El rechazo I (una visión de Ana y Selu)

Nota del editor de Egoland: Hay artículos tan buenos que no pueden ser cortados, os dejo con uno de esos, si es muy largo, leedlo en dos tandas, pero no os perdáis ni una linea.

gestionar el rechazo

Resulta que hace poco, escuchaba la última entrevista de Egoh en la radio, y me inspiró… ¿eh? ¿No la habéis escuchado todavía? Bueno, por esta vez pasa… Click Aquí

El Rechazo.

Es una palabra un poco dura. Incluso el pensar en ella demasiado rato, nos hace temblar un poquito. ¿Quién no le tiene un poco de miedo? Rechazos para conseguir nuestro ansiado aprobado en el último examen, rechazos para llegar a ese puesto en la empresa… y por supuesto, rechazos de las chicas que nos gustan.

Dentro de estos últimos, hay un montón de posibilidades: Que si voy a hablarle y la tía pasa de mi… Que si me da el teléfono y al día siguiente no me lo quiere coger… Que si quedamos y ella me deja tirado en la cita… Que si me empieza a gustar de verdad y me da miedo a expresarlo por miedo al RECHAZO

El miedo al rechazo, visto desde una óptica psicológica, es un cúmulo de experiencias negativas que han condicionado negativamente nuestra forma de ver una realidad que, después de todo… ¿Y si no es tan mala como la pintamos?

Para mí, personalmente, cada rechazo en cada área de mi vida, ha sido un paso más hacia mis metas, un peldaño más en la escalera que nos lleva hacia lo que buscamos. Porque, amigos, no podemos controlar cómo se van a comportar las demás personas con nosotros, pero sí podemos controlar NUESTRA PROPIA CONDUCTA. Y eso incluye, cómo nos vamos a tomar nuestros rechazos.

Y con la experiencia, me he podido dar cuenta de que la mejor forma de hacerlo es riéndonos de nosotros mismos y de la situación, aparentemente negativa a la que se ha llegado. Pongamos que vamos subiendo a toda prisa una escalera y se nos escapa un pie y nos tambaleamos un instante… ¿Nos plantearíamos por ello bajar toda la escalera? ¿O, simplemente, parar un segundo, coger impulso y seguir subiendo? Pongamos que esperando al autobús hemos empezado a hablar con Macarena, que está leyendo un libro de Oscar Wilde, y como quiere ser tan inteligente como él, nos ha respondido algo un poco feo para nuestra autoestima.

Sin embargo, nosotros no hemos necesitado contarle a Macarena lo molones que somos, le hemos sonreído y le hemos dicho que su rollo de tipa dura cada vez nos gusta más. De este modo, ¿Qué puede pensar Macarena de nosotros?

“Jo—, le he dicho a este tío que ni me interesa conocerle, ni que me cuente su vida, pero sólo se ha reído y me ha hablado con una sonrisa,… ¿Será que he sido un poco maleducada con él? O ¿Será que es más molón de lo que yo creía?”

Por cierto, chicos y chicas, ¿Sabéis que a Michael Jordan no lo aceptaron en el equipo de baloncesto de su instituto? ¿Y si os digo que el atleta Carl Lewis vivió casi toda su infancia con muletas? La cuestión no es lo que nos pase o lo que nos hagan… La cuestión es, ¿Qué hacemos nosotros respecto a lo que nos ocurre?.   

                                                                                                                               SELU.

 

PD. De todo modos paso a que lo explique mejor Ana, como profesional de la psicología y como mujer que es, claro.

VISIÓN DE ANA sobre EL RECHAZO

gestionar el rechazo 2

 Como bien apunta Selu, el rechazo es el gran enemigo de las relaciones sociales, ya que ataca a la persona que lo padecen desde dos frentes distintos. Si analizamos detenidamente sus componentes descubriremos desde un mapa de causalidad de que el mecanismo básico del rechazo actúa de la siguiente manera:

Un sujeto experimenta un rechazo y tradicionalmente lo vive como una experiencia negativa que puede incluir sentimientos de vergüenza, inferioridad, estigmatización, frustración y en general, dolor.

Consecuentemente, por temor a la reexperimentación de este dolor se genera una emoción indeseable que puede llegar a invadirnos como un virus: miedo a ese rechazo.

 

Recordemos que la única funcionalidad del miedo es la de ser un factor que puede paralizar nuestra vida. Originariamente esta emoción tiene la función de avisarnos y protegernos del peligro. Pero ojo, también tiene un lado desadaptativo, que impide que nos desarrollemos y que tomemos decisiones que nos ayuden a crecer y seguir avanzando. Nos paraliza y bloquea la mente, y cada vez nos incapacita más, sin dejarnos disfrutar de la vida.

El peligro es que este miedo puede llegar a interiorizarse y arraigarse muy profundamente en la emotividad del sujeto, generalizándose y siendo muy difícil de eliminar posteriormente, contribuyendo a consolidar ciertas conductas de evitación de interacciones deseables, hasta llegar a provocar ideas irracionales acerca de las relaciones, o conductas desadaptadas de aislamiento social, ansiedad, inseguridad, baja autoestima, e incluso en casos muy extremos un complejo, trauma o fobia.


¿Qué quiere decir todo esto del rechazo?

 

Pues que si el sujeto de nuestro ejemplo no aprende a gestionar bien sus rechazos puede acabar metido en un circulo vicioso que le impida relacionarse de manera normal en un futuro, lo que evidentemente le producirá un grado de malestar o disconford de leve a grave o incapacitante. Este disconfort viene generado por el conflicto emocional de la disonancia cognitiva entre “lo que yo quiero hacer” (relacionarme normalmente) y “mi conducta real” (evitación por miedo). Es decir se genera una lucha interior en la que el que pierde siempre es la persona que sufre.

 

EN LA PRÓXIMA ENTREGA VARIOS EJEMPLOS DE ANA SOBRE EL RECHAZO.

9 comentarios
  1. selu-ana
    selu-ana Dice:

    Gracias, gracias, espero que se haya entendido porque es un mecanismo complejo el del rechazo. Suerte que tenemos a Selu para poner ejemplos prácticos 😀

    Por cierto hay que estar atentos a la segunda parte, ahora que ya sabemos como actúa el rechazo a los truquitos para superarlo.
    FDO: ANA

    Responder
  2. julius
    julius Dice:

    Excelente articulo, muy didactico e ilustrativo !!y lo que falta señores!!.

    A esperar ese segundo articulo que seguro que estara muy bueno.

    Responder
  3. nesfas
    nesfas Dice:

    Pues chicos es un tema muy interesante y estaré pendiente de esas herramientas para poder gestionar ese virus que alguna vez que otra aparece en algunos ambitos sociales y laborales. ^^

    Responder
  4. manu delaff
    manu delaff Dice:

    Chicos felicidades por este gran articulo el cual me ha llegado profundamente y por vuestra continuidad en vuestros post, os lo currais mucho.
    Y me ha llegado profundamente porque… Me ha hecho indagar en mi pasado hasta recordar una situacion.

    Yo tenia 13 años, y fuimos de excursion a juvenalia en el ifema.
    Alli nos dejaban dos horas de tiempo libre. Y varios de mis amigos se liaron con chicas.

    Yo recuerdo como, me dijeron mis amigos.
    -Manu, que no te has liado con ninguna? Vamos a decirle a esa que si quiere contigo.

    Se lo dijeron, y yo me la quedé mirando. Ella me miró y respondió. -No.

    Recuerdo volviendo en el bus, como todos comentaban sus hazañas. Yo llegue a casa y creo que por primera vez empece a sentirme acomplejado y tras eso un bucle de experiencias negativas.

    Por otra parte, los chicos que si ligaron, comenzaron un ascenso en el cual, tenian sus novias y demas experiencias.

    Este articulo me ha hecho reflexionar sobre el porque de nuestra vida y nuestros miedos, llevandome a pensar,

    Que quizas mirar a nuestro pasado e investigar en el, no lleve a descubrir cosas que quizas habiamos olvidado y que a condicionado todas nuestras actitudes futuras, como en mi caso, esa mala experiencia.

    Ahora, me pregunto, ( Y creo que es una pregunta que puede valernos a todos)

    Ya que se he indagado en mi pasado, he descubierto esta experiencia negativo de rechazo, la cual me ha condicionado mi forma de ser, pensar y comportarme, como me puede ser util para avanzar??

    Saludos y grandisimo post donde los halla.

    Responder
    • selu-ana
      selu-ana Dice:

      Bueno manu ser analítico esta muy bien, pero tampoco debemos excederos demasiado en ello.Ya que un exceso de análisis nos llevaría a la «pescadilla que se muerde la cola» y nos estancaremos nosotros solos.

      Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] quedamos en la primera parte del rechazo, revisa la entrada para seguir esta con mejor conocimiento de […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *