You Are Here: Home » Seducción » Experiencia » Experiencias propias » Mandanga Navideña

Mandanga Navideña


Queridos amigos, La Navidad es un tiempo en el que todos nos ponemos guapos, ganamos algún kilito, y las chicas se dejan olvidadas algunas vergüenzas con las cabezas de las gambas en sus platos…

Mi Nochebuena, acudía yo con mis mejores amigos de la infancia y sus novias a un cotillón. Mucha risa y muchas chicas guapas paseándose por allí.

Mi móvil sonó. Mi colega Ismel me preguntaba por un whatsapp dónde estaba, y qué hacía sin flamenquear con él. Evidentemente, lo entendí al minuto, y no pude evitarlo:
-amigos y amigas, he de irme… ya sabéis, mis cosas…

En cinco minutos me tomaba algo con Ismael en el pub desde el que me había llamado antes.
-Oye selu, allí esta D, aquella chica del lunar que tanto te gusta.

¡¡Pero qué vestido llevaba!! Ambos nos cruzamos las miradas y la conversación surgió como un resorte automático. Ella tiene novio, y rara vez coincidimos en fiestas. Pero aquí estaba ella, que me contaba que iba a salir de paje en las cabalgatas el dia de reyes, y allí estaba yo, sonriendo y feliz teniendo a esa preciosidad tan saboreable ante mí.

-No te vayas a reír de mi cuando me veas vestida de paje.- me dijo.

-Ya te dije que no me reiría, me sería muy difícil evitar poner la misma cara de tonto que siempre.

-¡jajaja! Me estas vacilando. ¿Cómo te puedo gustar si casi no hablamos en persona?

 

-Cierto, pero lo que hemos hablado por Chat y lo poco que hemos hablado en persona me va gustando lo que veo. Aunque no quite que respete tu situación.

-Tu eres muy radical, ¿no?

-Llámame radical si quieres, lo único que no quiero es causarte problemas.

 

-No lo haces.

Me gusta no comprometer a las chicas. Cuando tienen novio, por mucho que les puedas gustar, siempre tienen ese compromiso, ese “no le quiero hacer daño” “no quiero que nadie me vea con este tio” o incluso, “¿qué querrá este tio de mí?”
Había que cortar la pana de una vez…

-Oye ¿tu tienes whatsapp?- le dije con una sonrisa.

-Sí, claro.

-Pues dame tú numero de teléfono y así podemos estar en contacto. Eso si. Si me prometes que no será un problema para ti.

-Anda, anda… ya te he dicho que no lo haces…

Su grupo la aclamaba de nuevo, pero no me preocupaba ya que tenía su número de teléfono y seguramente volvería a coincidir con ella ya que la noche aun era joven.

De repente llega V con su novio.
La cosa con está chica está un poco más adelantada ya que nos solemos ver de cuando en cuando. La sorpresa llegó cuando V aprovechó que su novio fue al baño para darme la feliz navidad y un beso en la boca.

De pronto, caí en la cuenta de que D nos miraba con cara asesina. Había despertado sus instintos y sus celos más viscerales en unos minutos. Pero a fin de cuentas, ella seguía teniendo novio y yo una vida…

Aprovechamos que regreso el novio de V del baño para dejar a la parejita a solas y cambiar de zona en el pub. Ahora nos encontrábamos mas cómodos, disfrutábamos de la noche con nuestras charlas y tenia a la vista el ambiente y a las chicas D y V.

D se fue para el baño, y una vez en la cola coincidimos. Allí, entre la multitud, acerqué mi mano a la suya y nos dimos un apretoncito suave, sonreímos y unos miramos un momento. ¡¡Qué bonita la complicidad cuando va acompañada de mandanga de la buena!!

Cuando volví a casa, no pude evitar mandarle un whatsapp.
-Me ha encantado coincidir contigo, puedes escribirme cuando quiera y lo sabes. Te mando un beso. Buenas noches!

Rápidamente contestó…
-vale vale, espero de no tener que hacerlo yo como hoy jeje, a mí también me a alegrado hablar contigo. Un beso.

¡¡FELIZ AÑO TODOS AMIGOS!!

Clip to Evernote

About The Author

Ana y Selu son un tándem, la experiencia de un hombre que ha demostrado superar las adversidades y utilizar sus recursos, y la profesionalidad de una mujer con dilatada experiencia en psicología.

Number of Entries : 50

Comments (1)

Leave a Comment

*

 

© 2011 Todos los derechos reservados. diseño web: Tejedorpublicitario.com

Scroll to top