¿Nunca te lo habías planteado? Pues sí, al igual que Facebook, Whatsapp y otras movidas de esas tan modernas, con los GPS estás más “encerrado en tu mundo” y así la única vez que hablas cuando haces un viaje de aventura es para insultarlo; pero como no se inmuta, te cabreas y lo insultas más. Desde el proyecto Egoland creemos que las interacciones sociales son sumamente importantes para la vida de las personas; por eso te recomiendo que si no sabes llegar a un destino, sencillamente preguntes por la calle (No te imaginas la cantidad de relaciones sentimentales y de amistad que se han iniciado con este simple detalle, y sin necesidad de GPS) Especialmente te recomendaría un artículo que escribí hace un tiempo sobre los teléfonos móviles y como nos perjudican, lo cual es aplicable también a los GPS. Puedes leer dicho artículo aquí. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *