Actitud de seductor: Originalidad

¿Qué tendrían en común gente cómo Steve Jobs, Chiquito de la Calzada y Jesucristo? Probablemente la
lista de cosas en común entre los tres sería muy larga, pero la más evidente sería la originalidad.

Steve Jobs inventó una forma de vida. Una marca elitista no sólo para la informática. ¿Tú eres Apple o no? Una forma distinta de entender el mercado. La duda que queda sobre su increíble visión empresarial es sobre si él y su equipo siempre conseguían acertar con ese producto que todos necesitan , o si por otra parte el creaba esas necesidades. Una cosa estaba clara, lo que sacaba Apple era original. Y esa fue una de sus herramientas para conquistar un
mercado que parecía inamovible.

Chiquito de la calzada fue una sensación es España. Un humorista que contaba chistes sin finales graciosos. Un humorista con una imagen poco carismática. No era precisamente un sex symbol. Su asmática verborrea y su nada despreciable cantidad de adjetivos y sustantivos sin significado aparente dejaron a medio
país boquiabiertos. Había nacido un genio, sin saber exactamente nadie porque se reía ni de qué.

Dejando aparte las cosas que tienen que ver con la fe, ya que nacer sin haber sido tu madre fecundada es también muy original, Jesús fue un revolucionario con un mensaje completamente original. El “ama al prójimo como a ti mismo” aún no ha podido ser superado por ningún dogma o corriente filosófica, no sólo en contenido abstracto, sino por la evidente repercusión que tiene en tu vida anímica si tratas de llevarloa cabo. Esa comprensión de los demás, generosidad extrema y poner la otra
mejilla…bueno, una obra maestra.

Hoy en día es muy fácil acceder a los complementos vitales mas cool, la ropa, los peinados, las frases, las novelas, la música…la globalización nos pone al alcance de la mano prácticamente todo lo que se nos ocurra. Puedes vestir cómo Helio, decir las frases que dice Helio, oler cómo Helio…Incluso lo mismo con Lenny Kravitz…Pero que
bonito cuando nos encontramos por el camino a alguien por el camino que nos hace suspirar y decir…”que tío más autentico”. Es una autentica pasada, ¿verdad?

Es reconfortante tener referentes, aprender de ellos, cogerles cariño e incluso escuchar sus canciones o podcasts, pero algo hay dentro de nosotros que nos hace únicos, nuestra verdadera identidad. Nunca dejéis que nadie os diga quien tenéis que ser, porque ahí perderéis vuestra autentica originalidad. Y evidentemente, tanto las chicas como los chicos estamos hartos de fotocopias de lo que es un tío molón. Cada uno mola a su manera, ¿no?

 

http://www.youtube.com/watch?v=Vzwc8t3DDeI

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *