el poder y la batalla contra la mediocridad

Ellas…

¡Muy buenas amigos!.Hoy antes de nada me gustaría agradecer a todos aquellos que me siguen y leen cada artículo en mi blog y cada reflexión en mi facebook…¡un millón de gracias!.

Hoy me siento muy orgulloso de mi mismo por haber conseguido convencer a esta persona a la que tengo tanto que agradecer por su continua motivación, sin el os aseguro que este blog no seria el mismo. Nos acompañará de vez en cuando con sus reflexiones que tanto me seducen. Valoro mucho el esfuerzo de que vaya a escribir en mi blog, ya que tengo en cuenta que tiene una vida un tanto ajetreada con sus estudios y demás cosas. Decir, que pese a su juventud no deja de sorprenderme al ver como enfoca el tema. Me gusta tenerlo muy de cerca e ir amoldando y potenciando su lado seductor. Y creedme si os digo, que este pequeño granuja aprende muy rápido. Y ahora sin más, paso a que conozcáis mejor a mi querido Morfeo… ______________________________________________________________________
Pues por lo visto, se me ha invitado a escribir en este blog. Y es sábado de madrugada, vuelvo de fiesta y creo que no hay mejor momento para escribir… cosas mías.

Creo que por educación, tengo que decir algo de mí, ¿No? Pues resulta que tengo dieciséis años, y quiero vivir siendo un tipo que vuele de ciudad en ciudad, haciendo teatro en cafés y levantándome todas las mañanas, mientras me río de la vida aburrida y monótona de los millonarios de turno…

Dicho esto, quiero mandar un abrazo fuerte a todo el equipo de egolandseducción, por ser tipos tan generosos y tan molones que no necesitan decirle a nadie lo molones que son y lo que me han ayudado últimamente. Gracias, en serio.

Y ahora, ¿para qué estamos aquí? Para hablar de mujeres. Porque por lo visto, nos gustan y el cuerpo lo pide… Y si viene del propio cuerpo, ¿Para qué resistirnos?

Está bien, hay mucho capullo que piensa que hay que “domar” a las mujeres, que hay que ser un pseudo-tipo-duro, para poder disfrutar con ellas.Y por supuesto, existe esa raza inferior de hombres, que necesitan de la violencia e incluso del maltrato continuado para sentirse queridos, y que tantos telediarios ocupan desgraciadamente…

Yo, qué queréis que os diga… siento idolatría por ellas.

Idolatro a esas piernas, a esos pelos revueltos, a esos maquillajes corridos a la mañana siguiente… No puedo resistir lo que me molan esas curvas, esos entresijos inconfesables. Lo bien que les quedan mis sudaderas sobre sus cuerpos desnudos, el calor de sus abrazos y la magia de sus miradas… ¿no es para volverse loco con las cosas tan bonitas que nos reserva la vida?

Y pese a quien le pese, yo voy a disfrutar con mis sentimientos.

Hoy he ensayado siete horas una obra de teatro, he hecho el amor con una chica que me vuelve loco y he salido de fiesta con mi mejor amigo… Puedo decir sin miedo a equivocarme, que me siento feliz por haber vivido este día.

¡¡¡Ahí está la clave amigos!!! Ser felices y punto.

Porque está claro que siempre existirán los errores de cálculo, las eyaculaciones antes de lo previsto, los malos días de discusiones con nuestros amigos y nuestros padres. Siempre nos gustaría ser un poquito hijos de la reina de Inglaterra, o por lo menos, poder comprarnos chaquetas de cuero más caras…

Lo que está claro, es que hay circunstancias incontrolables. En la vida, en todo. Y con las chicas, por supuesto. Y que tire la primera piedra el que no se haya enamorado de una tía con un novio del cual está enamoradísima.

No, colegas… a veces las cosas no salen como queremos.

Pero estamos aquí para demostrarnos a nosotros mismos quienes somos por medio de nuestra valía, o mejor dicho, por nuestros cojones ante las cosas.

Y yo os digo, ¡hay que disfrutar!

Disfrutar de sus miradas, de sus labios, de sus olores y de sus vestidos bajados… Saber transmitir lo que nos hacen sentir, y poco a poco, encontrar el punto de unión en el que ellas y nosotros, somos solo uno…

Un saludo a todos amigos.

Y recordad…sólo disfrutad, y reíros mucho con ellas… La vida es maravillosa.

 

 

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *