Días de mandanga y risas en la playa

Hoy me he acordado de algo que no creo haberos contado en su día y la tengo como muuuy divertida…

Voy a contaros una anécdota de esas que dan gusto contar no solo por la parte golfa de la mandanga sino por la parte divertidísima de la misma. Corría el año 2006, tal vez 2007. Mis golfeos empezaban a sorprender a mis hermanos y yo le cogía el gustillo a eso de que las chicas te hiciesen caso. Era verano y un amigo tenía una casa vacía en Javea. La ecuación era fácilmente resoluble.

dos-chicos-una-chica-ligar

Nos pasábamos el día acercándonos a todo lo que pudiera parecerse mínimamente a chicas. Nuestra minúscula edad era nuestro principal inconveniente pues apenas teníamos 16 años y nos acercábamos a toda aquella mujer que no pareciese tener nietos.

Soka (recordáis “Seducina”) y Álvaro. Nuestros nombres empezaban a ser conocidos en aquel Boulevard ya el segundo día. Una noche mientras volvíamos a casa vimos a dos chicas sentadas en una terraza. Rubia y morena. Mirada entre nosotros y sin discutir una sola palabra ya estábamos acercándonos. Hablaría yo.

-Hola chicas. Somos dos chicos que queremos pasárnoslo bien porque es verano y es lo que toca. Vosotras sois dos chicas. ¿También queréis pasároslo bien o sois las típicas que odian la diversión?

Tras unos veinte minutos les dijimos que teníamos una casa. Que teníamos mojitos. Que mi amigo era cocinero. Que patatín. Que patatán. Era obvio que si expresábamos prisa quedaríamos cómo buscadores de sexo demasiado comunes. Así que les invitamos a cenar al día siguiente a nuestra casa.

Teniamos sus teléfonos y habíamos sido tan divertidos que aún nos reíamos de lo que habíamos dicho.

-¿A ti cual te gusta?

A los dos nos gustaba claramente la rubia. Volvimos a reírnos.

La noche de la cena

La noche siguiente estábamos ansiosos. La consigna era clara. Todo eso de la generosidad es muy bonito pero con 16 años lo que quieres es acostarte con la rubia. La lucha sería épica. Llegó el coche y bajó la rubia con…un chico!!!!!!

El premio de consolación no era tal esta vez. Disculpó a su amiga y nos presentó a su amigo que tenía marcados rasgos de homosexual. Soka y yo nos mirábamos alucinando con la situación. Obviamente entendimos que la morena o tenía novio o se había olido el pastel de nuestra corta edad y no estaba interesada. Pero…¿y la rubia?

¿Creía que uno de los dos era gay?

¿Venían a cenar gratis?

¿Le gustaba uno a la rubia y no se atrevía a venir sola? ¿Cuál entonces?

La cena transcurrió entre miradas seductoras, de sorpresa y bromas ingeniosas. Soka era un rival mucho más que digno. Su humor por absurdo se convierte en genial y el tamaño de sus músculos no está nada mal.

Tras la segunda copa, Soka y yo nos reunimos en la cocina. Nos reíamos y debatíamos que hacer. El me ofreció bajar al pueblo y una vez allí que ganase el mejor. Que era la guerra.

En una de esas le dije a C. que así se llamaba la enigmática rubia que me ayudase a llevar las cosas a la cocina. Soka me miró con cara de aceptar la derrota…sabía mis intenciones. Ella me acompañó y una vez allí le dije

-Sabes elegir muy bien a los amigos. Que un amigo te acompañe a una casa de unos desconocidos porque te gusta un chico tiene mucho mérito. (cualificaba su buen gusto para los amigos)

-¿Cómo sabes que me gusta un chico de aquí?

-No lo sé, tienes razón, pero creo que es momento de averiguarlo, porque con una chica tan atractiva cómo tú, sería una pena no arriesgar, ¿verdad?

Me acerqué. Sí. La guerra había acabado. Nos besamos. Durante un rato. Soka se empezaba a aburrir en la terraza y gritó que quería bajar al pueblo. Bajó con el amigo  de C. Ella y yo nos quedamos y fue una de mis primeras experiencias sexuales.

 

Ella siguió con su vida, pero nunca olvidaré la pequeña historia que vivimos juntos tanto por lo divertida que fue, cómo por lo original que la hizo.

Sed felices!

3 comentarios
  1. Robert
    Robert Dice:

    Jajajajaja,me ha encantado la historia.

    Sigue asi joven Helio,eres un crack.

    Y aunque mucha gente no escriba,somos MUCHOS los que nos gustan tus historietas,nos ayudan a avanzar.

    Si en las siguiente haces un análisis de cada momento… Bueno… te hago una estatua…

    Un abrazo figura y gracias!

    Responder
  2. Partisano
    Partisano Dice:

    Genial, aquí otro fan de tus historietas. Me molaría mucho que realizaseis más audio-sargeos, un saludo y gracias por hacer lo que hacéis!

    Responder
  3. tony stark
    tony stark Dice:

    divertido relato. yo tengo 20 y aunque tengo algunas historias divertidas quiero vivir mas y intensas como esa. mis amigos tampoco es k me ayuden mucho…

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *