opinion de un taller y curso de seducción

Opinión sobre el taller de seducción con Yago: Pedro G.

He logrado sacar mucho partido al taller de seducción de día y estoy enormemente satisfecho. Me animé a hacerlo porque lo que se promueve en Egoland se alinea con mis valores, si no, no tendría justificación tanto esfuerzo.
Considero que Yago es un instructor con muy buenas cualidades para facilitar el progreso de los alumnos.
Me gustó cómo nos animaba y nos apoyaba en cada opinion de un taller y curso de seduccióninteracción,  supuso un refuerzo muy positivo y lo recibí con mucho agrado, porque, después de varias horas, el estrés que soportaba al interaccionar con las chicas era agotador. Un aspecto a destacar: nunca me sentí obligado, tan sólo por mí mismo.
También nos sirvió como referente, pues nos demostró en repetidas ocasiones cómo iniciar y desarrollar interacciones con las herramientas que nos proporcionó inicialmente. Y, no menos importante, gracias al apoyo de mi compañero de taller, supe que estaba en el entorno más adecuado para animarme a actuar a pesar del miedo.

La experiencia ha sido francamente liberadora y también me ha marcado por las numerosas lecciones positivas que he sacado. Es fascinante el  hecho de recibir el agradecimiento de una persona desconocida, principalmente por atreverte a comunicar lo que consideras que te gusta de ella.

opinion-talleres-habilidades-sociales-seduccion-2Durante la salida nocturna, aunque más cansado, disfruté mucho con mi compañero de taller, con Yago y con Antoni, quién se unió a la diversión. Nuevamente me sorprendí de mi mismo y de la reacción de las chicas.
¿No es fabuloso que respondieran a un valiente cumplido con un abrazo? y ¿no es una pasada que en menos de 20 segundos lograra reírme a carcajadas con un grupo de chicas a las que acababa de acercarme?
Y desde aquel día, ¿no es sensacional sentirse más libre de interaccionar con quien deseas?

Gracias chicos.

Abrazos.

 

 

The following two tabs change content below.

Yago Bader

Aventurero, viajero y apasionado de lo social. A los tres meses de vida me fascinó ver como el hombre pisó la luna, fue cuando decidí convertirme en astronauta. Era muy caro así que terminé en el mundo de la comunicación. Me encanta: Las mujeres, la seducción, la comunicación. No me encanta: La deshonestidad, la misoginia, las coles de bruselas.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario