El “ser” y el “deber ser” (IV): Relaciones de pareja

Como ya dijimos, la cuestión de la disonancia entre ser y deber ser es constante, y es un prisma bajo el cual es posible analizar infinidad de situaciones. En todo caso es sustancial que antes hayáis leído los capítulos anteriores.

Os espero… ¿ya? Pues adelante con él

seduccionligaregolandatraermujeresparejacelosproblemas

Ejemplo en una relación de pareja:

María me encanta. Me fascina. Cuando me habla de su pasado me siento afortunado de estar con ella. Pero hay un problema, de vez en cuando se escribe con su antiguo novio. En este caso  sin reflexionar sobre ello ya tengo un “deber ser heredado” que sin ninguna duda me hace sentir celoso. Aquí el deber ser que muestran muchas series de televisión es algo así como:

“Si mi pareja me respeta no debe mantener contacto con su ex. Y yo debo imponerme”.

Reflexionemos con el proceder que ya explicamos en el artículo anterior:

  1. Autoconocimiento y honestidad. Ya he dicho que me encanta María. Si soy honesto, yo soy como soy gracias a las parejas que he tenido. Eso significa que por mucho que me cueste reconocerlo, si María no hubiese tenido ese novio ella sería distinta. Sus relaciones pasadas forman parte de ella, y yo no tengo potestad para decirle lo que debe hacer con ellas, como ella no tiene potestad para decirme cómo debo comunicarme con mi ex a la que además le tengo cariño.
  2. Generación y sustitución de idea normativa. Sugiero en este caso: “debo respetar la manera como mi pareja gestiona su pasado, y además tener en cuenta que ese pasado es la que la ha hecho atractiva a mis ojos”.
  3. Acción. He cambiado mi idea normativa, pero no soy tonto y sé que María es un bombón y que los exnovios no buscan precisamente amistad. Con la nueva definición ya no debo echarle en cara que hable con él. ¿Qué puedo hacer? Entender que quien tiene las oportunidades soy yo. Ella hablará con él de vez en cuando, pero es conmigo con quien queda, con quien pasa la tarde cocinando y riendo, y  con quien estará el próximo fin de semana a solas en una casita rural. Buena suerte, ex-novio, porque María me ha elegido a mí y yo pienso aprovechar mis oportunidades.
  4. Comprobación. Huelgan los comentarios

 

Por último, un ejemplo más ligero y común, en una conversación:

Recuerdo que en uno de los últimos podcasts, Álvaro trataba de conocer a una chica en la cafetería de la universidad. Ella se lo estaba pasando genial, pero en cierto momento, no importa mucho por qué, le pone una barrera de estilo “deber ser”:

La gente interesante se conoce en lugares interesantes. (Aquí ella comunica mediante un “deber ser” nada funcional que Álvaro puede no ser interesante porque la cafetería no lo es).

-¿Y de veras lo crees? ¿Nunca has conocido a alguien interesante en un lugar no interesante? (Muy bien, Álvaro la invita a que reflexione, apelando a su propia experiencia y modificando un “deber ser” heredado que probablemente ni la propia chica se cree).

De un modo muy resumido, Álvaro disuelve un “deber ser” completamente disonante con la realidad que él conoce: la gente interesante se conoce en cualquier sitio.

Otro ejemplo en conversación,

que es relativamente cotidiano, es encontrarnos con alguien que nos atrae pero objeta que “somos demasiado jóvenes”. Ahí hay un deber ser: “mi pareja debe tener una edad cercana a la mía”. Os lo voy a dejar para vosotros. Me sentiré muy satisfecho si a través de los comentarios alguien propone un “deber ser” que le resulte más funcional. Si queréis, en unos días daré yo mismo una solución. Propiciemos pues el intercambio de ideas en este artículo con vuestros comentarios que ya he escrito muchas líneas y estoy deseando leer las vuestras.

RESUMIENDO Y CONCLUYENDO

Tenemos dos opciones, procurar a toda costa que nuestras ideas concuerden con el “deber ser heredado”, o intentar que sean propias y funcionales para acercarnos a nuestra felicidad. Por cierto, de felicidad precisamente hablaremos pronto en esta sección.

Para finalizar, insisto y probablemente no por última vez: Egoland Seducción siempre se ha caracterizado por no deciros cómo debéis de ser. Ni tenemos la verdad absoluta ni pretendemos tenerla. Probad, cuestionad, interiorizad, desechad lo que no encaje con vuestra forma de ser y pensar. Pero eso sí, os sugerimos que reflexionéis sobre vuestra manera de pensar y de dónde viene. Ningún “deber ser” os será tan útil como el que vosotros mismos elaboréis y contrastéis con la realidad.

Contento de escribir. Javier Santoro

PD: como ya sabéis, vuestros comentarios enriquecen este artículo y serán todos contestados. Además, con cada comentario nace un gatito.

The following two tabs change content below.

Javier Santoro

De Valencia pero viajero, licenciado en Sociología y Ciencias Políticas. Mis palabras favoritas son: extravagante, amable, paradójico, curioso y retozar.
13 comentarios
  1. javi
    javi Dice:

    – «Mi pareja debe tener una edad pareja a la mía».

    – «Mi experiencia como docente me ha convencido de que es posible aprender mucho de personas más jóvenes»

    Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      Me gusta. Creo que puede resultar más comprensible para la otra persona si apelas también a su propia experiencia, como en el ejemplo de Álvaro en el texto.

      Responder
  2. iClayboy
    iClayboy Dice:

    Tienes toda la razón X. Con un yogurín como yo es imposible que puedas tener cosas en común, compartir experiencias y llegar a conectar,… por no hablar de que en la vida va a poder enseñarte las cosas que le hacen vibrar y seguro que en la cama es un muermo. Además, lo más importante en la vida es el qué dirán. Desde luego no te convengo en absoluto X. Propongo brindar por nuestra incompatibilidad, un par de jaggers madurita?

    Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      ¿Veo un «Boomeregoland»? No es exactamente lo propuesto pero para el caso podría resultar, siempre que tuviese el tono y gracia adecuado. Fundamental, seguro que tú sabes ponérselo. Un saludo!

      Responder
  3. Xavi
    Xavi Dice:

    Muy buenos los articulos. Sobre el pequeño ejercicio de la objeción “somos demasiado jóvenes». Yo le contestaría algo así: «he conocido chicas más jóvenes que yo, y me lo he pasado muy bien. A ti nunca te ha pasado?». Un saludo 🙂

    Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      Simple, natural, de sentido común, muy bien Xavi. Quizá desmenuzaría un poco más la parte de «me lo he pasado muy bien». Procuraría añadir precisión ya que estás apelando a tu propia experiencia y buscando complicidad. «Pasarlo bien» es un lugar común, frase hecha. Por ello creo que causa menos impacto. Nos vemos!

      Responder
      • Xavi
        Xavi Dice:

        Entiendo a lo que te refieres y tienes más razón que un santo. Muchas gracias por el pequeño consejo para poder afinar mejor. Ahora toca esperar tus próximos artículos 🙂

        Responder
  4. Juan
    Juan Dice:

    Así ke.. Javi, algo ke noté y me interesó sobre resolver esa disonancia en forma de «debe ser» es ke podemos usar la herramienta «yo estuve ahí» para aumentar la empatía y llevar a un plano totalmente subjetivo la objeción… así nos enfocamos en lo que está pasando.
    Por ejemplo:
    – Paula, me di cuenta ke hace mas de 30 min ke estamos hablando y nos la estamos pasando muy bien, no te parece ke sería como mínimo interesante ke cambiemos números para no perder el contacto y ke esto se repita..?
    _ De verdad me caíste muy bien Juan, pero tengo novio y no creo ke esté bien.. lo siento.
    – Veo ke necesitas decirme ke tenes novio…(herramienta «veo ke necesitas») y tenes razón.. a mí antes me pasaba lo mismo, (herramienta «yo estuve ahí») tenía novia y parecía ke el destino se esmeraba en ke conozca gente nueva e interesante kon la ke no sabía ke hacer porke «está mal visto» ke un chico kon novia la pase tan bien con otras chicas… pero después me dí cuenta ke si disfrutas de la companía de alguien no tenes ke dejarlo ir, porke esa persona te hace bien.. y yo a las cosas ke me hacen bien las kiero tener cerca.. me entendés? no se vos pero yo me las estoy pasando muy bien con vos y kiero ke se repita.
    _ Te entiendo juan… pero es ke si mi novio se entera me va a matar.. las charlas con vos no son nada inofensivas (esto me lo dicen seguido jaja)
    – No se de donde sacas esas ideas Paula, soy el animalito mas inocente ke habita este planeta, si me salgo del papel en algún momento es merito tuyo, todo culpa de tu escote (Sexualizo)..hablando en serio, me gusta tu escote jaja, (sexualizo mas y luego distiendo).. y de verdad me halaga ke me consideres un peligro para tu relación, es ke lo soy.. no se como haces vos pero a mi no me sale actuar ke no me gustas… y menos con lo bien ke la estamos pasando y las miradas ke nos estamos regalando… (herramienta «narrador») como mucho puedo disimular ante tu novio… por algunos segundos… (uso el humor para distender y desdramatizar la objeción)
    _Juan… es ke no puedo.. mis amigas me estan esperando hace 20 min y aunke me la paso muy bien con vos sigo teniendo novio.
    -No se vos pero yo siento ke vale la pena ke seamos cómplices en esta… ademas me hace ilusión Paula.
    _Juan! no puedo! (pero ella sigue ahí…)
    Sonrío y le extiendo mi mobil para ke agende su numero… (herramienta «espectador de la pelicula)
    Por favor, si malinterpreté algo o hay algún error, con gusto acepto criticas, háganme saber.
    Un Abrazo!

    Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      Como bien muestras comunicar “yo estuve ahí” es un modo de sugerir un cambio de “deber ser”. Muy buen despliegue de recursos Juan. No termino de entender qué tienes en contra de usar las letras “c” y “q”, pero ese es otro tema. La verdad es que la “k” tiene mucho estilo.

      Kúidate!!

      Responder
  5. Sandra
    Sandra Dice:

    Mis saludos Javier, me encanta su manera de escribir, se ha vuelto mi favorito simplificando extraordinariamente lo complejo. No me queda más que dar las gracias por esta serie de artículos, y espero le agrade saber que serán la base y conclusión de un trabajo, (en verdad extenso hasta que lo encontré resumido casi todo con sus palabras.) Y sin duda el crédito de la presentación en gran parte se la deberé. Gracias por todo.
    Una nueva dichosa lectora.

    Responder
    • Javier Santoro
      Javier Santoro Dice:

      es un honor Sandra. Especialmente me ha gustado que tengas la sensibilidad para ver que aquí en esta serie de artículos traté de explicar de modo divulgativo algo que es complejo. Me encantaría ver ese trabajo por cierto. Ya conoces mi facebook. Un abrazo y bienvenida!

      Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *