El Amor y el Sexo, un enfoque diferente (IV): El físico ¿Importa?

Sí.

Y si alguien os dice que no, os está mintiendo, descaradamente, os quiere sacar los cuartos y merece que le digais hipócrita en la cara. Así, porque sí. Y punto.

¿El físico importa? ¿lo es TODO?

No. Obviamente. Ni tanto ni tan poco.

Como he estado explicando en los artículos anteriores de esta serie, hay muchas cosas que influyen a la hora de atraer a alguien. Y una de las principales es la personalidad, teniendo en cuenta que el momento y el entorno sean apropiados (puedes ser mss. Carismática, que no te lo vas a ligar en el entierro de su abuelo, o rodeado de su familia). Pero no hay que olvidar que el físico es nuestra tarjeta de presentación y la primera impresión importa, y mucho. Es lo que hará que te responda al saludo o se disculpe y salga corriendo, por muy ocurrente que sea tu forma de decir «Hola».

¿Hay que ser Scarlett Johansson? No, no hay que haber nacido así por precisión. Pero hay algunas cosas que no deben dejarse en el tintero.

Higiene: Mi abuela siempre decía que un pelo bien peinado y unos zapatos bien limpios hacen una mujer buen ver a cualquiera. Y razón no le falta, ya que un pelo bonito es algo en lo que la mayoría de hombres se fijan, y unos zapatos bien cuidados son síntoma de esmero personal. Resumiendo, que no lleves chorretones de grasa pegados al flequillo.

Maquillaje: ¿Mucho o poco? Todo depende del lugar, no es lo mismo irse a la facultad que de fiesta (yo de hecho a la facultad poco me maquillo, más por pereza que por que no quiera ir maquillada). Pero yo suelo aplicar la máxima de «menos es más», maquillarse para esconder los defectos de la piel y potenciar las virtudes, pero no para parecer un mono de feria. Al fin y al cabo a los hombres les gustan naturales, y eso me lleva a…

¿Naturalidad?: Todos los hombres dicen lo mismo: «A mí es que me gustan las chicas naturales». Viven engañados. Tendrían que aprender a diferenciar bien conceptos. Porque a ningún chico le gusta una chica por depilar, con la ropa sacada a ciegas del armario y las uñas rotas. No, que no se engañen (ni os dejéis engañar), hay que diferenciar entre la naturalidad y la barbarie. Cuando un hombre dice esto no quiere decir que prefiera que no cuideis vuestra imagen ¡Aaaaahmigos! Significa que ÉL no quiere enterarse. No quiere ir a esperaros a la peluquería, ni que le aburrais con infinito parloteo sobre moda. Lo que los hombres odian es no poder acariciaros el pelo porque os lo va a deshacer ni poder hacer el ganso porque os va a desmaquillar. Así que chicas, como os decía, en cuestión de maquillaje: menos es más, y en el resto, sed coquetas pero no Paris Hilton.

Ropa: Lo de siempre, elegancia es saber vestirse de acuerdo a cada ocasión. Ni de chandal a una fiesta ni de taconillo a hacer footing. No te pongas botines de tacón de aguja para un día en el campo o minifalda para el parque de atracciones. De hecho, lo que verdaderamente sorprende es una mujer que vaya siempre informal (DENTRO DE UN ESTILO), y que de repente se ponga un vestidazo para ir a una reunión o fiesta. Serás el centro de TODAS las miradas. Sobre todo sí…

Elige lo que te favorezca: Nadie mejor que tú conoce tu cuerpo y lo que mejor te queda (y si no sabes, echa un ojo a nuestros talleres), aprende a combinar la infinia variedad de prendas para remarcar lo mejor de ti. Si tienes un buen escote, ¡Lucelo con orgullo! ¿Que tu potencial son unas piernas infinitas aunque tienes barriguita? ¡Minishorts con camisas hippiosas! ¡Sera por tipos de ropa en este mundo!

¿Putón o seductora?: Gran dilema. Te aseguro que un hombre mirará babeante a la choni que lleva una falda un cinturón los diez primeros segundos, pero luego va a mirar a la chica de la camiseta de encaje semitransparente con los pantalones negros ceñidos y preguntarse como será la piel que se adivina debajo.

Uñas pintadas, ¿Sí o no?: Mi experiencia me dice que una manicura francesa, limpias y cuidadas o barniz transparente (quizá un color fuerte en algún acontecimiento, rojo, negro, burdeos…) triunfa. Uñas de colorines, postizas, largas cual garras o con brillantitos ¡Horror! Dice de ti que te preocupas por cosas poco prácticas y es que: ¿Me puedes explicar como vas a jugar a la wii si las uñas hacen de tope para llegar a los botones?

Sonreír: Sonríe, sonríe cuando te saluden, sonríe cuando alguien te interese y cuando estés en grupo ten una media sonrisa. Las caras de «soy una borde super cool» no le servían más que a las femme fatale de los años treinta (y acababan sonriéndole al galán de turno).

… Y así, ad infinitum.

Por el momento creo que os he dado una idea general del tema: Físico, como ser lo mejor de ti mismo sin dejar de ser tu misma. Y es que en eso consiste, en mejorarte, no abandonarte para ser otra completamente diferente.

Porque jamás podrás seducir a un hombre si no te has seducido a ti misma.

La gata negra

3 comentarios
  1. Esence
    Esence Dice:

    Uñas pintadas, color violeta. Que sonría, aun cuando lo haga mal, maquillaje el necesario según la ocasión, ropa acorde con el evento que se celebre, que huela bien, o como mínimo, para poder percibir sus emanaciones naturales sin intervención de las malditas bacterias :)) !!

    Responder
  2. Esence
    Esence Dice:

    Gata, siempre la clavas, y es que para atraer y seducir a otr@s, primero que atraerse y seducirse a uno mismo.

    Vas a vender algo. Si no te lo crees ni tu, ¿Alguien apostará por tu producto, aun cuando el marketing sea 2.0?

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *