Cómo volver loco a un hombre en la cama

¿Te has preguntado alguna vez cómo volver loco a un hombre en la cama?

Lo más seguro es que sí. La verdad, es que las mujeres piensan y se preocupan mucho por sus relaciones con el sexo opuesto; entre las miles de preguntas, hay una que se predica como TOP: cómo volver loco a un hombre en la cama.

¿Sorprendida?

[toc]

Pues sólo basta echar un ojo por los miles de artículos dedicados a cómo cautivar, complacer o enloquecer a un hombre para que se vuelva adicto a ti. Esto sólo tiene una explicación: existe demanda y preocupación, y seguramente, un tanto de confusión, al que le podemos sumar una elevada exigencia femenina por ser unas auténticas diosas en la cama.

Ante esto me pregunto si debería encender la alarma “peligro: nos hemos vuelto unas locas sumisas en búsqueda del placer masculino” o, “calma: la revolución sexual femenina está en su máximo apogeo de expresión”.

La verdad, lo que más me preocupa es que entre todas las mujeres que buscan esta serie de artículos haya muchas que lo que anhelan sea satisfacer a sus amantes o a su pareja, pero sin tener en cuenta la propia satisfacción; un largo número de mujeres se han acomodado la idea de que “el placer es primero para ellos; si yo no obtengo placer, no pasa nada. No lo necesito”.

Vale. Si estás en esta línea, te recomiendo encarecidamente que desde YA, empieces a replantearte la historia. Siguiendo a Sylvia de Béjar, la máxima para las relaciones sexuales que te planteo es: “el sexo simplemente es o debería ser una actividad placentera y liberadora. Para todo el mundo, sin distinciones”.

En el siguiente artículo voy a darte algunas de las claves sobre cómo volver loco a un hombre en la cama, que te permitirán entender la sexualidad desde un nuevo enfoque más amplio y gratificante, y conseguir que tu actitud sea la de una auténtica amante, conocedora del enorme placer que tanto hombres como mujeres pueden llegar a ofrecerse de forma recíproca y generosa.

Pero, antes que nada, voy a hacer una puesta a punto. Ya lo he adelantado más arriba, porque considero importante subrayar el modelo masculino del que partimos, y del que aún nos quedan secuelas, para fomentar un modelo bidireccional de sexualidad donde hombre y mujer se perciben en igualdad de condiciones, en referencia a cómo viven sus relaciones íntimas.

Puesta a punto: Del modelo masculino al modelo bidireccional

A lo largo de muchos años se adoptó en gran medida un modelo de sexualidad con una marcada tendencia masculina. Es decir, un modelo que apuntaba hacia la preocupación por el placer del hombre, y que tenía poco en cuenta la satisfacción femenina. Las mujeres, asumían un rol pasivo, como proveedoras de placer pero no merecedoras del mismo.

Ni culpas ni culpables. Las cosas eran así, por motivos culturales y creencias inculcadas en la educación. Lo único, que al asentarse dicho planteamiento, las relaciones sexuales se tomaron más como una necesidad masculina y no como un acto de intercambio, generoso y placentero entre ambos sexos.

[bctt tweet=»Conseguir mantener un buen nivel de comunicación con el otro promueve una mayor calidad en las relaciones» username=»»]

Por suerte, esta idea fue cambiando con la llamada Revolución Sexual que empezó a vivirse durante el pasado Siglo XX. Nuevos aires de renovación y liberación femenina que alcanzaron su máximo apogeo en la década de los setenta, promovieron una nueva forma de entender la sexualidad.

Pero no todo acaba ahí. El nuevo enfoque no consiguió que las cosas evolucionaran tanto. A día de hoy, muchas personas se encuentran con serias dificultades para disfrutar plenamente de sus relaciones, gran parte debido a una falta de apertura, comprensión e incapacidad para compartir y ofrecer la propia sexualidad y saber recibir la que el otro ofrece.

  • Para saber cómo volver loco a un hombre en la cama, el primer punto a tener en cuenta es: que entendamos que de base, hay que cultivar unas relaciones recíprocas, asumir que la sexualidad tiene que ser un equilibrio entre el dar y recibir, y el objetivo es aprender el arte de bailar en pareja y no en solitario. Y es que si queremos volverlos locos, nosotras tenemos que estar dispuestas a querer volvernos locas también.

Cómo volver loco a un hombre en la cama: 3 concepciones base

1 | Modelo de sexualidad: Más allá del coito

La sexualidad es un concepto que muchas veces utilizamos como sinónimo de sexo o coito. Lo cierto, es que hay una tendencia generalizada a equiparar la sexualidad al “momento cama”, como si fuera algo que empieza y termina ahí, y que después de ese rato, se acabó.

seduccion-para-mujeres-chicas

Pues no. La sexualidad es mucho más. Integra los aspectos de cómo cada ser humano se manifiesta como hombre o mujer, en base a las normas o valores de la cultura en la que vive. Es algo que cada persona manifiesta a través de sus acciones: ya sea en su modo de vestir, andar, o hablar, hasta en la forma en que expresa sus emociones, se relaciona con los demás, y experimenta su propia intimidad y placer.

Reducir el concepto de sexualidad al coito, limita aspectos tan importantes como las emociones y sensaciones que el cuerpo puede percibir, y todas las acciones o conductas que puedan llevar a aumentar y disfrutar del auténtico goce y placer erótico. Quienes crean que estamos hablando de algo puramente fisiológico, estarán cerrando las puertas a la plena satisfacción y expresión sexual.

  • Concepción 1: No renuncies a vivir en plenitud tu sexualidad, porque estarás renunciando a una parte de ti misma.

Propuesta 1 para volver loco a un hombre en la cama:

Amplia horizontes, y descubre las múltiples vías de expresión y disfrute sexual –en solitario o en compañía- dejando que el cuerpo, la piel y los sentidos puedan ser estimulados y saciados; nutre la experiencia de todas aquellas emociones que eleven tu capacidad       sensorial, sensual y erótica… Y todo ello, con el único objetivo de poder ir aumentando paulatinamente tu grado e intensidad de placer.

2 | Conoce tus necesidades: Descubre tu potencial

El mayor inconveniente del punto anterior, es que muchas de nosotras jamás nos hemos planteado cómo vivimos nuestra sexualidad y qué esperamos de ella, o de hacerlo, no hemos profundizado lo suficiente.

[bctt tweet=»La calidad de las relaciones sexuales se basa en el saber ofrecer y recibir; el placer debe ser como un baile que fluye en ambos sentidos» username=»»]

Si te sientes satisfecha, no hay mayor problema. Pero en caso contrario, no lo cubras con excusas tipo: “para mi el sexo no es importante” o “ahora mismo no estoy para preocuparme por esto…”.

Porque el sexo es importante. Es una de las variables que más influencia ejerce en nuestra calidad de vida; y por lo tanto, merece la pena dedicarle un espacio de tiempo.

  • Concepción 2: cada persona tiene unas necesidades y un comportamiento sexual propio, y lo más importante es aceptarlo y disfrutarlo.

Propuesta 2 para descubrir cómo volver loco a un hombre en la cama:

Conoce tus necesidades y descubre lo que tú quieres; en sexualidad no hay una forma correcta ni existen verdades absolutas ni pautas establecidas sobre cómo deberían ser las cosas. Cada persona tiene un comportamiento sexual propio y el camino del disfrute, se basa en dejarse llevar por el propio instinto sexual.

Ten en cuenta que: en el momento en que conozcas plenamente tus posibilidades, aprenderás pronto a dar mejor placer a tu amante, y a la vez serás la mejor guía para enseñar al otro a compensarte con la respuesta sexual adecuada.

3 | Aceptación del propio placer: Dejarse llevar

Muchas veces, arrastramos ciertas reglas establecidas en torno a la vivencia de la propia sexualidad, que promueven una actitud poco abierta, y una disposición a sentimientos de culpa, temores o vergüenza en referencia a la vivencia del propio placer.

“Los amantes son deliciosos cómplices en uno de los aspectos más estimulantes de la vida y se necesitan para saciar sus deseos auténticos e impostergables”

Y lo cierto es que tanto hombres como mujeres sufren ciertas inhibiciones, las cuales suponen una barrera para dejarse llevar y conseguir la espontaneidad necesaria para disfrutar libremente de todas las posibilidades que su propia naturaleza les brinda.

  • Concepción 3: para disfrutar del sexo, se requiere de una apuesta valiente para dejarse llevar, pudiendo superar las barreras que suponen el sentido del ridículo, o los posibles pudores que bloqueen la capacidad de gozar plenamente.

Propuesta 3 para descubrir cómo volver loco a un hombre en la cama:

 El primer paso para alcanzar el placer sexual y sentirse más pleno y realizado es aceptar que el deseo es algo natural, y que supone el motor que impulsa al ser humano para abrirse a la experiencia.

Para convertirte en una auténtica amante, acepta tu deseo, aprende a amar tu cuerpo, y date permiso para abrirte a las múltiples posibilidades que te brinda tu propia sexualidad.

Una vez asimilados estos conceptos de base, te resultará más sencillo aprender a identificar las propias necesidades sexuales y descubrir que, cuando éstas son satisfechas, el mundo emocional se enriquece. Si esto ocurre, tu capacidad de conexión emocional con tu amante aumentará, pudiendo generar climas realmente placenteros y cargados de erotismo; y esto sólo se traduce en algo: estás en condiciones de realmente volver loco a un hombre en la cama.

volver-loco-a-un-hombre-en-la-cama

Cómo volver loco a un hombre en la cama: 3 claves esenciales

1 | Cultivar la comunicación sexual

  • Sentirte cómoda hablando de sexo

Muchas veces, sentimos vergüenza o pudor al tener que hablar de ciertos temas íntimos. Tratamos estos aspectos a modo de tabú, y nos limitamos a expresar nuestras ideas o fantasías por temor a que no sean aceptados o a provocar cierta incomodidad en el ambiente.

678134-sign-check-128Clave 1: cuanto más hables de sexo, más cosas aprenderás, y más confianza, seguridad y comodidad sentirás al tratar el tema en tus relaciones.

Propuesta 4 para volver loco a un hombre en la cama:

 Si quieres saber cómo volver loco a un hombre en la cama, no dudes en manifestar una actitud abierta en cuanto a tu disposición para tratar la sexualidad como algo natural. Practica previamente con tu entorno y cada vez te percibirás mucho más fluida y cómoda con el vocabulario.

  • La comunicación con el otro es la clave

Para entender cómo volver loco a un hombre en la cama: ¿qué mejor que preguntarle? No todos los hombres son iguales ni responden ante el mismo tipo de estímulos. Y lo cierto, es que en el caso de los hombres la incomunicación que padecen entre ellos en el ámbito íntimo y emocional, es algo que cargan a sus espaldas, y les impide en muchos casos, sentirse libres de expresar sus deseos y necesidades.

678134-sign-check-128Clave 2: cuanto más preguntes y te comuniques con tu pareja sexual, más lo conocerás y mayores posibilidades tendrás de entender qué tipo de cosas le excitan sobremanera y qué otras prefieren evitar

Propuesta 5 para volver loco a un hombre en la cama:

 Cada hombre es un mundo. No partas de la base que todos quieren jugar al mismo juego. Ábrete tú, y permite que él se vaya abriendo y sintiendo cómodo. Conoce su personalidad, sus sensibilidad, sus preferencias, sus gustos… Sólo a través del intercambio de palabras, podrás conseguir una mayor conexión emocional, además de descubrir y descubriros mutuamente como amantes. 

 

 2 | Cultivar una actitud integral

Los hombres quieren sexo; pero no sólo eso. Mantener relaciones sexuales con una mujer les satisface, pero hasta cierto punto. Para realmente volver loco a un hombre y complacerlo debes cultivar una actitud que cuente con una serie de ingredientes que tanto dentro como fuera de la cama logre estimular sus sentidos y su imaginación.

“Aunque el erotismo y su satisfacción es una experiencia personal e intransferible, nunca será totalmente pleno si no existe una buena comunicación entre las personas que mantienen la relación sexual. Precisamente cuando hay un buen nivel de comunicación, se llega a la mayor plenitud sensorial”

Una mujer que cuente con sentido del humor, que se muestre segura y confiada, y que esté abierta a experimentar, de forma natural y cómoda les tocará más hondo, y seguramente sus fibras sensibles serán estimuladas para que su deseo hacia ti sea integral y no sólo carnal.

678134-sign-check-128Clave 3: Ellos, como nosotras, prefieren sentir algo más que “placer sexual”; si realmente conectan contigo, la velada será el triple de morbosa y excitante. Y no olvides que la inseguridad, las preocupaciones y la falta de naturalidad son enemigos de la provocación, del deseo, de la sensualidad…

Propuesta 6 para volver loco a un hombre en la cama:

Cultiva una actitud integral, basada en la seguridad y la auto-confianza, para conducirte a ti y a tu amante hacia la vivencia de completas experiencias eróticas. En caso de que vivas ciertas barreras o bloqueos, te sientas incómoda o te veas siendo una versión de ti misma que no te gusta, sería importante que les echaras un ojo para poner cartas sobre el asunto

 

 3 | Cultivar la toma de iniciativa

A los hombres les gusta ser cazadores, pero no por ello quieren ser los únicos jugadores en escena, ni que su contrincante les ponga las cosas demasiado fáciles.

Ellos prefieren estar delante de una mujer que se sienta en igualdad de condiciones, que tenga la habilidad de encender su “fuego” y avivar las llamas cuando se lo proponga. Que tome el mando, y que le permita tomarlo a él de vez en cuando. Es decir, entrar en un campo en el que ambos se permiten jugar con sus intensidades.

como volver loco a un hombre en la cama

Por lo tanto, imprescindible entender que tomar la iniciativa, va más allá de romper el hielo o dar el primer paso; supone ofrecer una guía del encuentro, es abrir el camino o ir marcando lo pasos hacia el avance o retroceso. Es dar preguntas y respuestas. Es sentirse legítima de actuar, cuando se quiera actuar.

678134-sign-check-128Clave 4: una de las cosas que según los hombres más les excita, es que las mujeres tomen la iniciativa. Y como hemos dicho, esto puede tomar diferentes formas: no sólo se trata de romper el hielo, también puede ser a través de juegos más sutiles como regalar palabras, gestos, mensajes, montar el ambiente…

Propuesta 7 para volver loco a un hombre en la cama:

De vez en cuando, siéntete libre o proponte como reto el tomar la iniciativa; a través de propuestas más o menos sutiles, abriendo las puertas del camino, o guiando a tu compañero hacia la realización de tus deseos o apetencias. Tomar la iniciativa puede ser tanto en la fase previa, como en el durante. La cuestión es ofrecer la posibilidad de algo nuevo, siendo decidida, seductora y mostrándote segura de tus actos.

 

Cómo volver loco a un hombre en la cama: 10 tips imprescindibles

1 | Crear un clima adecuado es importante

El sexo forma parte de la naturaleza. Y yo me llevo de maravilla con la naturaleza. — Marilyn Monroe

Como cualquier evento o ceremonia que se precie, el sexo requiere de un espacio adecuado para celebrarse en todo su esplendor. Satisfacer los sentidos, mediante una mezcla de sonidos, temperatura, colores, texturas, perfumes o sabores adecuados elevará la intensidad de la pasión y provocará experiencias sublimes.

Vale, por circunstancias no siempre se puede, pero para entender cómo volver loco a un hombre en la cama, no puedes olvidar que un clima acorde avivará mucho más su fuego interno… ¡Y el tuyo!

2 | No te olvides de los preliminares

El erotismo es una de las bases del conocimiento de uno mismo, tan indispensable como la poesía — Anaïs Nin

Está claro, a ti de base, te encantan los preliminares. Las mujeres necesitamos de esa previa para ir incitando nuestro deseo; no obstante, para ellos también son importantes. Sí, les gustan. Su ego se ve reforzado, les hace sentir deseados, y les induce a un estado de excitación y morbo que… ¡les parecerá irresistible!

Y cuando hablo de preliminares, a parte de los tocamientos y caricias sexuales, también incluyo mensajes, abrazos, mimos, juegos, o cualquier expresión de tipo sensual y erótica que pueda darse previamente al encuentro.

3 | Que el sexo sea algo divertido

La respuesta está en el amor, pero mientras esperas la respuesta, el sexo detona algunas buenas preguntas — Woody Allen

Si quieres realmente enloquecer a un hombre, haz que el sexo sea divertido para ambos. ¿Esto qué es? Si ellos ven que tú te lo pasas bien, que disfrutas, ellos se divertirán el doble.

Exprésate, gime, grita, sonríe, juega, y goza plenamente de la experiencia. Los hombres se complacen al sentir que son capaces de complacerte. Si ven que te lo pasas tan bien, o incluso mejor que ellos, se volverán locos. Porque si algo quieren, (en la mayoría de los casos) es hacerte disfrutar.

4 | Muestra tu deseo hacia él

Hay menos maneras de hacer el amor de lo que se dice, pero más de lo que se cree. — Colette

Cuando te sientes realmente deseada, es más fácil que se te active el deseo y las ganas, ¿no? Pues en sentido contrario, pasa más o menos lo mismo.

Demuestra que estás hambrienta de él, que le deseas, que necesitas agarrarlo y poseerlo entre tus brazos. Volver loco a un hombre en la cama, es a veces tan fácil, como que tú le demuestras que “o pasáis a la acción… O tú, ¡sí que te vas a volver loca!”

5 | El entusiasmo, un ingrediente clave

El sexo sin amor es tan hueco y ridículo como el amor sin sexo. — Hunter S. Thompson

Siguiendo con el anterior punto, a veces lo que hace que una sesión de sexo sea memorable, es que a ti realmente te apetezca. Muchas veces podemos pensar que los hombres necesitan de grandes virguerías, o espectáculos dignos de una stripper profesional… Pero nada más lejos de la realidad.

Para saber cómo volver loco a un hombre en la cama, sin duda debes entender que ellos se bastan de tu entusiasmo, de cómo respondes a sus acercamientos, de cómo intentas seducirle, de cómo de predispuesta te muestres a compartir ese espacio entre los dos. Muestra tu entusiasmo, y lo volverás loquito por tus huesos.

6 | Guíalo y refuerza lo que te gusta

Al sexo le pasa como a la memoria: si no se utiliza, desaparece — Eduardo Punset

En la intimidad, una de las prioridades para los hombres, es darte placer y hacerte gozar. Esto hace que ellos se sientan mejor consigo mismos, que se relajen y que su seguridad y confianza aumente.

Para ello, es importante entender que a veces sufren serias dudas sobre cómo vas a responder a ciertos estímulos, o qué velocidad, presión o duración… son las adecuadas para proveerte de placer. Ante esto, es necesario enseñarles cómo encender nuestros interruptores, guiándoles de forma sutil y juguetona y expresando a través de gemidos, palabras o gestos si van por buen camino o no.

No olvidar lo siguiente: fingir un orgasmo es siempre una mala opción. No pueden aprender a hacerlo bien si les mientes cuando no logran provocártelo. No hace falta ser súper explícita, pero sí que les refuerces y los guíes. Los silencios, en la biblioteca; en la cama toca expresarse.

7 | Muestra que estás abierta a nuevas experiencias

El instinto erótico pertenece a la naturaleza original del hombre. Está relacionado con la más alta forma de espíritu. — Carl G. Jung

Dejarse llevar y abrirse a la novedad, es una opción que puede traer consigo sorpresas muy agradables. No me refiero, con esto, a que tengas que estar dispuesta a todo. Pero el sexo implica de apertura, de fluidez, de liberación… Es un espacio en el que cuanto más flexibles y abiertas seamos, mejores recompensas obtendremos.

Cómo volver loco a un hombre, pasa por mostrar esa parte de ti que no tiene miedo ni pudores, que está dispuesta a fluir con la experiencia. Se trata de ir rompiendo barreras y de darse permiso para que la novedad asome de vez en cuando.

8 | Factor sorpresa

El sexo es una de las nueve razones para la reencarnación… Las otras ocho no son importantes — Henry Miller, escritor estadounidense

La improvisación, la espontaneidad y el factor sorpresa siempre son unos buenos aliados en el campo de la sexualidad. Un hombre se puede volver realmente loco por ti, si sabes mezclar y proporcionar la dosis justa entre estos factores.

De tanto en cuanto, ser un poco creativas o dejarnos llevar por la improvisación, estimulando su imaginación y provocando su deseo, son una opción que sin duda, reportará grandes beneficios para ambos. Sorprende a un hombre; luego, fíjate con qué cara te sigue mirando una vez finalizada la sesión…

¡Le parecerás una auténtica Diosa!

9 | Conoce su anatomía y sus zonas erógenas

El sexo entre dos personas es una cosa hermosa; entre cinco es fantástico. — Woody Allen

La mayoría de artículos sobre “cómo volver loco a un hombre en la cama” se centran en este aspecto. Así que por mi parte, sólo me voy a centrar en subrayarte su importancia.

Está claro, si ellos no tienen ni idea de la existencia de tu clítoris, poco podrán hacer con él. Pues lo mismo, al revés. Conocer sus zonas erógenas, sus puntos de debilidad y la constitución fisiológica de su sexualidad, hará que puedas acariciar y estimular con mayor precisión, y que puedas decidir cómo quieres jugar con su placer e intensidad.

10 | Complicaciones, las justas

No hay amor sin instinto sexual. El amor usa de este instinto como de una fuerza brutal, como el bergantín usa el viento. — José Ortega y Gasset

Que pongamos las cosas un poco difíciles, está bien. Se trata de parte del juego. Pero que parezcamos más raras que un perro verde, no. Es decir, si complicamos las cosas sobremanera, exponiéndoles problemas, preocupaciones y encima, en un lenguaje que necesita de todo un ejercito para descifrarlo, lo que conseguiremos será que se alejen.

Para volver loco a un hombre en la cama, prefieren las cosas claras y simples. No seas tan complicada, o tan rara, o tan misteriosa que acabes por agotarlo. Lo único que conseguirás será perder su interés. Las cosas en su punto justo son deliciosas; pasadas de vueltas, cansan.

Conclusión

Existen tantos factores a tener en cuenta en torno a la sexualidad, a la intimidad y a las relaciones eróticas entre hombre y mujer, que me parece lógico subrayar la idea de que: si realmente quieres volver loco a un hombre en la cama, lo más importante será que consolides una propia identidad sexual, que te permita aprender, disfrutar y madurar como amante. El trabajo más importante, siempre parte de una misma.

La comodidad, confianza y seguridad en este ámbito son grandes aliados. Si existen tabús, manías o pudores, plantéate si esas barreras te están impidiendo gozar realmente de un aspecto tan liberador, emocionante y sanador como es el sexo.

No olvides que:

Si tú disfrutas, él disfrutará. Si tú te entregas, él se entregará el doble. Si tú le guías, él se manejará el triple de mejor. Si tú le admiras, él te adorará. Y si tú pretendes volverlo loco, pretende que la locura sea por partida doble.

“Una gran experiencia sexual es como un gran viaje por carretera; quieren una compañera entusiasta, aventurera, que huela bien y que sepa manejar el cambio de marchas. No necesitan una piloto de formula 1”

Un abrazo,

 

Laura

Cómo mejorar mi juego interno – Gana confianza hoy mismo

Si hay una demanda recurrente que vemos en Egoland es la de cómo mejorar mi juego interno. Se da por hecho para todos aquellos que quieren mejorar sus habilidades en seducción que este es un tema capital: explotar mejor nuestros puntos fuertes, eliminar miedos y optimizar nuestra autoestima. Y, de hecho, lo es.

En ese artículo vamos a trabajar a fondo los puntos imprescindibles para mejorar tu juego interno. ¿Dispuesto a seguir leyendo y a cambiar? Te animo a leer este artículo con mentalidad abierta; puede modificar todo lo que conocías sobre seducción. Empecemos este camino de cambio juntos.

[toc]

1 | Qué es el juego interno

¿Qué es el juego interno? Algunos de nuestros alumnos y lectores se refieren a ello como autoconfianza. Vamos bien por esa senda. Otros, también lo conocen como autoestima.

Y sí, los términos anteriores apuntan bien. Pero el juego interno es algo más que eso.

El juego interno va sobre el conjunto de creencias con las que nos movemos en la vida. Estas creencias condicionan directamente lo que hacemos y lo que sentimos.

En el proceso de mejorar nuestro juego interno, vamos a primero echarle un buen vistazo a nuestro pasado. A todo aquello que nos ha hecho ser como somos, que ha condicionado nuestros puntos fuertes y todo lo maravilloso que tenemos. También a aquello que ha influido en llevar más o menos carga emocional y posibles traumas. Cuando consigamos librarnos de ello tendremos el primer paso para mejorar nuestro juego interno para siempre y de manera profunda.

como mejorar mi juego interno

Pero trabajar nuestro juego interno no implica sólo mirar al pasado. La otra mitad implica desarrollar creencias nuevas y cambiar, orientando así nuestra vida a donde la queremos llevar. Tener claro donde queremos llegar.

El proceso para llegar a ser una persona seductora podría sintetizarse en eliminar los bloqueos que impiden a nuestro carisma y personalidad fluir libremente. Así, es el proceso en que vamos a adquirir las habilidades necesarias para proyectar una realidad interna rica de base. Es decir, el convertirnos en personas completas, atractivas y que luchan por lo que quieren.

¿Qué es lo que nos condiciona y nos impide avanzar?

Todos tenemos en mayor medida miedos que nos obstaculizan, a veces en forma de imágenes o voces del pasado que ya no nos sirven. Creo que romper estas barreras es algo meritorio, valioso y a las que ojalá todos logremos enfrentarnos.

Para ello iremos eliminando progresivamente inseguridades que nos impiden llegar a este objetivo, y a optimizar nuestros puntos fuertes que nos hacen naturalmente atractivos.

2 | ¿Te sientes identificado con estas situaciones?

Te expongo un par de situaciones que abajo llevarán una explicación suplementaria:

  • «Cuando veo una chica con la que me gustaría hablar, el 99% de las ocasiones no lo hago. Bueno, si he tomado un par de copas la cosa cambia. Aunque en realidad esto me pasa con aquellas que me parecen físicamente muy atractivas»
  • «Salgo, me relaciono, soy amable en general, chicos incluidos. Tengo citas de tanto en tanto, pero nunca acaban de cuajar en que uno me gusta mucho. Ya me ha pasado muchas veces así que debe de haber algo que no funciona bien en mi»

Ahora vamos con ambos textos comentados:

  • «Cuando veo una chica con la que me gustaría hablar, el 99% de las ocasiones no lo hago (¿por qué no?¿Que puede haber que físicamente te impida hablar con la mayor parte de personas a las que te gustaría acercarte?). Bueno, si he tomado un par de copas la cosa cambia (el alcohol como droga que cerebralmente nos permite desinhibirnos, lo cual debería hacerse de forma natural). Aunque en realidad esto me pasa con aquellas que me parecen físicamente muy atractivas (con lo cual los pensamientos limitantes se disparan: no está en mi liga, la voy a molestar, parece muy ocupada, soy un cobarde…)«.
  • «Salgo, me relaciono, soy amable en general, chicos incluidos (como sanamente debe ser, relacionarse con todo el mundo por igual). Tengo citas de tanto en tanto, pero nunca acaban de cuajar (¿es así realmente?¿qué experiencia buenas a recordar has tenido por el camino? Seguro que las hay) en que uno me guste mucho. Ya me ha pasado muchas veces así que debe de haber algo que no funciona bien en mi (¡y cosas que seguro ya funcionan muy bien!)».

Estas situaciones muestran signos claros de que se puede mejorar tu juego interno, y otras tantas cuestiones que puedes plantearnos en los comentarios de abajo.

3 | ¿Por qué es importante mejorar mi juego interno?

#1 Por que lograrás disfrutar más de tus relaciones
Deja de sufrir por los demás. Aquí es secundario el que se trate de una persona con la que vas a coincidir puntualmente en un periodo concreto o que te plantees que sea esa persona con quieres compartir tu vida. Mejorando tu juego interno gozarás más pase lo que pase.

#2 Por que reducirás el miedo a acercarte a hablar con desconocidos
Acercarnos a los demás normalmente puede generarnos ansiedad. Pero no hay ninguna justificación para que llegue a bloquearnos. Esta ansiedad social puede mejorarse y superarse, también trabajando el juego interno.

#3 Por que te sentirás más seguro/a
Si tengo claras mis creencias y además las optimizo hacia algunas más potenciadoras y sanas, me sentiré más seguro o segura. Y hasta estarás más guapo o más guapa que cualquier modelo tras una buena sesión de photoshop.

#4 Por que gestionarás mejor los posibles rechazos
Abajo profundizaremos en ello y entenderemos los rechazos como algo que forma parte de la seducción. Entenderlo es el primer paso para saber gestionarlo.

#5 Por que no te quedarás sin cosas que decir
Nos quedamos sin cosas que decir no porque no tengamos cosas que decir, si no porque pensamos demasiado, no vaya a ser que diciendo algo molestemos a los demás, o no sea gracioso, o no sea adecuado.

#6 Por que te valorarás más
Mejoro mi autoestima – parte del juego interno – y así aprendo a valorarme más, paso previo imprescindible para que los demás me valoren más.

#7 Por que así mejorarás tu juego externo
Mis creencias condicionan lo que hago y lo que siento. Si mejoro mi mundo interior, acabaré haciendo cosas que antes no creía posible, como suele pasar en nuestros talleres.

mejora-tu-juego-interno

4 | Los seis niveles de cambio y aprendizaje

Los seis niveles de cambio nos proporcionan una buena herramienta para mejorar nuestro juego interno, ya que nos explican los diferentes niveles en los que podemos cambiar.

Para cambiar, tenemos que aprender. Así que vamos a utilizar aquí los seis niveles de cambio, que también se trabaja en Programación Neurolingüística – PNL (si quieres saber más sobre la PNL visita este enlace).

Aquí los tienes listados:

  • El entorno. Todo aquello que nos rodea. Donde vivimos, nuestros amigos, familia.
  • Las conductas. Lo que hacemos.
  • Las habilidades. El conjunto de destrezas que poseemos.
  • El autoconcepto. Lo que pensamos sobre nosotros mismos.
  • Las creencias. Todo aquello que pensamos sobre las relaciones, sobre las personas, sobre el amor y el sexo.
  • La espiritualidad. Nuestro propósito vital, nuestro lugar en el mundo.

Te animo a que repases este artículo sobre estos seis niveles. Los tres primeros son de juego externo y los tres siguientes de juego interno. Aquí viene el secreto de estos niveles de cambio. Si cambias los niveles de juego externo, generalmente los de juego interno evolucionan.

Si cambias los de juego interno… sucede algo mágico: todos los que están en el rango inferior evolucionan también. Y esto es algo que podemos utilizar a nuestro favor.

Si las creencias sobre ti mismo se vuelven mas potenciadoras, en tal caso tus habilidades se desarrollarán mejor, tus comportamientos cambiarán y te rodearas de personas diferentes y más positivas para ti ¿Ves claramente que este proceso es más chulo que comerse un delicioso helado en verano?

[bctt tweet=»¿Te relacionas para obtener, ofrecer o compartir?» username=»»]

Así, y ya te adelantaba al principio que esto es algo que no todo aquel que lo lea va a encajar bien. Muchas personas, aprendices de algo en general y de seducción en particular intentan cambiar sus conductas porque parece algo más fácil y eficaz. Cambiar las creencias, por otro lado, parece un largo, lento y en ocasiones imposible camino.

Si quieres conseguir convertirte en una persona seductora, que convence, se comunica bien, se siente segura, mira directamente a los ojos, mantiene una buena postura corporal etc. tienes dos opciones. La primera es ir cambiando esas conductas una a una, en un inacabable proceso. La segunda es pegarte un valiente y amplio repaso por dentro.

Te hago otra propuesta.

Imagina que por otro lado te centras en cambiar cómo te valoras. Que no tienes la necesidad de obtener sí o sí cosas en una conversación (un número de teléfono, que te hagan caso, sexo o lo que sea que deseas conseguir). Inmediatamente muchas, muchas cosas cambiarán en consecuencia en los diferentes niveles.

[bctt tweet=»Todos somos personas seductoras. Lo somos desde que nacemos, cuando somos niños atraemos de manera natural. » username=»»]

Aquí entra el no tener necesidad de proyectar valor, porque te sentirás con valor simplemente siendo, estando, existiendo. No tendrás que buscar aprobación porque te aprobarás a ti mismo.

Ya eres una persona válida con recursos, capaz, válida y completa. Hoy, ahora, en este momento. Lo único que tienes que hacer es desbloquearla. Esto no es necesariamente instantáneo, pero te aseguro que no es tan difícil como crees. Demos un paso más.

5 | Pautas para mejorar tu juego interno

1 | Busca los motivos por los cuáles te relacionas

En este artículo proponía una manera concreta de relacionarnos con los otros:¿Te relacionas para obtener, ofrecer o compartir? Aquí nos centramos en el punto del que partimos a la hora de acercarnos a los otros, y hay mucho de actitud para ello.

En este punto tenemos que darnos a nosotros mismos una respuesta sincera. Si entendemos las relaciones como una transacción donde tomamos únicamente es un punto de vista limitado. Si ofrecemos, o mucho mejor si buscamos compartir, estaremos mejorando nuestro juego interno.

[bctt tweet=»Proceso para llegar a ser una persona seductora: elimina los bloqueos que impiden a tu carisma y personalidad fluir libremente.» username=»»]

¿Por qué?

Por la imagen que estamos autogenerándonos. Por el placer de relacionarnos desde un prisma de cooperar o no de «conseguir» únicamente. Es mucho más saludable y estaremos sintiéndonos mejor con nosotros mismos. Si hay algo en nosotros que nos lleva sólo a tomar (alguna experiencia pasada, una parte de nuestra personalidad etc.) podemos corregirla.

Somos mucho más felices dando y siendo altruístas. Y por cierto, nos hace mucho más seductores como muestra este interesante estudio de la universidad de Worcester, en Reino Unido, más allá incluso de la apariencia física.

2 | Supera la paradoja del seductor

Todos somos personas seductoras. Lo somos desde que nacemos, cuando somos niños atraemos de manera natural. Fíjate que los niños son naturalmente cautivadores y pueden seducirnos sólo con una mirada, con un gesto.

Lo anterior es sano y es positivo. No lo es tanto encerrarnos en una categoría estanca como seductores o seductoras. Esto puede parece paradójico en una web en la que trabajamos sobre seducción. Pero puede ser un obstáculo para mejorar tu juego interno, como ahora verás.

Llevar puesta la etiqueta de “seductor” no hace sino condicionarte para mantener vivo ese rol. Es una poderosa forma de ego. Ponte una etiqueta y serás su rehén.

Una medida muy higiénica que tratamos de asimilar desde el principio, fundamental para ese Juego Interno sano, consiste en ser conscientes de que no debemos demostrar nada a nadie. En todo caso sí a nosotros mismos: que podemos cambiar y tomar el control de lo que nos pasa, entendiendo al mismo tiempo que no podemos controlarlo todo.

juego-interno-seduccion

Esa etiqueta que solo puede existir definida por nuestros logros pasados y sujeta a expectativas futuras. Si consigo ciertos logros, será un seductor o una seductora; si no, no podré sentirme como tal.

Cuanto más disfrutemos por el mero hecho de “ser un seductor/a”, y cuanto más tiempo sembremos sobre esa idea, más extrañamente incómodos o decepcionados nos sentiremos cuando los días pasen sin que nos ajustemos a estas “proezas”.

La conclusión a la que quiero llegar es aprender a disfrutar del momento creado gracias a nuestros recursos, evitando otorgarle una identidad que deba sobrevivir en el tiempo. El vacío que se producirá cuando no estés “siendo un seductor” provocará dolor y erróneamente guiará tus esfuerzos a lograr otro “éxito” en el que regodearte temporalmente.

Disfruta del momento, disfruta del presente y vívelo. Puedes encontrar más sobre cómo practicar el presentismo en el artículo que escribí «Vive el presente».

Además estarás también así mejorando tu juego interno, ya que en mi opinión la capacidad de vivir en el presente es básico y fundamental para una personalidad seductora. Una personalidad arrebatadora vive en el presente y trata de gozarlo al máximo. Esta es una característica brutalmente seductora.

3 | Sé asertivo

La asertividad es la herramienta que tenemos para poder llevar a cabo este trayecto y a la vez esta es la prueba de que tenemos un juego interno realmente bueno.

La asertividad te permite expresar una sana autoestima. ¿Por qué? Por que aquí hay varios círculos con intersecciones entre ellos.

[bctt tweet=»La empatía es la via de oro para estar en conexión con los demás.» username=»»]

Siendo asertivos nos expresamos, pedimos lo que queremos y dejamos de estar en una postura sea pasiva sea agresiva. Actuando así nos sentimos mejor con nosotros mismos, ya que no hacemos daño al otro ni a nosotros mismos al actuar de manera diferente a como queremos.

Esto mejorar nuestro juego interno, ya que lo fortalece. La expresión de un buen juego interno es una sana autoestima, ya que nos valoramos. Fíjate como al expresar lo que queremos, encontrando ese término medio conseguimos sentirnos mas fuertes, más equilibrados.

¿Quieres mejorar este punto? Practica la asertividad mediante ocho puntos clave.

4 | Empatía: la vía de oro para conectar socialmente

La empatía es prima hermana de la asertividad. Siendo empáticos también conseguimos lo que queremos, haciendo además partícipe al otro.

La empatía decía que es la vía de oro para estar en conexión con los demás, ya que denota una alta inteligencia social. Si quieres profundizar aquí tienes una lista de libros sobre inteligencia emocional.

El juego interno nos hace ser empáticos. Si sé ponerme en el lugar del otro y entender sus motivaciones, deseos y miedos, será seguro una persona más seductora.

5 | El derecho a intentar conseguir lo que quieres

O lo que es lo mismo, darte permiso para ello. Este puede ser el mejor catalizador para tu juego interno. El ir a por lo que quieres, a cruzar esa barrera para conocer a ese desconocido que te gusta, a pedir una cita los dos a esa chica que tanto deseas desde hace tiempo.

Como decía en el artículo sobre cómo mejorar la autoestima, cambiando nuestras creencias podemos cambiar lo que realmente nos acaba pasando. Cuando ambas cosas pasan, nos permitimos atrevernos más fácilmente luchar por lo que deseamos.

Por supuesto, esto ayuda y mucho. En este apartado del artículo vamos a ver una manera más simple (aunque no necesariamente más sencilla) para cambiar.

Haz un listado de tus sueños, tal cual. Cómo quieres verte, sentirte, donde quieres vivir, quienes quieren que sean tus amigos, cuanto dinero quieres ganar, que lecturas quieres tener… Quizás algunas de estas cosas ya estén en tu vida; las que te falten podrás escribirlas para empezar a dirigir tus pensamientos y acciones hacia ellas.

6 | El rechazo: a veces inevitable, a veces reorientable y a veces transitorio

El rechazo es uno de los temas de los que más habla en seducción. Tanto como para evitarlo, minimizarlo, gestionarlo o aprender de él.

No es para menos, ya que si decidimos salir de nuestra zona de confort no todo el mundo va a responder como queremos de la forma que queremos, y ahora. Esto es imposible así que cuanto antes lo entendamos y aceptemos mejor. En el siguiente vídeo podemos escuchar una entrevista de Helio sobre cómo gestionar un no de la persona que nos gusta.

El problema no es que alguien no coincida con nosotros en un momento dado (dar el teléfono, tener una cita, tener sexo etc.) si no en como nosotros procesamos esto. Cuál es la explicación que nos damos; más normalmente nos perjudicamos que nos ayudamos.

No soy lo suficientemente alto, guapa, divertido, sexy, agradable, no tengo la posición social adecuada, soy torpe… Aquí podemos poner el adjetivo que queramos.

Bien, una adecuada interpretación de la realidad nos va a ayudar aquí y que esto no repercuta sobre nuestro juego interno. Si decido trabajármelo, sé de manera clara quien soy y qué quiero… ¿por qué habría de molestarme que una persona en un momento dado no coincida conmigo?

mejorar-mi-juego-interno

Cuidado, yo quiero que pase algo, lo propongo, soy asertivo y empático. Eso es lo que tengo que hacer. Con ello, el otro decide libremente qué hacer y que no.

Respecto a lo de reorientable, abracemos lo que con una persona en un momento dado podemos compartir. Quizás en ese momento no esté para una relación de pareja, pero porque no disfrutar de los momentos que podamos compartir juntos. O de una sana amistad, o de un montón de cosas más.

En todo caso, como decimos en Egoland el rechazo puede ser transitorio. Con la actitud adecuada lo que ahora era un rechazo esto puede cambiar, siempre con esa libertad de que el otro actue como decida. Aquí te recomiendo el genial artículo de Javi Santoro «El halago del no I» y el «Halago del no II»

Hay miles de personas con las que puede conectar y tener experiencias maravillosas. Entiende el rechazo, si decides insistir en alguien que te importa hazlo, pero si no responde pasa a otra cosa; hay ahí fuera muchas personas que sí valorarán lo que ofreces.

7 | Háblate de manera positiva

En ocasiones somos nuestros jueces más severos.

Si queremos mejorar nuestro juego interno el establecer un lenguaje positivo con nosotros mismos es absolutamente fundamental, y uno de los mejores trabajos que podrás hacer para ser feliz.

Tomaremos un primer ejemplo del punto anterior, en caso de rechazo. Pongamos por caso que tal chico o chica ahora mismo no accede a tener una cita con nosotros, y nos dice que realmente ahora mismo tiene un tiempo escaso para ocio. Bien, esto será verdad o no, tendrá compañía habitual o no, esto ahora mismo no nos interesa. Sí la historia que nos contamos a nosotros mismos.

Una alternativa sería decirnos «Bueno el/ella se lo pierde. Yo valgo mucho y no ha sabido apreciarlo. Ya se apañará». Mal; esta explicación es negativa, no es empática y sólo viene de un punto en que nuestro ego está herido.

mejorar mi juego interno

Otra explicación posible «Me gustaría que quedásemos, aunque no es el fin del mundo. He expresado mis deseos y eso es importante. Además ahí fuera seguro que hay muchas personas atractivas que estarán contentas de quedar conmigo». Aquí ya vamos mejor.

Hay cosas que están bajo nuestro control y otras que no. Hablarnos bien, con cariño, cuidándonos, no machacándonos si las cosas no salen bien, es la forma que elegimos para encontrarnos bien con nosotros mismos.

Aquí te voy a proponer que empieces a ser consciente acerca de cómo te hablas, de tu lenguaje interior. Fíjate que el lenguaje interior puede ser tanto hablado, expresado en palabras y por tanto con sonidos, como pensado, es decir, que te lo quedes para ti. En ambos casos es importante el fijarte en qué está pasando.

Así, fíjate en si utilizas expresiones como «Siempre me pasa lo mismo…», «Nunca consigo x cosa…», «Soy torpe…». Esta manera de hablar no deja alternativas, son rígidas y absolutistas. Darse cuenta de cómo te hablas es el primer escalón para acabar cambiándolo.

8 | Aprende lo que es bueno para ti

Haz tu propio camino en todo esto. Para ello, debes aprender a distinguir lo que es bueno para ti, y limpiarte de influencias. En este punto, quiero enfatizar que en el ámbito de la seducción con tantas voces diferentes que hay, es fácil confundirse.

Como decía, es fácil confundirse. En algunos sitios te dirán el ser directo, en otros indirecto. Algunos harán énfasis sobre el lenguaje no verbal, otros sobre el contenido de las palabras que utilizas. Otros favorecerán contenidos con un tufillo misógino, o hembrista. Por supuesto lo último no nos conviene, pero otras opciones mejor intencionadas pueden marearnos y retrasar nuestro cambio personal.

[bctt tweet=»Para cuidar cómo te sientes cuida cómo te hablas a ti mismo.» username=»»]

Aprende a ver lo que sea positivo para ti, lo que además de soluciones cortoplacistas te ayuda a llevar una vida más completa y más equilibrada.

¿Te sientes bien al hacer, pensar o sentir algo, o te chirría? ¿Piensas que es una solemne tontería, o te aporta valor? Sí, una voz «autorizada» puede proponerte algo pero te resulta coherente? Y por supuesto sobre el contenido de este artículo. Léetelo, reflexiónalo y hazme llegar tus comentarios 😉

Quiero aquí poder compartir contigo algo de lo que me siento muy honrado, que son las opiniones de algunos alumnos y alumnas que han pasado por nuestros talleres. Conoce pues de primera mano opiniones de talleres por alumnos que han pasado por nuestros talleres de juego interno, así como de otros talleres.

6 | Conclusión

Espero con todo esto haber respondido a la pregunta: cómo mejorar mi juego interno.

Mejorar tu juego interno y seducir más es un trabajo continuo. Es un trabajo necesario y que repercutirá en sentirte más seguro contigo. Te vas a gustar más y vas a gustar más. Como decimos en Egoland, sedúcete a ti mismo para seducir a los demas, sedúcete para seducir. Los demás lo están esperando.

Un positivo abrazo,

Antoni

Cómo saber si le gusto – Los secretos del lenguaje corporal

Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere…

¿Habéis deshojado una margarita con este ritual alguna vez?

Un aspecto principal por el que el ser humano ha dedicado tanta energía, risas y alguna que otra lágrima en el amor y sus consecuencias, es: cómo saber si le gusto, y se le ha dedicado tanto precisamente por la incertidumbre que conlleva.

[toc]

Ponemos nuestras emociones en el juego de la seducción y las relaciones, un juego cambiante, interpretable y preparado para que las personas adecuadas inventen sus propias normas.

Si te preguntas cómo saber si le gusto por si acaso no tienes margaritas a mano, en el presente artículo procuraré conjugar experiencia y ciencia para identificar qué factores son clave para poder saber si le gusto a esa persona que no sale de mi cabeza.

Además, al final del artículo te regalaré una lista práctica de las preguntas que indican que le gustas, para que la tengas siempre a mano y puedas comprobar a quien gustas en todo momento.

7 Reglas a tener en cuenta para saber si le gustas

Antes de ponerte a interpretar y a preguntarte cómo saber si le gusto, es importante que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

Primera regla

La seducción a veces es polar, y a veces un continuum. ¿A qué me refiero? A que cierto es que hay atracciones inmediatas que duran una estación de metro, como que hay parejas con diez maravillosos años a sus espaldas que jamás se imaginaron juntos, porque ella o él al principio ni se fijaba en el otro.

O incluso, ni le gustaba. Así pues, no es cierto que si desde el principio no gustamos a alguien no podamos gustar más adelante. La seducción a veces se encuentra con casos de on/off, pero donde verdaderamente hace sus méritos es en esos casos donde hay que hacer sonreír, hay que emocionar, hay que provocar admiración… hay que seducir.

En el siguiente vídeo escuchamos a Egoland hablándonos de las señales de predisposición, para saber cómo saber si le gusto.

Es cierto que si existe atracción desde el principio las probabilidades de éxito son mayores, pero que no siempre es así, también lo es. Esta noticia invita a la esperanza, con el doble filo que ello supone, porque la esperanza da alegría a unos, pero mantiene a muchas personas tristes ante el anhelo de que la otra persona la ame.

Este principio opera en dos direcciones: también conocemos casos de personas que al principio les gustaba mucho alguien, y bien progresivamente o bien de repente les dejó de gustar.

Algo que en el pasado ha sido muy naturalizado hasta el punto de no ser un motivo para que una relación se rompa, pero que ya no resulta así en el panorama actual de relaciones líquidas donde hombres y mujeres están abandonando y emprendiendo más relaciones que nunca sea cual sea su edad.

Ten en cuenta este principio cuando leas el resto del artículo. Pues a pesar del título «cómo saber si le gustas», las señales de las que vamos a hablar pueden representar muy distintos grados: le gustas, tiene curiosidad por ti, le llamas la atención, le gustas mucho, quiere escapar contigo a las Islas Caimán…

Segunda regla

Lo segundo que debes tener en cuenta, es algo que ya habrás leído si conoces literatura acerca del “lenguaje corporal”. Y es que no debes interpretar señales en solitario, sino en conjunto.

El hecho de que esa persona con la que te citas se toque el pelo, puede no significar nada. Pero si se toca el pelo, te mira varias veces sin querer la boca, y cuando ha salido del baño va más peinado/a que cuando entró, sí es probable que esa persona tenga interés en querer estar atractivo para nosotros.

¿Cómo saber si le gusto? Interpreta las señales de forma coral, no individualizada.

[bctt tweet=»La incertidumbre es un elemento intrínseco en la seducción. — Javier Santoro» username=»»]

Tercera regla

Como hemos dicho, la incertidumbre es un elemento intrínseco en la seducción.

Por lo tanto, muchas veces tendré que actuar a pesar de no estar completamente seguros de saber si le gusto, porque si no, puedo perder muchas oportunidades. Si sólo actuáramos cuando podemos garantizar reciprocidad o correspondencia, nadie actuaría.

Nada sucedería entre dos personas. Las relaciones, los amores, las grandes historias… suceden porque alguien se atrevió a actuar aunque no tenía garantizada la reciprocidad. De esto hablamos en el artículo «3 miedos que te impiden seducir».

Cuarta regla

No vas a gustarle a todo el mundo. Lo siento. La vida no es un concurso de popularidad.

Y si intentas gustar a todo el mundo, terminarás traicionándote y no gustando a la persona más importante a la que tienes que gustar: tú mismo.

saber-si-le-gustas

Quinta regla

Una persona puede tener interés por no mostrar que le gustas. Te preguntas cómo saber si le gusto y con las señales que aquí detallaremos podrás identificarlo con mayor certeza, pero no olvides que muchas personas pueden tener miedo de mostrar su atracción. O incluso puede tener interés por ocultar que le gusta alguien.

¿Por qué? Entre otras cosas:

  1. Por miedo a ser juzgado. El mundo está lleno de hombres que al mostrar su interés por alguien recibieron un comentario despectivo de alguien que les dijo “a ti te gustan todas”, y de mujeres que ante algo similar alguien les dijo “eres fácil” -o cosas peores-. Por desgracia este tipo de comentarios generan una resistencia social que va calando hasta generar miedo a expresar libremente nuestro interés por alguien.
  2. Por miedo a no ser correspondido/a, y posiblemente salir herido/a. Le seducción, como proceso vital que es, nos expone a la alegría al mismo tiempo que al sufrimiento.
  3. Por miedo a ser malinterpretado. Quizá quieres expresar de algún modo que te apetece conocer a alguien, pero no estás seguro de que te vaya a provocar atracción. Porque si al final esa persona no te gusta, no quieres hacer daño. Así que restringes tus muestras de interés por miedo a que la otra persona malinterprete tus intenciones.

Sexta regla

No confundas no tener interés, con no tener habilidad social.

En ocasiones me encuentro con alumnos que tras haber hecho un taller de conversación brillante porque querían aprender a mantener una conversación más interesante y estimulante, están hablando con una chica y si a ella no se le ocurre qué preguntar, asumen que ella no está interesada en ellos.

Olvidan que hace nada ellos mismos se quedaban en blanco sin que se les ocurriese qué decir. Así que junto al punto anterior, ya sabes dos motivos por los que las personas, aunque lo deseen, pueden no mostrar que les gustas: miedos y falta de habilidad social.

Séptima regla

Si tienes iniciativa en seducción, a veces tendrás que conquistar castillos, y a veces valdrá con que tiendas un puente.

¿Qué quiero decir? Si sigues nuestro trabajo, nuestros talleres o has leído nuestros libros, sabrás que la seducción es un mundo y que hay multitud de herramientas que puedes utilizar para aumentar la probabilidad de gustar a esa persona que te atrae.

Pero en ocasiones a esa persona le interesarás inmediatamente, aunque sea para conoceros un poco, y sólo tendrás que tender un puente.

[bctt tweet=»No confundas no tener interés, con no tener habilidad social. — Javier Santoro» username=»»]

Mira el siguiente ejemplo:

Águeda -una futura profesora con buen gusto para vestir- ve pasar a un chico y piensa algo sobre él. Eso que piensa es bonito, y ella se alegra de haberlo pensado al mirarle. Como ha leído mi “21 Claves para Seducir de día”, gestiona sus nervios y se acerca brevemente para hacerle sonreír:

Disculpa, me he acercado porque al verte he pensado que llevas una mirada distraída al andar, y una sonrisa mirando las fachadas, que realmente es encantadora. Lo suficiente como para pensar que vale la pena que una desconocida te pare para decírtelo”

Él primero se sorprende, luego sonríe. Le da las gracias efusivamente. Y Águeda con tan poca información sobre él no sabe si él le gusta, así que no quiere hacer grandes esfuerzos de seducción, pero a la vez tiene algo de curiosidad y no quiere perder una oportunidad de al menos tomar un café en caso de que él también quiera. Así que tiende un puente:

Bueno, pues sólo era eso. Y ahora podemos dejarlo aquí y habrá sido genial. A no ser que a ti te llamen la atención las chicas que se atreven a comunicar las cosas buenas y que están en proyecto de ser profesoras. En ese caso igual deberíamos darnos el contacto y hacer algo tan civilizado como tomar algo próximamente”.

Si el chico tiene predisposición, agradecerá que Águeda haya tendido ese puente, lo cruzará, y una nueva historia entre dos personas dará comienzo, con lo poco o mucho que ello pueda significar.

Ahora sí, teniendo todo lo anterior en cuenta, podemos pasar a describir qué aspectos nos enseña la ciencia y la experiencia que nos indican que gustamos a una persona.

Cómo saber si le gusto – 9 señales comprobadas

A continuación os enseñaré 10 señales comprobadas científicamente respecto al lenguaje corporal para que descubras cómo saber si le gustas.

Estas claves y algunas otras te las puedes encontrar también más desarrolladas en nuestro libro estrella, Seductor.

comprar libro seductor

1 | Se dilatan las pupilas 

La midriasis o dilatación de pupilas, además de ser una reacción natural ante la falta de luz, es una reacción ante los estímulos de atracción y sexuales.

Este efecto fisiológico no sólo ocurre cuando nos atrae una persona sino ante aquello que a lo que pretendemos prestar mucho interés porque nos provoca atracción. Es una de las señales más difíciles de percibir, ya que hay que estar próximos y tener una referencia del tamaño normal de sus pupilas habitualmente.

cómo saber si le gusto

Pero incluso de forma inconsciente, este estudio sobre pupilometría mostró que de forma inconsciente las mujeres que buscan relaciones estables escogían hombres con tamaños de pupilas medios -presumiblemente porque un tamaño amplio subcomunicaría promiscuidad- y sin embargo mujeres a las que les gustaban las relaciones sin compromiso se fijaban en hombres con pupilas grandes.

Precisamente porque no resulta una señal obvia y es inconsciente, es una señal muy interesante.

En este otro interesante estudio los psicólogos Bruno Laeng et al. analizaron los cambios en las pupilas de catorce mujeres que observaban distintas imágenes.

Se analizaron las relaciones entre tres variables: dilatación de pupilas, fase del ciclo menstrual, y estímulo al que se les exponía (actores y actrices favoritos, su novio, famosos…) y la investigación reveló una ampliación muy significativa de la pupila especialmente cuando las mujeres se encontraban en su periodo ovulatorio (fértil) y se les exponía ante actores favoritos y sobretodo, ante sus parejas.

Puedes ver el gráfico en este artículo sobre óptica en español.

2 | Te imita

La admiración es uno de los ingredientes más potentes de la atracción.

Si su forma de bromear comienza a estar en sintonía con la tuya, si su cuerpo adopta posiciones similares a las tuyas, es probable que sienta atracción hacia ti. Por cierto, este principio es bilateral: este artículo muestra que de forma inconsciente sentimos agrado hacia persona que nos imitan.

saber-si-le-gusto

Ojo, siempre y cuando no seamos conscientes de ello, ya que sino se puede interpretar como una burla. Os aviso antes de que os pongáis a jugar al mimo en vuestra propia cita.

En uno de los experimentos el estudio era citar a distintos participantes a los que se le invitaba a comentar unas imágenes a tres profesores. A la mitad de los participantes uno de los profesores les imitaba -de forma disimulada-. Posteriormente al profesor se le caían unos lápices.

Se observó una correlación positiva entre los alumnos que ayudaban a recoger y los que habían sido imitados.

Podéis adoptar posiciones similares a la persona con la que habláis algo después de que las adopte ella… ¿y sabéis qué? Puede que de hecho ya lo estéis haciendo sin ser conscientes.

3 | Su cuerpo apunta o se inclina hacia ti

¿Cuando está sentado/a enfoca su torso hacia ti?

¿Vas conduciendo y ella/él tiene las rodilla hacia ti o su cuerpo más cerca tuyo que de la puerta?

saber si le gusto

Esa es una señal inconsciente y útil para saber si le gustas. La antropóloga de la universidad de Rutgers Helen Fisher considera que en tan solo un segundo nuestro cuerpo sabe si sentimos atracción o no por otra persona.

Desde un punto de vista evolutivo, se considera que posiciones abiertas y que apuntan hacia otros subcomunican “estoy abierto”, “soy inofensivo”, “estoy interesado”…

4 | Sus pies apuntan hacia ti

Este indicador se basa en el mismo principio que el anterior, pero a veces es incluso más potente. Queramos o no, nuestro cuerpo genera señales (sudor, inclinaciones, ruborizaciones…).

Información que sumada a la que genera nuestra mente, supone un volumen que al cien por cien es imposible controlar por nuestra mente consciente. Esto tiene dos consecuencias: en primer lugar, lo comunicado verbalmente puede entrar en contradicción con lo que nuestro cuerpo comunica.

Y en segundo, las partes de nuestro cuerpo más alejadas de nuestras áreas de control en ocasiones son las que comunican de forma más fidedigna cómo nos sentimos. Si te interesa este punto, aquí tienes un artículo desarrollando “Lo que nuestros pies y piernas dicen de nosotros”.

5 | Te mira a menudo

En primer lugar, a través de nuestra mirada podemos examinar, y decidir por tanto si la persona que tenemos ante nosotros nos gusta.

Se trata de una decisión superficial, por supuesto, pero de un calado nada despreciable, ya que a través de la mirada nuestro cerebro capta las fluctuaciones asimétricas e inconscientemente decide si esa persona está sana y es potencialmente alguien con quien nuestros genes estarían a salvo al reproducirnos.

En segundo lugar, a través de nuestros sentidos examinamos, sentimos, nos emocionamos, se activan nuestros deseos… y la mirada resulta de todos los cinco sentidos, aquel que permite captar esos objetos de deseo desde una distancia aceptada socialmente.

[bctt tweet=»Pensar es más interesante que saber, pero menos interesante que mirar. — Johann Wolfgang Goethe» username=»»]

Es decir, también queremos escuchar, oler o tocar aquello que nos provoca atracción, pero la confianza no siempre lo permite. Por ello en ocasiones toda nuestro deseo recae bajo el sentido de la vista: tenemos la necesidad de mirar aquello que nos gusta.

Y repetimos, y apartamos la mirada, y volvemos a mirar, en una dialéctica entre lo que nuestros deseos piden y lo que las normas sociales y de cortesía nos imponen (sabemos que mirar fijamente a alguien provoca incomodad y es poco adecuado).

De lo que nos gusta, queremos más, así si te preguntas cómo saber si le gusto, que el cruce habitual de miradas, junto al apartarla tras unos segundos, es una de las señales clásicas por las que intuimos que gustamos.

Si quieres indagar en ello, en esté artículo Monica M. Moore expresa que desde la perspectiva de la psicología evolucionista se observa que las mujeres usan estrategias indirectas para captar la atención de sus parejas.

Esta psicóloga se fijó en que buena parte de las expresiones faciales y gestos que muestran las adolescentes cuando les atrae un compañero se mantienen en la madurez, si bien en una versión más refinada. También te puede interesar este libro acerca de por qué nos gusta lo que nos gusta.

6 | Sonríe y ladea la cabeza

Fue el etólogo Irenäus Eibl-Eibesfeldt quien obtuvo un gran reconocimiento por ser uno de los investigadores que estudió la conducta desde el punto de vista filogenético, esto es, estableciendo qué comportamientos y expresiones son consecuencia de la educación y cultura del ser humano y cuáles forman parte de nuestra identidad global como especie.

Si bien estas aproximaciones se han encontrado con detractores, Eibesfelt observó que tanto las mujeres de las tribus africanas que estudió en los años 60, como las mujeres estadounidenses realizaban inclinaban y sonreían levemente como señal de agrado inconsciente.

[bctt tweet=»La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz. — Proverbio escocés» username=»»]

Si las analizas en conjunto, tal como hemos recomendado al principio del artículo, esta es una interesante señal para dar algo de luz a la cuestión que nos ocupa: cómo saber si le gusto.

Si quieres saber más sobre los estudios de Irenäus Eibl-Eibesfeldt puedes leer este artículo y esta entrevista traducida al castellano.

7 | Es recíproca

Ya hemos comentado que en ocasiones las personas no tienen habilidad social o tienen miedos que les impiden mostrar su interés.

Teniendo en cuenta esto, podemos afirmar que observar la reciprocidad ante nuestros actos, emociones y conversación es un modo muy certero de saber si le gusto a ese chico o chica en el que tanto pienso.

  • ¿Responde a nuestras preguntas brevemente y se calla o lo hace de forma extendida y nos devuelve la pregunta?
  • ¿Nos devuelve los halagos?
  • ¿Tiene curiosidad por nosotros?
  • ¿Propone planes tal y como los proponemos nosotros?

De hecho, sin intercambio (de información, de emociones…) no es posible seducir.

 

La reciprocidad en la comunicación es un camino natural hacia la intimidad que dos personas que se gustan van generando. Este artículo de la Social Issues Research Centre indaga en este y otros aspectos que las ciencias sociales nos dicen acerca de cómo ligar y cómo saber si le gusto.

Por cierto, existen formas para reforzar su iniciativa como por ejemplo:

  1. Retar: “Marcos, te voy a dejar mi teléfono pero te propongo algo. Ya que he sido yo quien me he acercado y quien te estoy dando el teléfono, ahora quiero ver qué me escribes y qué me propones. Así veo cómo vas de iniciativa, lo cual es algo importante para mi en un chico”.
  2. Herramienta “me gustarías más sí”: “Me rió mucho contigo y me parece muy dulce ver que te da un poco de vergüenza cuando digo cosas buenas de ti, pero que sepas que valoraré mucho si veo que tú también me dices las cosas buenas que te gustan de mi”.

Si quieres conocer más aspectos acerca de la reciprocidad en la seducción no te pierdas este artículo de nuestro compañero Pau Navarro:

8 | Bromea contigo “fastidiando” como cuando erais pequeños

¿Recuerdas cuando tirabas del pelo de esa chica que te gustaba en el cole?

¿O cuando le pintabas una raya con el boli al compañero que te atraía?

Los adultos seguimos mostrando nuestro interés por alguien en forma de bromas que procuran ser una llamada de atención. Ese tipo de juego conjuga humor con atención, por lo que resultan una forma socialmente adecuada para dejar salir nuestra atracción por alguien.

Cuidado porque tal y como ocurría en el colegio, en exceso puede molestar y generar el efecto contrario a lo que se pretende.

Sobre este aspecto también se habla en el artículo que hemos mencionado de Monica M. Moore.

como saber si le gusto

9 | Compara su comportamiento contigo con su comportamiento con los demás 

El contraste es una de los recursos más irrefutables para obtener conocimiento.

Precisamente porque cada persona es compleja y es arriesgado sacar conclusiones sin contextualizar, es útil que nos fijemos si ese chico o chica que nos interesa es afectivo con todo el mundo o particularmente con nosotros, si comunica halagos como parte de su personalidad o si ante nosotros muestra una extroversión poco habitual.

En otras palabras, si le gustamos a alguien se comportará de forma especial, y para saber si se comporta de forma especial, debemos fijarnos cómo suele hacerlo de forma general.

27 preguntas que indican que le gustas

Además de las descritas, nuestros actos están impregnados de señales que dejan entrever nuestra atracción por alguien. A través de la literatura, la experiencia y el sentido común aprendemos cuestiones que nos podemos preguntar para saber si le gusto.

Si tu respuesta a las siguientes preguntas es “sí”, es más probable que le gustes. Cómo verás, algunas son de sentido común:

#1 ¿Es caballeroso contigo? ¿Tiene detalles?

Esta pregunta está enlazada con el deseo de cuidar y hacer sentir especial a la persona que nos atrae.

#2 ¿Se olvida de atender el móvil cuando está contigo?

A las personas que nos gustan deseamos dedicarles nuestra atención.

#3 ¿Viste mejor cuando está contigo?

Si una persona me atrae, quiero que me vea atractivo/a.

#4 ¿Dirige la conversación hacia tus intereses?

Por tratar de agradar y para interesarse por nosotros.

#5 ¿Comparte contigo sus alegrías así como sus preocupaciones?

La persona a la que atraigamos procurará compartir los aspectos que le hacen feliz, ya que es felices como resultamos más atractivos.

#6 ¿Te habla a menudo por redes sociales o whatsapp?

El deseo de atención es una consecuencia lógica de gustar.

#7 ¿Cuando le preguntas por un tema, se extiende?

Por deseo de mantener las interacciones y por interés en mostrar los aspectos más atractivos de uno mismo/a.

#8 ¿Le interesa tu opinión?

La admiración es uno de los ingredientes del deseo, además de que invita a hacer sentir importante.

#9 ¿Te sonríe más que al resto?

Como hemos visto más arriba es una señal programada biológicamente en el cortejo humano.

#10 ¿Recuerda vuestras anteriores conversaciones?

Como consecuencia de considerarte una persona a la que le importas.

#11 ¿Te hace cumplidos?

Los cumplidos sirven para hacer sentir bien al otro, por un lado, y para justificar su interés hacia nosotros, por otro.

#12 ¿Te toca?

Consecuencia natural del deseo de sentirnos.

#13 ¿Cuando estáis cerca a veces desvía brevemente su mirada hacia tu boca?

Como subcomunicación consciente o inconsciente de deseo.

#14 Cuando estáis en grupo, ¿procura tener conversaciones o momentos contigo a solas?

En los comportamientos grupales observamos el contraste del que hemos hablado en la anterior sección.

#15 ¿Busca sorprenderte?

Por el deseo de llamar la atención y hacer sentir especial.

#16 ¿Si le invitas a salir con amigos, se une?

Como consecuencia de su deseo de pasar tiempo con nosotros y querer formar parte de nuestro círculo.

#17 ¿Te pregunta por tus cosas favoritas?

Una muestra de interés resultado del deseo de conocer mejor a aquella persona que se desea.

#18 ¿Presume de aspectos en los que es bueno/a? (saber cocinar, conocer sitios…).

Desde los tres años, cuando decimos “mamá mira lo que hago”, nos preocupa el reconocimiento social. Pues bien, de la persona que nos gusta, nos preocupa aun más, ¿o acaso no nos alegramos especialmente si entre todos los “me gusta” que tiene nuestra última publicación en facebook está el nombre de esa chica o chico que nos gusta?

#19 ¿Te habla de contactos o amigos suyos indicando que son personas importantes?

En línea con lo expresado anteriormente: deseo de reconocimiento social.

#20 ¿Se pone nervioso/a y sonríe cuando se encuentra contigo?

Consecuencia del interés por aprovechar las oportunidades que supone encontrarse con nosotros y mostrar su lado más positivo.

#21 ¿Si rechaza un plan, da explicaciones y propone alternativas?

No queremos que la persona que nos gusta interprete que la rechazamos.

#22 ¿Contigo parece más extrovertido/a que con la mayoría?

Ante la chica o chico adecuado, luchamos contra aquellos aspectos de nuestra personalidad que deseamos cambiar.

#23 ¿Da explicaciones si cuando os veis va poco peinado/a, o mal vestido?

Queremos que la persona que nos gusta interprete que si no estamos atractivos, es una excepción y no la norma.

#24 ¿Se levanta para ir al baño, cuando vuelve percibes que está mejor peinado, que se ha maquillado, o en definitiva que se ha preocupado por su imagen?

Deseo de mostrar nuestro atractivo.

#25 ¿Procura frecuentar el lugar o área por donde tú estás?

Nos gusta alguien y sabemos que eso solo puede llevarse a cabo ante la posibilidad práctica de compartir espacio y tiempo.

#26 ¿Procura enviarte fotos en las cuales sale atractivo/a?

Una vez más, el deseo de ser percibidos del modo más atractivo posible ante esa persona que nos importa.

#27 Si lleva algún complemento, como un bolso o una chaqueta en el brazo, procura que no esté en medio de ambos?

El lenguaje no verbal comunica “no quiero nada que se interponga entre nosotros”.

Le gusto. Y ahora, ¿qué?

Ahora ya sabes que es completamente natural que dudes y te preguntes cómo saber si le gusto a ese camarero de sonrisa deslumbrante o a esa vecina que se toca el pelo siempre que coincidís en el ascensor.

Si quieres aplicar todavía de manera más práctica lo aprendido en el artículo, aquí a la izquierda te regalo una lista práctica de las preguntas que te ayudarán a cómo saber si le gustas para que tengas siempre a mano y puedas acudir a ella cuando la necesites.

DESCÁRGATE-lista

 

 

 

 

 

 

 

Insisto de nuevo en que no pretendas corroborar la mayoría de las señales aquí descritas para llegar a la conclusión sobre si le gustas o no. De hecho, te darás cuenta que si alguien cumpliese contigo el 75% de los comportamientos aquí descritos no estaríamos hablando de cómo saber si le gusto sino de “como confirmar que me acosa”.

Relativiza, asume en la seducción siempre hay un alto grado de incertidumbre, analiza en conjunto, y saca conclusiones.

En cualquier caso, si sólo actúas cuando tengas certezas, puede que nunca actúes, y pierdas grandes oportunidades.

Si tras preguntarte como saber si le gusto te preguntas cómo gustarle, cómo empezar una relación con él/ella, cómo dar el paso para pedirle una cita… ya sabes que en Egoland Seducción estamos para ayudarte a seducir y sentirte bien seduciendo a través del ingente material gratuito que encontrarás en esta web.

Y si quieres mejorar seduciendo de una forma más profunda y personalizada, siempre puedes adquirir nuestros libros o venir a nuestros talleres. Si puedes, pregunta a personas que ya hayan aprendido con nosotros, seguro que te hablan del cariño, humor y profesionalidad con que trabajamos.

Contento de escribir,

Javier Santoro

PD: recuerda que tus comentarios enriquecen este artículo. Si decides compartirlo, gracias de antemano por hacer algo tan halagador como es difundir mi trabajo. No dudes que tanto si escribes como si compartes, me alegrarás.